Maridaje con cerveza: guía rápida para toda ocasión

El mundo de las cervezas puede llegar a ser enmarañado e, incluso, intimidante. Y no dista de ser tan variado y fascinante como el del vino.
 
Maridaje con cerveza: guía rápida para toda ocasión
/
POR: Óscar Mena

Hay cervezas de todas los colores, texturas y estilos. Por eso en Diners realizamos un corto manual para que aprenda con qué debe acompañar sus comidas. Sáquele el provecho al sabor y potencie las notas de sus platos favoritos con el arte de hacer un maridaje con cerveza.

Empecemos por los colores: aquí va a encontrar las gamas básicas van de rubia a ámbar, y de oscura a negra. Las tonalidades, por su parte, ganan en intensidad a medida que los ingredientes y las técnicas de elaboración se vuelven más complejas. O también pueden desembocar en una cerveza blanca, al estilo belga.

En texturas, las hay ligeras, de mediana intensidad, de gran cuerpo y turbias. Todo esto sin entrar en el aporte y manejo de sus componentes básicos como cebadas, cereales, levaduras y lúpulos. Las más conocidas están atadas a variados orígenes: alemanas, holandesas, inglesas, escocesas, estadounidenses, checas, irlandesas, rusas, japonesas, finlandesas, belgas, chilenas, argentinas, colombianas y muchas más.

El arte del maridaje con cerveza

maridaje con cerveza

Desde el punto de vista de la apreciación, la cerveza, al igual que el vino, se rige por elementos comunes como el aspecto o color, el olfato, el sabor y la impresión final en el paladar (dulce, amarga, ácida).

Al final, el consumidor puede dejarse llevar simplemente por las experiencias propias y las sensaciones que más le atraigan. Frente al vino, la cerveza resulta ser más jovial y festiva, y por eso su consumo es más difundido. Para millones de personas la motivación principal consiste en disfrutar, sin ponerle demasiadas arandelas al asunto.

Eso sí, el sentido común permitirá entender que una cosa es una cerveza ligera tipo lager y otra muy diferente, una cerveza roja, una oscura o una negra. Tampoco habrá que ser demasiado entendido para concluir que nos da más satisfacciones una cerveza rubia y fría a orillas del mar Caribe o de una piscina, que una cerveza al clima, densa, negra, y muy espumosa.

¿Una cerveza para el frío?

Esta última tendría más sentido beberla en una fría noche londinense, dentro de un animado pub. Para quienes intenten ir un paso más allá, lo más seguro es que descubrirán momentos muy placenteros.

Incluso, pueden llegar a ilustrarse lo suficiente como para entender una English Sout como si se tratara del mejor Cabernet Sauvignon de Burdeos. En cualquier caso, al asimilar los pasos más elementales, será fácil elegir la cerveza más adecuada a la hora de sentarnos a comer.

Al igual que el vino, la cerveza reclama unos platos más que otros. Por eso, si de algo sirve, intente recordar sus conocimientos básicos del vino para asociarlos al mundo de las cervezas.

¿Qué comer con la cerveza?

El maridaje con cerveza roja, por ejemplo, se le puede comparar al de un vino tinto, mientras que una cerveza ligera o lager encontrará una correspondencia directa con el vino blanco.

Tal vez uno de los principios básicos es que si nos encontramos frente a un plato sustancioso y abundante, la mejor cerveza debe ser más amarga y pesada que una lager, la cual se vería opacada por la preparación. 

Además de resultar adecuada para acompañar platos en la mesa, la cerveza también suele ser muy valorada como condimento.

Carnes de res y de cerdo adquieren un sabor especial cuando se sazonan con cerveza. Algunas sout alemanas se utilizan, con frecuencia, para preparar fondue de queso. Y muchos guisos y estofados mejoran su consistencia y sabor con el aporte de una ale.

Para aquellos que gustan de la comida sana es bueno recordar que la cerveza se recomienda igual que un alimento, por su aporte en vitaminas y minerales.

Igualmente, incrementa la circulación de la sangre y ayuda al metabolismo. Todo esto, obviamente, si se bebe con moderación.

¡A disfrutar! Un vaso de cerveza con…

Maridaje con cerveza rubia o larger

maridaje con cerveza

Pollo a la plancha, pastas con crema, comida mediterránea, platos especiados con curry, preparaciones al wok, sushi, ceviche y ensaladas.

Cerveza roja o ale

Quesos maduros, carnes rojas, pastas con tomate, pizzas, pescados grasos como atún y salmón, frituras y alitas de pollo.

Cerveza oscura

Cortes de carne grasosos como ojo de bife o costillas de cerdo. Guisos y estofados, y platos con champiñones.

Cerveza negra tipo stout

Carnes a la brasa tanto de res como de cerdo, carnes ahumadas, cocidos de pollo y carne de res, postres con chocolate negro.

También le puede interesar: Las 11 mejores cervezas artesanales de Colombia

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
1 / 2022