SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Deportes//¿En qué momento se producen la mayoría de anotaciones en el fútbol?

¿En qué momento se producen la mayoría de anotaciones en el fútbol?

Una estadística de los años 70 revela que el promedio de gol por partido se mantiene después de tantos cambios y tecnologías que rodean al fútbol. Vea aquí las explicaciones más concretas sobre el grito de gol.

Foto: Copa2014.gov.br/ Wikimedia Commons/ (CC BY 3.0 BR)

Una estadística de los años 70 revela que el promedio de gol por partido se mantiene después de tantos cambios y tecnologías que rodean al fútbol. Vea aquí las explicaciones más concretas sobre el grito de gol.

Publicado en Revista Diners Ed. 109 de abril 1979

«En fútbol lo que vale es el balón en el fondo de la red». Con este argumento los hinchas dan por terminada cualquier discusión, luego de que su equipo, pese a ser ampliamente dominado, gana un partido.

Por ello sonaron un poco ridículas las tesis de Claudio Coutinho, entrenador de la selección brasileña, luego de la Copa del Mundo en Argentina, de que su equipo había sido «el campeón moral del torneo». El entrenador César Luis Menotti, comentó al respecto:

«Si Coutinho se siente feliz con ello, yo lo felicito. Nosotros los argentinos, fuimos campeones morales durante 20 años de fracasos».

Y fue exactamente por hacer más goles en el partido contra Perú, que Argentina llegó a la finalísima con Holanda. El nombre del arquero peruano ya está olvidado por todos, pero nadie deja de recordar los nombres de Kempes y Luque, quienes anotaron dos tantos cada uno en la goleada de seis por cero.

El gol es la emoción culminante en un partido de fútbol y su consecución hace que los corazones trabajen de manera más acelerada, que el locutor grite más y que los aficionados se unan en esta auténtica religión universal.

El gol, como máxima consagración, ha estado bastante más ligado a los latinos, más creativos, más emocionales, de mayor fantasía para hacer que el balón se anide entre las mallas.

El antigol

El gol fue, por ejemplo, más latino en las primeras cuatro Copas del Mundo. En los años de 1930, 1934, 1938 y 1950, por efectuar más y mejores goles, Uruguay e Italia conquistaron dos veces cada uno el torneo.

Sin embargo, esta supremacía era incompatible con el orgullo europeo, sobre todo anglosajón, de quienes inventaron este juego. Para 1954, en Suiza, fueron con la mejor estrategia para ganar una Copa del Mundo: el antigol, es decir, un juego en donde prevalecían la defensa, y en ella, el vigor físico.

Los malnutridos sudamericanos tuvieron así que doblegarse ante la cerrada marcación de los vigorosos alemanes, quienes, de paso, mostraron una estrella que hacía goles, y con
ello se llevaron la Copa.

En 1958 y en 1962 resurgiría nuevamente la inspiración latina con Pelé, Garrincha, Didí… y Brasil ganaría por dos veces consecutivas el torneo mundial, hazaña que repitió en 1970. En 1966 y 1974, por intermedio de Inglaterra y Alemania, los europeos volvieron a ganar la Copa, mostrando más físico que habilidad, pese a que Alemania tuviera figuras como Beckenbauer y Muller. Curiosa o coincidencialmente, siempre que los europeos se llevaron la Copa, el promedio de goles bajó bastante respecto a otros torneos.

Vuelve el gol

Vea tambien: Estas eran las colecciones de moda en 1979

Sin embargo, la Copa del Mundo de Argentina pareció marcar el retorno del gol. Al fin y al cabo Europa, comenzaba a ser víctima de su propia creación: en Holanda se comprobó que cuando los goles son escasos, el público en los estadios también lo es.

Así, en la temporada 1973/74, cuando el promedio de goles era de 3.1 por partido, un total de 12.179 personas asistían a los juegos; cuatro años después, cuando los goles bajaron a 2.79, el promedio de público descendió a 10.159 personas. No se podría apuntar ninguna otra razón, pues tanto en 1974, como en 1978, el seleccionado holandés fue vice campeón mundial.

Este fenómeno de hambre de goles se nota en la misma elección de los mejores jugadores europeos del año pasado: el elegido fue el mediocampista avanzado Kevin Keegan, inglés que actúa en el Hamburgo; el segundo fue el centro delantero Hans Krankl, austriaco que juega por el Barcelona; el tercero fue el atacante Rensenbrink, holandés que está en el Anderlecht de Bélgica; el cuarto y el quinto fueron los delanteros Roberto Bettega y Paolo Rossi, italianos del Juventus de Turín y del Lanerossi Vicenza. En otras palabras, entre los mejores europeos no hay ningún jugador de la defensa.

El momento del gol

Si el gol es la mayor emoción del fútbol, ¿habría condiciones de definir en qué momento se registra con mayor regularidad?.

Una investigación del periódico L’Equipe, muestra que de un total de 733 goles en el Campeonato Francés, 310 (42.25%) fueron señalados en la fase inicial, contra 423 (57.75%) en el segundo periodo.

