Conozca a Café Soca, la única marca del Huila con un premio Monde Selection

Diners conversó con la familia fundadora de Café Soca, que dejó en alto al departamento del Huila con la medalla de oro en los Monde Selection 2020.
 
Conozca a Café Soca, la única marca del Huila con un premio Monde Selection
Foto: Cortesía Café Soca /
POR: 
Óscar Mena

El Huila es el primer productor de café del país en cantidad y calidad. Sus sabores, aromas y fragancias son los más apetecidos por los mercados internacionales y de hecho, al departamento se le conoce como la nueva zona cafetera de Colombia, aunque irónicamente la caficultura está en sus tierras desde 1870. En este marco surge el nombre de Café Soca, una empresa con 30 años en el mundo cafetero y que recientemente ganó la medalla de oro en el Monde Selection de Bélgica (Instituto Internacional de Selecciones de Calidad).

Café Soca

Foto: Cortesía Café Soca.


Para hablar de la historia de Café Soca nos tenemos que remontar a 1998, cuando la familia Valencia fundó el centro de trilla Mercedes y el centro de acopio Coffee Export, convirtiéndose en un referente para Colombia.

“Todo empezó cuando un hermano de mi mamá -la señora Maritza Serrato-, le dijo que el negocio del café estaba bueno, que por qué no se metía. Y le quedó sonando. De esa forma empezó a comprar las máquinas de alta tecnología para seleccionar los mejores granos y en el 2000 empezamos a exportar. Luego, en 2005, lanzamos nuestra primera tienda en el Centro Comercial San Pedro Plaza, de Neiva”, explica Claudia Valencia, gerente financiera de Café Soca.

Y para entender la magnitud de lo conseguido por Café Soca debemos mencionar que cuando las tiendas de Juan Valdez llegaron al Huila se encontraron con un mercado abierto por Café Soca y su propuesta de cafés especiales que reunían el sabor de todo el departamento.

La tienda de los cafés de especialidad en el Huila

En 2005, una tienda de cafés de especialidad era un bicho raro en Colombia. Sin embargo, Maritza Serrato, fundadora de Café Soca, se las ingenió para montar la primera tienda de Neiva.

“Mi mamá soportó hasta insultos por el precio de la taza de café, pero nunca bajó los brazos. Siempre fue una visionaria echada para adelante. Esta idea se la trajo de los Estados Unidos cuando se encontró con Starbucks y desde ese instante estaba convencida de que podía hacer lo mismo en todo el corazón de Neiva”, comenta Claudia.

Fue así como habló con su hijo Albert Valencia, quien se convirtió en el maestro tostador de la familia, para desarrollar un sabor único que representara a todos los huilenses.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Café Soca (@cafesoca)

“Tuve la fortuna de crecer entre granos de café, aprender sobre los beneficios en finca y los procesos de exportación. Así que cuando se fundó la marca me certifiqué como tostador en la SCA -la organización que evalúa a los expertos en café- y empezamos a tostar los granos de nuestra tierra”, comenta Albert Valencia.

Una relación estrecha con los caficultores

Esta rápida evolución de Café Soca no se hubiera dado sin el trabajo hombro a hombre con 84 mil familias de La Plata, Garzón, Acevedo, Santa María y San Agustín. Allí están las fincas certificadas que cumplen con altos estándares de calidad y por los que se produce un café excelso.

“Para garantizar la calidad tenemos un laboratorio de cata en la trilladora donde hacemos un riguroso análisis de los granos entregados por el caficultor. Siempre y cuando pase las pruebas, hacemos un pago especial por el producto”, explica Claudia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Café Soca (@cafesoca)

Gracias a esta experticia y rigurosidad, Café Soca cuenta con los sellos de Denominación de Origen, que garantiza que el café es 100 % colombiano; Indicación de Geografía, que protege a la marca de posibles copias en el extranjero y el certificado de la Federación Nacional de Cafeteros que los reconoce como tostadores autorizados.

El sabor de Café Soca

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Café Soca (@cafesoca)

Este recorrido nos trae un sabor único que de la mano de los caficultores y Albert Valencia, como maestro tostador, hace de Café Soca una de las marcas de café de especialidad más importantes del momento.

“Nuestro objetivo es poner al Huila en una taza de café. Queremos resaltar esos sabores afrutados que nos entregan los cafés de nuestra tierra y que nos hacen sentir orgullosos a todos los huilenses”, comenta Albert.

Se trata de una mezcla especial (House Blend) de caturra, Colombia y castillo, las varietales que ofrece el Huila que dan una acidez brillante, como la de una fresa o mandarina, el dulce apanelado que disfrutamos en Colombia y un cuerpo medio que deja un retrogusto a miel. Todo esto en una sola taza.

El secreto para hallar estos sabores y notas están en la sagrada tierra donde se cultivó, es decir, en microlotes a la altura de 1.400 a 1.800 metros sobre el nivel del mar, lo que hace que la cereza del café se desarrolle un poco más lento, acumule más azúcares y desarrolle un cuerpo balanceado con la acidez.

La magia de sus tiendas

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Café Soca (@cafesoca)

Otra de las grandes diferencias que ofrecen las tiendas de Café Soca está en la atención y los detalles. Por ejemplo, en sus 11 locales distribuidos en Neiva y Bogotá, están diseñadas para exaltar la labor de los artesanos del Huila mientras sus baristas se ofrecen a hacerle una cata que lo llevará a entender a profundidad este viaje cafetero.

“El café es un mundo que te enamora por su multiplicidad de matices. Pueden llegar a ser tan ricos y complejos como los mismos vinos. Por eso en nuestras tiendas puede pedir una cata donde le mostrarán nuestras variedades de café, los métodos de preparación y hasta le explicarán cómo el grado de molienda puede cambiar nuestro sabor en taza”, explica Claudia Valencia, gerente financiera de Café Soca.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Café Soca (@cafesoca)

Y por si fuera poco, puede hacer maridajes para potenciar los sabores afrutados y acaramelados de Café Soca, como lo recomienda Albert Valencia. “Tenemos unas tortas de choclo y zanahoria hechas en casa que van perfectas con el café”. Claudia agrega: “También tenemos las achiras que con su sabor saladito y unas notas de queso muy interesantes y el cacao, por supuesto de origen huilense, al 70 por ciento, que exalta el dulce de nuestro café”.

El futuro de Café Soca

“Hay momentos en los que uno se siente tentado a volverse restaurante o meter más productos en las tiendas, pero perderíamos nuestra esencia. Es ahí cuando nos acordamos que tenemos toda una estructura para ser el café especial del Huila y eso es lo que nos marca el camino que debemos seguir”, comenta Claudia.

Es así como Café Soca le apuesta al café de especialidad cultivado en el Huila y a seguir siendo pionera en la producción de cafés, generando valor a los caficultores y a toda la región y dejando en claro que son el sabor del Huila en una taza.

“Soca finalmente encarna su significado principal que es el renacer. Siempre queremos estar a la vanguardia y ser los primeros en dar frutos, así como se le hace la soca (término utilizado en la caficultura para cortar un árbol de café para que se reactive su producción) a la planta de café para renovar su producción”, concluye Claudia.

También le puede interesar: Guía de las mejores 70 marcas de café colombiano

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
marzo
26 / 2021