SUSCRIBIRME

“Es vital creer en uno mismo, sobre todo si conduzco a 300 km/h”, Tatiana Calderón

Diners conversó con la deportista bogotana sobre los desafíos físicos y mentales que debe experimentar para mantenerse en la élite del automovilismo.

Foto: https://www.instagram.com/tatacalde7/ @actionsports/ @emotiveimage

Diners conversó con la deportista bogotana sobre los desafíos físicos y mentales que debe experimentar para mantenerse en la élite del automovilismo.

Revista Diners ha compartido en varias ocasiones con la piloto Tatiana Calderón. Lo hizo cuando estaba en la novedosa Fórmula E de autos eléctricos, en la Fórmula 2 donde se convirtió en la primera latinoamericana en competir en dicha categoría y recientemente cuando participó en el Gran Premio de Indianápolis, donde superó al colombiano Juan Pablo Montoya y otros referentes del automovilismo como el neozelandés Scott McLaughlin y el estadounidense Graham Rahal.

En estas conversaciones informales, hemos tenido la oportunidad de compartir sus sensaciones antes de las competencias, los desafíos que enfrenta como corredora dentro y fuera de la pista y la vida en general. Sin embargo, en esta oportunidad aprovechamos para sentarnos con la bogotana para ahondar en aquellas virtudes mentales y físicas que ha desarrollado en su carrera como deportista, así como ser una referente en el deporte, siendo imagen de la campaña Oster te Inspira, en la que becan a jóvenes promesas del deporte colombiano.

¿Qué se siente ser ídolo de los corredores más jóvenes?

Creo que me pongo más nerviosa que ellos. Este momento me recuerda a mi infancia viendo a Juan Pablo Montoya en la televisión y ahora estar en la misma categoría que mi ídolo me demuestra que el proceso para cumplir tus sueños sí se logra. Es algo muy bonito y los estaré siguiendo con los mejores deseos para ellos.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Tatiana Calderon (@tatacalde7)

Para crecer en el deporte hay que cambiar física y mentalmente, ¿qué cambios ha tenido en su vida?

Durante mi carrera he pasado momentos difíciles que han cambiado mi visión del deporte. Por ejemplo, la presión y la responsabilidad no me dejaban disfrutar las carreras. Ahora he aprendido a valorar mi progreso personal, más allá del resultado.

En este punto de mi carrera entiendo que uno depende del carro que tenga, así como del equipo. Entonces cuando los resultados no llegan, hay que valorar lo que como deportista puedes alcanzar. Entonces eso es como ganar, porque diste lo mejor. 

*Tatiana Calderón no pudo terminar su más reciente participación en la IndyCar porque el patrocinador principal del equipo no pagó a tiempo los derechos de patrocinio. 

¿Qué tan importante es creer en sí misma y tener una mentalidad ganadora?

Es muy importante porque es de los pocos deportes donde competimos contra los hombres. De hecho está científicamente comprobado que ellos tienen más mentalidad ganadora que las mujeres. Por eso para nosotras es necesario tener toda una preparación mental. Es vital creer en uno mismo, sobre todo si conduzco a 300 kilómetros por hora. 

Vea también: La rivalidad de Alemania e Inglaterra en la Primera Guerra Mundial y en el Fútbol

También es algo que trabajo todos los días, la verdad no es fácil, pero aquí estamos demostrando que es posible cumplir esos sueños.

¿El ego afecta en algo negativo?

Considero que sí, porque es fácil en el automovilismo echarle la culpa al carro. Por eso uno tiene que bajarle al ego y ser autocrítico para mejorar. Hay veces que soy muy dura conmigo misma y otras veces que uno dice que es culpa del equipo porque uno no quiere aceptar la responsabilidad directamente. 

Balancear esas dos cosas son complicadas, porque por ejemplo uno va bien de tiempo y me hacen entrar a pitstop por tres segundos y luego de eso se termina la carrera. Es bastante frustrante. Pero bueno, así se aprende a manejar.

¿Dónde se siente el mayor impacto físico en el automovilismo?

Estamos expuestos constantemente a fuerzas G, a eso se le suma los 40 kilos por dos horas que debe soportar el cuello; el estrés mental de estar pendiente de todo; las pulsaciones de 170 durante toda la carrera y eso que no hemos hablado de estar pendiente de los espejos, lo que te dicen por la radio, cómo ajustar pequeñas variantes del carro.

Todo eso se puede entrenar, pero como mujer, toca hacerlo al doble porque nosotras tenemos menor masa muscular. Y vale la pena mencionar que no tenemos dirección hidráulica, entonces la gente no se imagina la fuerza que toca tener en los brazos y el agarre para maniobrar el vehículo.

En este punto considero que ha sido bastante duro entrenar porque las rutinas de hombre no son igual de efectivas en mujeres y en el tema hay muy poca investigación, entonces hay que experimentar mucho. Además solo tenemos cuatro días de pruebas al año en carro y el resto es en carrera, entonces hay que adaptarse en cuestión de segundos y decirle al cuerpo que debe soportar todo el peso en cuello, hombros y antebrazos. 

¿Tiene alguna técnica para manejar la tensión y el estrés?

Cada vez que me acuerdo, empiezo a respirar, parece tonto pero en medio de todo lo que toca hacer es muy importante porque se congela el cerebro. Otra cosa que me ayuda es hablar con mis ingenieros porque me dicen cuál es la estrategia, antes de la carrera para saber cómo reaccionar. 

Vea también: Adriana Fernández: la diseñadora colombiana que lleva sus diseños a Francia e Italia

En la práctica si piensas es porque vas muy despacio, entonces necesitamos que todo salga natural, por eso hay mucha preparación y es algo que la gente no ve tras bambalinas.

¿Ha tenido algún desvanecimiento durante una carrera?

No me ha pasado, pero si sucede que a veces hago vueltas que no sé cómo las hice, no sé repetirla y es porque tengo una conexión con el carro porque está haciendo exactamente lo que quiero que haga y simplemente no estoy pensando. Todo sale natural y sin errores. Eso pasa muy poco en las carreras. Es una conexión indescriptible.

¿Existe el miedo durante las competencias para Tatiana Calderón?

Miedo de no poder mostrar mi potencial, ese es un miedo de todos los deportistas, no lo deberíamos tener porque si uno disfruta todo debería salir bien. 

Ahora, a la velocidad le tengo respeto porque es un deporte de alto riesgo donde debes respetar a los otros que están a tu alrededor. Yo perdí un compañero de equipo en 2019 y pude haber sido yo por tres segundos más tarde, eso me ayudó a respetar más mi trabajo y a valorar el privilegio de estar acá

¿El lado espiritual es importante en el desarrollo de su carrera?

Uno tiene que tener fe, no es que vaya a misa todos los domingos, pero sí soy creyente, porque todos venimos a hacer algo especial en el mundo y encontrarlo es lo más bonito que se puede hacer. Creo que a todos se nos dan oportunidades y todo viene para bien.

Vea más artículos de Tatiana Calderón aquí.

Óscar Mena es periodista de la Revista Diners. Estudió Comunicación Social & Periodismo en la Universidad Externado de Colombia antes de convertirse en Barista de la Escuela de Gastronomía Gato Dumas. A Óscar le apasiona cómo la tecnología, el estilo de vida y la gastronomía pueden contribuir al mejoramiento de la sociedad.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
21 / 2022

Send this to a friend