Vast: la otra forma de comer chocolate en Colombia

Dos hermanos mezclaron el cacao de Colombia con sabores fuera de lo común. Gracias a esto han logrado vender más de 63.000 barras en su primer año de fundación.
 
Vast: la otra forma de comer chocolate en Colombia
Foto: Vast
POR: 
Óscar Mena

Los hermanos Sofía y Esteban Varela crecieron en una familia amante del chocolate colombiano. Su padre es un experto en cacao que sabe identificar la semilla excelsa para tostarla y transformarla en un producto de exportación desde hace más de 10 años. Esto produjo un sentido de pertenencia en sus hijos que lejos de seguir con el tradicional negocio familiar se preguntaron: “¿Y si le agregamos un mundo de sabores y texturas al cacao nacional?”.

De esta forma nació VAST, cuyo nombre viene de la palabra en inglés que significa inmenso, y que denota el propósito de ofrecer una alternativa con sabores, aromas y texturas fuera de lo común para sorprender a los amantes del dulce.

También le puede interesar: Distrito Chocolate, de la coca al cacao

Además de destacar el producto nacional, los hermanos Varela quieren sorprender visual y sensorialmente a sus consumidores, pues lejos de querer llegar a los catadores excelsos de cacao, buscan enamorar al consumidor de dulces nacionales y chocolatinas.

“Somos diferentes a otras marcas de chocolate colombiano, porque lo que buscamos no es ofrecer una barra amarga que pocos disfrutan, sino un producto que ya viene mezclado con otros sabores, con el fin de ofrecer en un mordisco todo un universo de sabores”, comenta Sofía Varela.

De ahí que encontrará sabores llamativos como el chocolate blanco lemon pop, de limón y popping candy -como el dulce que traen los tradicionales Quipitos-; el Birthday cake, con sabor a torta de vainilla y pepitas de colores y hasta el Peanut Butter Crisps, que viene con chocolate de leche, arroz soplado y mantequilla de maní.

También le puede interesar: Cacao, la joya de Colombia

Un homenaje al cacao colombiano

Algunos puristas pueden llegar a pensar que mezclar el cacao colombiano con otro sabor artificial puede ser una degradación al producto final, sin embargo, Sofía y Esteban creen que sus barras son precisamente un homenaje al cacao nacional, que además de exaltar la labor de los cacaoteros, vienen de una vez mezcladas para maridar en un solo bocado, sin tanto ritual o parafernália, como suele suceder en el mundo del café, el queso y los vinos.

“Es un chocolate para disfrutar en familia. No hay necesidad de explicarlo, porque la idea es despertar emociones. Por ejemplo, nuestro cacao viene principalmente de Santander y pasa por una planta de producción en Cali y luego a Bogotá donde lo transformamos en las barras que tenemos actualmente disponibles”, explica Esteban Varela.

Sin embargo, si usted es amante el amargo del chocolate oscuro y desea saber el porcentaje de cacao de cada barra, en VAST encontrará una línea especial en este tema, donde se encuentran las barras Almond Brittle Crunch, al 72 por ciento y acompañada de almendras tostadas; el Golden Mix, también al 72 por ciento y con reducciones de cúrcuma, jengibre, pimienta y canela; y finalmente el Honeycomb, con el mismo porcentaje y con notas de naranja y dulce crocante de miel.

Un diseño para regalar

VAST, chocolate, colombiano

Sofía y Esteban saben que todo entra por los ojos, por eso, para VAST decidieron dedicarle especial atención al empaque de los chocolates de la marca. Por eso, lejos de parecerse a otras propuestas del mercado, los hermanos decidieron ilustrar mundos poco convencionales. 

“Tortas de cumpleaños volando con fondos de escarcha, flamingos verdes, camaleones rosados y abejitas volando por las flores, nos inspiraron para llegar al público con un chocolate que llame la atención desde el primer contacto. La idea es estimular los sentidos y comunicar celebración y pasión”, explica Sofía.

Es así como los hermanos caleños han logrado vender más de 63.000 barras de chocolates en Colombia, donde actualmente operan a través de un e-commerce en internet, además de estar en tiendas especializadas de chocolate, así como restaurantes y mercados de comida gourmet.

“Hemos encontrado algo especial en nuestros clientes y es que relacionan a VAST como un regalo de lujo que se puede dar en un cumpleaños o una celebración especial. Por eso, también nos pueden encontrar en tiendas de ropa, muebles y diseño, ya que se adapta perfectamente a diferentes ocasiones de consumo. Nuestro objetivo es mantener la calidad por encima de todo”, explica Esteban.

VAST para ocasiones especiales

VAST, chocolate, colombiano

Además de contribuir a los agricultores colombianos, VAST busca contar historias de otros productos nacionales que se encuentran en las barras como la miel, las fresas, el café, entre otros insumos vitales para la pluralidad de sabores que ofrece la marca.

“Queremos que el mundo sepa los secretos maravillosos de Colombia. Por eso, siempre encontrarán que nuestra imagen siempre evoca a la creatividad y las historias de otros productos en nuestras barras”, cuenta Sofía.

Por eso mismo, VAST trae para el mes de las madres una edición especial elaborada con chocolate blanco y lavanda triturada nacional que ofrece un toque aromático y visual que se contrasta con almendras saladas para dar una textura crujiente a la barra de chocolate colombiano.

Las barras de chocolate VAST se encuentran en el mercado en $18.500 pesos la unidad de 80 gr. y la caja de colección de 10 unidades de 40 gr. cada una a $130.000 pesos.

¿Le gustaría probar las barras de chocolate VAST? Escríbanos a nuestras redes sociales @dinersrevista

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
marzo
20 / 2024