Vinos: La familia real del cava

¿Cómo se convirtió el cava Gramona es uno de los más reconocidos en el mundo? Esta es su historia.
 
Vinos: La familia real del cava
Foto: Lucho Mariño
POR: 
Hugo Sabogal

Los Gramona de carne y hueso provienen de modestos bodegueros catalanes. Aún hoy, después de cinco generaciones, los descendientes actuales siguen conservando un profundo amor por la tierra y una personalidad franca y agraria. El pedigrí de los Gramona está puesto en sus cavas de larga crianza y gracias a esa dedicación los han convertido en los espumosos españoles más finos y nobles. Son de tal envergadura que sus competidores no son los demás sparkling, sino los grandes champanes franceses, y eso no es poca cosa.

¿Cómo llegó el cava Gramona a ocupar su trono actual? “Todo ha sido gracias a unos felices accidentes históricos”, dice Xavier Gramona, actual copropietario y vicepresidente de la bodega. Su bisabuelo, Josep Gramona, fue un viñatero consagrado, que terminó colaborando con los productores franceses de la Champaña para afinar la producción de vinos que pudieran resistir el viaje a las Américas. Luego, estos mismos productores acudieron a él para sortear la plaga de la filoxera, que venía diezmando los viñedos europeos.

Su principal as en la manga era la variedad Xarel-lo, dotada de características genéticas ideales para preparar vinos chispeantes que aguantaran largas travesías. Pese a que muchos viticultores mediterráneos la estaban reemplazando por Chardonnay y algunas moscateles –que permitían hacer vinos suaves y dulzones para satisfacer la demanda local–, Josep marchó en contravía aumentando los cultivos de Xarel-lo, ayudándoles a los franceses a mantenerse a flote en medio del panorama desolador que produjo la filoxera en sus viñedos.

Treinta años después, los Gramona volvieron a sufrir otro feliz accidente histórico cuando los productores de champán recurrieron nuevamente a ellos para atender la inesperada demanda generada por las celebraciones asociadas al fin de la Primera Guerra Mundial. Y lo mismo ocurrió tras el armisticio que puso fin a la Segunda Guerra. Ya los franceses confiaban tanto en los Gramona, que les enviaban botellas y etiquetas para que estos les remitieran el vino completamente terminado.

“Fueron dos felices coincidencias que determinaron el curso de nuestra historia”, recuerda Xavier, que, tras haberse dedicado por varios años al negocio de las finanzas internacionales en París y Londres, volvió a casa en los años noventa para hacerse cargo de la bodega.

Previsivo como buen banquero, recorrió España en busca de opiniones acerca de los vinos de larga crianza de Gramona, pero ninguno de sus consultados lo animó a que siguiera en la tarea. Resuelto a no dar el brazo a torcer, Xavier consultó a los mejores sommeliers ibéricos, que, muy al contrario, le dijeron que hiciera oídos sordos y se dedicara a mantener la tradición de calidad y excelencia de los Gramona. Y así lo hizo.

Desde entonces, Gramona ocupa el principal lugar entre los espumosos finos españoles. Sus tiempos de añejamiento varían de tres a quince años. Hoy, incluso, algunos de sus vecinos y colegas de Sant Sadurní d’Anoia (santuario del cava) han seguido este camino.

Ante las excelentes opiniones de los críticos, Xavier dice con satisfacción que Gramona está en un camino apasionante, lejos de los vinos jóvenes e industriales. “Buscamos la excelencia y le huimos al estilo fácil de hacer las cosas”.

Gramona Imperial

Tiene un período de crianza de entre tres y cuatro años. Es fino y elegante. Se elabora con las variedades Xarel·lo (50 %), Macabeo (40 %) y Chardonnay (10 %). De color amarillo pajizo, sugiere aromas de manzana, galletas, especias, flores y brisa marina. Cruje ligeramente en el paladar y deja una sensación agradable y prolongada. Sus posibilidades gastronómicas son numerosas. Precio de venta directa: $85.000

Gramona III Lustros

Hace su crianza con tapón de corcho. Pasa no menos de cinco años de añejamiento, es decir, de contacto con sus sedimentos (al mejor estilo francés). Se elabora con Xarel·lo (70 %) y Macabeo (30 %). De color amarillo pajizo, sugiere aromas y sabores ahumados y tostados, lo mismo que un trasfondo de flores de montaña y nuez. Suave y elegante, con burbujas finas. Es un vino gastronómico. Precio de venta directa: $145.000

Gramona Celler Batlle, Gran Reserva 2014

Tiene una crianza de más de ocho años en botella con tapón de corcho. Las uvas provienen de La Plana, lo que lo convierte en un vino de terruño. Está hecho con una mezcla de Xarel·lo (70 %) y Macabeo (30 %). De color amarillo pajizo, combina como pocos la complejidad y la frescura. Huele a hierbas aromáticas, pino, vainilla, hojaldre, crema inglesa y frutos secos. De fina burbuja, deja un gusto largo y agradable. Precio de venta directa: $190.000

Gramona Gran Cuvée

De color amarillo pajizo con reflejos dorados, este Gran Cuvée pasa un año en barricas de roble francés antes de permanecer 30 meses en botella, en contacto con sus lías. Se elabora con uvas de las variedades Xarel-lo (50 %), Chardonnay (30 %) y Macabeo (20 %). Presenta aromas y sabores que recuerdan manzana, melón, pera y limón. Ideal para acompañar sushi o un pollo al limón. Precio de venta directa: $69.000

*Estos vinos pueden comprarse directamente al importador Viñas Boutique. Teléfono: 313 686 3976.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
julio
1 / 2015