Restaurantes: puro centro

Este mes, Diners le recomienda tres restaurantes ubicados en el centro de la capital colombiana y un evento de vinos espumosos en una antigua casa de La Candelaria.
 
Restaurantes: puro centro
Foto: Carmen Villegas
POR: 
Revista Diners

Madre

Calle 12 n.° 5-83
281 2332

Cuando el 21 de octubre de 2014 Madre abrió sus puertas, era una pizzería cuyo mayor atractivo, sin duda, lo constituía el horno de leña en el cual se fraguaban las pizzas crujientes y de masa delgada. Actualmente, el horno sigue siendo protagonista, y pizzas como la María Antonia (a base de tomate, rúgula y jamón serrano) y la Bianca (chorizo español, tomillo y ajo seco) continúan en el top de los platos más apetecidos, pero el restaurante amplió su carta con una propuesta mediterránea.

“Cada mes incluimos un plato diferente en el menú y dependiendo de su acogida definimos si se queda o no. Así nos sucedió con el risotto, la caldereta de mariscos y el nodini maial”, revela María Antonia Vélez, chef ejecutiva del restaurante, quien, además, propone como su menú ideal iniciar con la entrada Popeye (pulpo gratinado con salsa de atún), y la Homero (morcillas tostadas con chutney de pera y manzana); como plato fuerte, el risotto con cola de langosta gratinada (mariscos con salsa napolitana), o el nodino, chuleta de cerdo rellena de jamón serrano, queso roquefort, albahaca y rebozado con salsa demiglace de champiñones.

Candelaria 3-33

Calle 10 n.° 3-33
300 657 3976

[diners1]

Foto: cortesía Candelaria 3-33

[/diners1]

En esta emblemática casa colonial, de más de 1.400 metros cuadrados, tres salones de eventos, dos comedores y un mirador de madera, hecho por el arquitecto Simón Vélez, se llevará a cabo la primera edición de Bubbles Whites & Roses VIP. Aquí podrá disfrutar de las mejores marcas de vinos blancos, espumosos y rosados, acompañado del maridaje a cargo del chef colombiano Harry Sasson.

“La casa ha sido de mi familia por más de 45 años, la adquirimos en 1977. En el transcurso de su historia han funcionado oficinas, entre otras cosas, pero el año pasado, la familia me dio luz verde para convertirla en una casa de eventos corporativos, matrimonios y fiestas”, explica Mateo de Valenzuela.

Candelaria 3-33 también ha sido el escenario donde se han rodado algunos documentales, series y entrevistas. Lo ideal es realizar la reserva con anticipación, mínimo, de una semana.

Leo

Calle 27b n.° 6-75
286 7091

[diners1]

Foto: cortesía restaurante

[/diners1]

Invitado constante en las listas de los mejores restaurantes en Latinoamérica, el secreto de Leo pasa por conservar su esencia, que en palabras de su chef, Leonor Espinosa, significa que “la investigación continúa. La cocina surge de las experiencias vividas, se sigue fundamentando en visibilizar y potenciar nuestra biodiversidad, teniendo en cuenta las tradiciones y la vida del hombre en sus territorios, para dar paso a una cocina plasmada en un lenguaje moderno”.

Producto de esas investigaciones, recientemente se incorporaron a la carta dos propuestas: “pebre de pato criollo con arepa de maíz cariaco pelao” (el pebre es una preparación característica de la Depresión Momposina incluyendo La Mojana, que consiste en adobar el pato con vinagre de piña y naranja agria y cocinarlo en una olla de barro con especias y guiso criollo), y los “indios sotaquireños”, una interpretación del plato que es patrimonio de Sotaquirá, Boyacá, y que se prepara con tubérculos andinos como cubios, ollucos, carne de res, cerdo y gallina.

Prudencia

Carrera 2 n.° 11-34
394 1678

[diners1]

Foto: cortesía restaurante

[/diners1]

Decir que todas las semanas Prudencia es un nuevo restaurante, no se trata de una exageración. Cada lunes se determina un menú semanal que puede pasar por opciones de gastronomía india, asiática, africana, o cualquiera de las que Mario Rosero y Meghan Flanigan, esposos y dueños del lugar, han investigado durante años, hasta recopilar más de cuatro mil recetas. Todas tienen un común denominador: el uso de técnicas campesinas utilizadas en el mundo.

“Un brazo de cerdo puede prepararse de mil maneras, por ejemplo usando una mezcla de especias de Etiopía y luego cocinándolo al vapor. En general, utilizamos encurtidos, ahumados, curados y preservados de todas partes, podemos fermentar ingredientes que pueden ser de América, con técnicas campesinas chinas”, explica Rosero.

El restaurante solo abre de lunes a sábado en horario de almuerzo. Ofrece un menú de cuatro tiempos que comienza por una entrada, continúa con el plato principal (que puede ser vegetariano o alguna proteína), sigue con la ensalada y finaliza con el postre. Tenga en cuenta que si ya tuvo el placer de ir y quiere volver a probar el mismo plato, no será posible. “Si alguien me pide un plato que ya preparamos, no lo hacemos, no es por ninguna actitud caprichosa, sino todo lo contrario. Una de las condiciones que queríamos crear en este lugar era no casarnos con un menú. Con este modelo, como cocineros, pensamos que vamos a disfrutar, aprender, investigar y eso es lo que ha generado un proyecto genuinamente interesante”, concluye Rosero.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
25 / 2018