El Patio de Astrid & Gastón: encanto de la “Fun dining”

El Patio está abierto para quienes estén dispuestos a disfrutar de una experiencia gastronómica divertida: precios bajos, los mejores productos, conexión con la tierra y mucha creatividad.
 
POR: 
Juliana Muñoz Toro

Después de Astrid & Gastón y de La Mar en Bogotá, Gastón Acurio pasa de la fine dining (cena fina) a la fun dining (cena divertida). Con El Patio este chef, conocido como el embajador de la gastronomía peruana en el mundo, ofrece un espacio más libre y democrático.

“Lo que estamos haciendo es ir al ritmo de nuestro tiempo. Eso permite que muchas personas puedan mirar hacia un espacio como este. Va a llegar un momento en el que cualquier cosa va a ser posible en la cocina porque la gente ya se liberó del concepto de que para la cocina más elaborada, compleja y experimental tenía que ir a un gran restaurante”, explica Acurio. Por eso, El Patio está abierto para quienes estén dispuestos a disfrutar de una experiencia divertida sin tener que pasar por un ritual que los obliga a comer de cierta forma y que, según el chef, “ya puede empezar a parecer un poco acartonado”.

Bajan los precios y la formalidad, pero la filosofía de Astrid & Gastón se mantiene en este nuevo espacio: los mejores productos, conexión con la tierra y pequeños productores locales y creatividad. Es un restaurante de alma peruana, pero al mismo tiempo universal.

Según Acurio, “cuando la información culinaria se democratiza cualquier persona, en cualquier lugar del mundo y situación, va a poder comprender lo que un cocinero quiere expresar. No solo unos pocos que pueden pagar restaurantes finos”.

El Patio ofrece porciones pequeñas con el fin de que se puedan repetir, variar el menú y probar casi cualquier plato de la carta habitual de Astrid & Gastón, sin gastar mucho. La clave aquí es la libertad.

Foto principal: plato de maracuyá sour sobre Nido de pasta filo

Nuestros recomendados…

El sanguchito de lomo saltado, basado en el tradicional plato de Lima. El infaltable ceviche de mariscos y leche de tigre. Para volver a las raíces de esta cultura, una hamburguesa de quinoa. Y que los finales sean siempre felices: arroz con leche mazamorrero, alfajores de coca o derrumbado de guanábana.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
15 / 2013