SUSCRIBIRME

Osvaldo Domingo: "El vino es una forma de vida"

Estas palabras resumen la mística que se esconde detrás de una de las bodegas más emblemáticas de la región de Salta, Argentina: la bodega Domingo Molina.

Estas palabras resumen la mística que se esconde detrás de una de las bodegas más emblemáticas de la región de Salta, Argentina: la bodega Domingo Molina.

Producir vinos es un trabajo pero a la vez es una pasión. La planta de viña es algo que te devuelve. Le das cariño y ella siempre te da algo a cambio. Tener un vino que lleva el nombre de la familia es una responsabilidad muy grande”, cuenta Osvaldo Domingo hijo, uno de los dueños de la bodega argentina Domingo Molina, quien estará en Expovinos 2013 como invitado especial.

Para entender un poco la historia detrás de las bodegas Domingo Molina, hay que remontarse a los inicios de Domingo Hermanos, empresa creada por Martín Domingo y Osvaldo Domingo, más conocido como “Palo”; ese sobrenombre lo acompaña desde el día que llegó al mundo. Dicen que el hombre, al nacer sietemesino, era tan delgado que parecía una vara de madera.

Su incursión en la actividad vitivinícola fue prácticamente un accidente de la vida. Aunque siempre se habían dedicado al mundo del transporte, por cosas del destino terminaron comprando un viñedo en los años 60 con la única intención de convertirse en productores. Lo que no sabían es que la uva los iba a atrapar con su embrujo invitándolos a ir un poco más allá. Con esto en mente, construyeron su propia bodega para elaborar vino y distribuirlo a otras bodegas de la zona.

El negocio fue prosperando y con el ánimo de evitar que el cambio de generación liquidara tanto esfuerzo (como suele pasar con muchas empresas familiares), los hermanos decidieron tomar rumbos diferentes. “Palo” Domingo se dedicó de lleno al vino y Martín continuó con el área del transporte.

Tamaña empresa necesitaba de un socio incondicional, fue así como Osvaldo Domingo encontró en su esposa Leonor Molina, la aliada inseparable con la que daría inicio a la marca Domingo Molina. Hoy, las bodegas están a cargo de sus tres hijos quienes comparten la administración y gerencia del negocio y a su vez, tienen funciones muy definidas: Rafael, el hermano menor, es quién elabora los vinos.
Gabriel, el del medio, se encarga de la producción animal y Osvaldo el mayor, lidera de la producción agrícola.

Ellos fueron los responsables de hacer realidad el sueño de sacar de sus viñedos vinos Premium y ultra Premium, justo en medio de la crisis Argentina del año 2.000, y aunque al principio producían los vinos en la bodega de Domingo Hermanos, en el 2.009 terminaron de construir su propia bodega, la cual está enfocada principalmente en atender el mercado externo y una pequeña parte del mercado argentino, a diferencia de la bodega Domingo Hermanos que está centrada en el mercado local.

Leonor, la madre, sigue ejerciendo como contadora de la empresa y “Palo” a sus 80 años, se resiste a quedarse quieto. Ahora le ha dado por criar ganado vacuno.

Vea también: Los mejores retos gastronómicos de toda Colombia

Esta es una más de las ideas de “ese viejo loco” como lo llama su hijo Osvaldo con cariño. Años atrás ante la escasez del estiércol de cabra, fertilizante fundamental para el crecimiento de la vid, se le ocurrió criar algunas. Su emprendimiento trascendió, se convirtió en fábrica de quesos y hoy es uno de los principales productores de leche de la zona. Lo interesante es que parte de la dieta de la cabra está compuesta por el orujo y el escobajo de la uva. Muy bien pensado: el suelo necesita de la cabra, la cabra de la vid y así se completa un círculo de autoabastecimiento que además contribuye al medio ambiente.

Pero, ¿qué hace diferentes a los vinos de las bodegas de Domingo Molina? Sin duda, las características que le imprime la región que los ve nacer. Hablar de un vino de Salta es hablar de un vino de altura. Sus bodegas están ubicadas en una de las regiones más altas de la región del Cafayate y la amplitud térmica de la zona, le transmite ciertas propiedades a la uva y la uva al vino.

Mientras las altas temperaturas que hay durante el día aceleran la fotosíntesis produciendo una mayor concentración de taninos, proteínas e hidratos de carbono en la planta, las bajas temperaturas de la noche hacen que la velocidad de crecimiento sea menor, creando plantas más pequeñas pero de gran intensidad.

Otra diferencia importante radica en el área en la cual crece la viña. Al hacerlo en la ladera oeste de los cerros, recibe los primeros rayos de sol, los mejores para la uva por ser los más suaves. En la tarde, la montaña los protege de los rayos más fuertes. De ahí que sus vinos sean complejos en sabor y color.

Bajo estas condiciones producen la línea Reserva donde podemos encontrar TorrontésMalbec Cabernet; La línea Gran Reserva, con un Torrontés un poco más complejo, un Malbec, un Cabernet y un Tannat.

En la línea Ultra Premium, cuentan con la marca Rupestre (nombre de uno de sus viñedos que se encuentra a 2.300 metros de altura). Un blend de Malbec, Merlot y Tannat y el vino ícono de las bodegas: “Palo Domingo”; un blend entre Malbec, Cabernet y Malbec con 18 meses de barrica, y producción limitada de 1.500 botellas dependiendo de la calidad de la cosecha.

Su objetivo es que cada una de las botellas que se producen en la bodega, sea un fiel exponente de la variedad.

Vea también: Este es el secreto de Buchanan’s Two Souls, una mezcla entre whisky y tequila

Para Osvaldo Domingo hijo esto no sería posible si no fueran conscientes de la importancia que tienen todos las labores del proceso: desde el que realiza la poda hasta el que elabora el vino:

“Al fin al cabo, si existe un mundo donde el trabajo humano no se puede reemplazar, es el del vino. ¿Cómo podar sin la mano del hombre? No se pueden sacar los brotes con una máquina. La cosecha de vinos de alta gama no se puede hacer de manera mecánica”, explica con la misma emoción con la que habla sobre lo que esta industria representa para su familia:

“Para nosotros el vino tiene tres grandes valores: primero, es una forma de vida. Segundo, genera amistades en todas partes del mundo, uniones con tus empleados, con tus jefes… aquí todos somos iguales. Tercero, le hace pensar a las personas mayores que son mas jóvenes. Sembrar la viña trae resultados a largo plazo y uno cree que va a vivir mucho tiempo para ver los frutos del trabajo, eso te hace mantener vivo”.

Después de esta charla uno queda con ganas de probar a qué saben todos esos años de trabajo fraterno y sincero. Si usted tampoco se quiere quedar con la duda, puede conseguirlos a través del Club del vino Decanter (http://www.decanter.com.co).

Al ser vinos de pequeñas producciones, no los encontrará en ningún supermercado. Su distribución es exclusiva de este espacio reservado para los amantes del buen vino.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
18 / 2013

ARTICULOS RELACIONADOS

Send this to a friend