El restaurante Ciengramos renueva su carta

POR: Revista Diners
 / febrero 3 2016
POR: Revista Diners

Ciengramos

Carrera 11 No 93-77

Planta baja hotel Click Clack Bogotá

Este restaurante es apto para aquellos a los que les gusta probar cosas diferentes, creativas, no convencionales. El lugar plantea una experiencia sensorial distinta con la comida. “Cualquier cosa puede pasar en nuestros fogones”, advierte la carta. Así que si busca algo tradicional y conservador, es mejor que vaya a otro lugar.

Antes de cenar, nuestra primera recomendación es ir a la barra. Se llama Boticario, tiene vida propia, un jardín vertical y hasta pequeñas lámparas en forma de sombreros. Aquí se puede tomar un par de cocteles, con nombres de escritores y artistas famosos y hablar con el barman que le contará la historia de cada bebida. Anímese a probar un Borges – tequila herbal, zumo de limón, jengibre y picante de tamarindo y chipotle- que viene en un soporte de madera con varios tubos de ensayo, para que usted mismo lo mezcle, como si fuera un experto alquimista. Tenga en cuenta que, en general, los cocteles de esta barra son bastante aromáticos y herbales.

Cuando sienta que ya es hora de comer, la carta ofrece diversas opciones. El chef Luis Guillermo Pulido, luego de trabajar ocho años en varios restaurantes españoles, decidió regresar al país y en un trabajo creativo en conjunto con el famoso chef español, Mateu Blanch, renovó la carta. Ahora tiene más ingredientes locales y la proteína es la que pesa cien gramos, no todo el plato, como sucedía anteriormente. Vale resaltar que no tiene influencias específicas de una sola región, es cocina de autor que se vale de técnicas vanguardistas.

El menú ofrece varias sorpresas en la presentación de los platos más que en los sabores – hay más de veinte opciones entre pescados, carnes y arroces -. Por ejemplo, se puede tomar una sopa de tomate con albahaca y mozzarellas de búfala en un tarro de sopa Campbell, el mismo que inmortalizó el artista Andy Warhol; un submarino amarillo de porcelana, que evoca la famosa canción de Los Beatles, Yellow submarine, oculta en su interior un atún de aleta amarilla en escabeche, y en una matera con flores, inspirada en la novela Viaje al centro de la tierra de Julio Verne, se esconde debajo de la aparente tierra, una ensalada de papas con mayonesa, pulpo y verduras de temporada.

Para finalizar, puede elegir un postre de algunos de estos cinco artistas: Botero, Van Gogh, Miró, Dalí y Jorn. El recomendado es El chocolate a la oreja, postre que pertenece, por supuesto, al artista holandés Van Gogh, y que está compuesto por una tarta de chocolate caliente con helado de jengibre y galleta de mantequilla.

Los precios de los platos fuertes oscilan entre los $14.000 y los $26.000.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DIRECTO EN SU EMAIL
febrero
3 / 2016