En el mayor campeonato regional del Brasil, el de Sao Paulo, de un total de 396 goles señalados en la primera vuelta, 196 (49.50%) lo fueron en la etapa inicial y 200 (50.50%) en la final.

Tales datos muestran que hay más goles en la segunda etapa del partido, aunque en el Campeonato Paulista la diferencia sea de apenas un uno por ciento. Este predominio de la segunda fase también se notó en Colombia en los torneos disputados en el año pasado. Mientras en el Apertura, de un total de 414 goles 185 fueron señalados en la fase inicial (44.69%) y 229 en la final (55.31%), en el Finalización los 327 goles estuvieron divididos en 143 (43.73%) en los primeros 45 minutos y 184 (56.27%) en los finales.

Lo mismo sucedió en el Octagonal final: de 78 goles, 37 ocurrieron en la fase inicial (47.44%), mientras que 41 (52.56%) en la final. Ello significa que los goles en Colombia ocurren en la misma proporción que en Francia.

Curiosamente en la Copa del Mundo de Argentina el promedio de goles en la primera etapa -53 ó 51.96%- fue mayor que los de la fase final -49 ó 48.04%. Pero, si buscamos el gol en periodos más cortos, de 15 minutos, ¿qué pasa?

El gol colombiano

Para que usted pueda comprobar sus apreciaciones respecto a nuestros goleadores, destacamos los siguientes aspectos curiosos en esta investigación:

* En el Torneo Apertura, Irigoyen y Palavecino fueron los únicos que anotaron goles en todos los micro-tiempos de 15 minutos.

*Aún en el Apertura, mientras Magán no señalaba gol en los primeros 15 minutos, anotando en los demás, Morón lo dejaba de hacer entre los 15 y 30 minutos de fase inicial y Scotta entre los 30 y 45 minutos de la misma etapa. Cáceres tampoco marcó entre los 15 y 30 minutos.

* En general la producción de los goleadores tradicionales, como los mencionados, desciende bastante en el Torneo Finalización, cuando son otros los atacantes encargados de anotar. En este Torneo, el año pasado, aparecieron más los nombres de Mendoza, Iguarán, Castañeda, Céspedes y Cardona.

Vea tambien: 10 tips para fotografiar paisajes como un profesional

* El puntero Willington Ortiz aparece apenas con cinco anotaciones en el Apertura, tres en el Finalización y dos en el Octagonal.

*Ríos, Verón, Mas, Lóndero, Santelli, Vilarete. Promansio, Herrera, Ernesto Díaz y Eladio Vásquez, son otros que aparecen con regularidad en distintos momentos del partido, anotando sus goles.

Aquí están los goleadores

Un examen cuidadoso de los nombres de los jugadores que anotan goles en Colombia, muestra una pequeña participación de argentinos. Con regularidad aparecen apenas los nombres de Irigoyen, Palavecino y Magán, y apenas en el Torneo Apertura, pues en el Finalización, curiosamente, anotaron pocos goles. Es pequeño el número si tenemos en cuenta que el total en acción es de 42 en cada fecha (tres por equipo).

Es interesante destacar, en este sentido, que la crónica deportiva que estuvo en Uruguay, a comienzos del año, en el cubrimiento del Campeonato Sudamericano Juvenil, eligió por unanimidad al joven Didí Valderrama como una de las mejores revelaciones del torneo. El jugador del Magdalena solamente estuvo por debajo del fenómeno Diego Armando Maradona, a quien Menotti considera como el Pelé actual. Aquí en Colombia mismo, tendríamos los goleadores que necesitamos.

Pero, para ello es fundamental la organización. La Unión Soviética ha convocado a sus jugadores de fútbol para las Olimpiadas del 80 en Moscú, desde el año pasado: y la selección Argentina comenzó a trabajar para el torneo del 78 desde noviembre de 1974, cuando Menotti firmó su contrato con la Asociación de Fútbol Argentina.

Recientemente vimos al Cosmos en Cali y Medellín, con sus estrellas del pasado. Pero no podemos equivocarnos respecto al fútbol estadounidense por las presentaciones que hace el más publicitado de sus equipos.

Miremos esos datos: en la temporada del 75/76, había 181 mil jugadores registrados en aquel país, en los años siguientes el número fue subiendo, primero a 250 mil, luego a 401 mil y en la temporada que comenzó el 24 de marzo alcanza los 500 mil.

Ya existen en aquel país, diplomados, 25.000 técnicos del nivel C. es decir, autorizados a trabajar en cualquier equipo: y hay otros 200 del nivel A. Considerando que la población de los Estados Unidos es ocho o nueve veces mayor que la de Colombia, podríamos dividir tales cifras por 8 ó 69. Y llegaríamos a las cantidades de jugadores y técnicos que no existen en Colombia, pese a que nos consideramos superiores a los gringos en materia de fútbol.

¿Cómo ocurrirán los goles entonces en el 82 en España o en el 86, aquí en Colombia?

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Junio
25 / 2019

Send this to a friend