El libro de recetas mediterráneas de Harry Sasson

El nuevo libro del chef Harry Sasson, Cocina mediterránea, historias y recetas, es un deleite visual que invita a probar todas las recetas de sus viajes a Italia, España, Grecia, Marruecos y Turquía.
 
El libro de recetas mediterráneas de Harry Sasson
/
POR: Revista Diners

Este libro huele. Y mucho. Basta ver sus fotos y recetas para empezar a sentir el olor del limón confitado, de la hierbabuena, el jengibre, la nuez moscada o el cardamomo. Y basta ver las recetas preparadas para querer devorarse el guiso de cordero con garbanzos, dátiles y ciruelas pasas o emocionarse por los sabores contrastados de un pastel de pollo especiado con almendras y agua de azahar y coronado de canela. ¿Cómo no querer preparar ya mismo el penne con peras caramelizadas, radicchio, gorgonzola y trocitos de pistacho? O ¿pensar con deseo en ese rollo de cerdo abrazado con apetitosa cáscara de tocino y luego aromatizado con una mostaza de higos?

Quizá la característicaharira_800x533 más maravillosa de este cocinero es su generosidad. La manera como comparte el conocimiento increíble con el que cuenta y la sensibilidad con la que aprehende los sabores que le han dejado marcado el corazón y el paladar y los convierte en recetas. En esta ocasión (luego de un primer libro que hemos disfrutado sin cansarnos nunca), Harry Sasson emprende un viaje hacia sus orígenes culinarios. Viaja por el Mediterráneo y se deja seducir por la cocina más tradicional, esa que no aparece en las guías Michelin, pero sí cuenta con el aval de la historia, el disfrute de sus comensales  y el amor de sus creadores, gentes sencillas a quienes les brota el talento en sus manos y poseen un sentido del sabor innato. Harry lo reconoce sin dilemas, y, por el contrario, los honra al traerlos a nuestras mesas. Y así, nos pasea por la España rural, donde rebosan los platillos de aceite de oliva y chorizo, y los arroces caldosos y la paella (¡esta con coliflor y garbanzos!) hacen salivar. Seguimos a Italia, al campo toscano, donde se sorprende con sus incontables tipos de pasta, por el sabor profundo de las trufas, el aceite de oliva y la profundidad de sus vinos. Sigue su camino hacia Grecia, con su omnipresente cordero, la moussaka, de tajadas de papa y berenjena y generoso queso rallado, las ensaladas frescas y el potente aguardiente ouzo. Luego nos queda claro que muere de la dicha en Marruecos, con su infinidad de aromas: “Huele a especias, y a nueces, y luego llegan aromas de higos que me llevan a mi niñez, a la cocina de mi madre. tapasymontaditos_466x700También huele a azafrán y canela…, la dulce canela, la menta o la hierbabuena…”, escribe en ese tono delicioso como su comida. El tajine de pollo con limón confitado y olivas, el couscous de frutos secos y cebolla dorada, el té de menta y el arroz de leche especiado con agua de azahar, almendras y casquitos de naranja… serán platos de mi mesa desde hoy. Y termina este viaje para comer en la fascinante Turquía, ese puente de dos continentes que lo maravilla, y de donde salen recetas con cordero de enloquecer, como al que le deja una costra de pistachos. Al terminar el libro, bellamente diseñado y con fotos de Claudia Uribe y styling de Mariana Velázquez, queda una sensación de felicidad que resulta indescriptible, con esa seguridad de que volveremos a él una y otra vez.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL [contact-form-7 404 "No encontrado"]
enero
14 / 2014