SUSCRIBIRME

“Uno escucha la palabra trombosis y piensa en lo peor”

Diners conversó con un especialista y dos pacientes acerca de la importancia de crear conciencia sobre esta enfermedad.

Foto: Kindel Media en Pexels / C.C. 0.0

Diners conversó con un especialista y dos pacientes acerca de la importancia de crear conciencia sobre esta enfermedad.

Mireya Gómez tenía 19 años cuando se enfrentó por primera vez a la trombosis. “Me dio fiebre, jaqueca y dolor en la ingle”, recuerda. Sin embargo, no le prestó atención a esos síntomas, pues acababa de dar a luz a su primogénita y pensó que era un esguince o algo relacionado con el parto. 

Fátima Oviedo también pasó por algo similar a los 32 años. Después de una cirugía a raíz de un embarazo ectópico —cuando el feto crece por fuera del útero—, empezó a sentir malestar en su pierna derecha. “Me dolía, se hinchó, se puso roja y muy caliente”, dice. 

En palabras simples, la trombosis venosa profunda “es la formación de un coágulo de sangre en una vena del cuerpo”, según explica el doctor Keyner Toro, médico internista y presidente de la Asociación Colombiana de Medicina Vascular. El mayor riesgo de esta enfermedad es que el coágulo se desprenda y migre hacia los pulmones, lo que se conoce como trombosis pulmonar. 

Trombosis
Foto: FreePik / C.C 0.0

Las cifras de la trombosis a nivel mundial

De acuerdo con la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia, una de cada cuatro personas en todo el mundo muere por enfermedades causadas por trombos. En Colombia, la incidencia es de uno a dos eventos por cada 1.000 pacientes al año. “Eso da una prevalencia aproximada de entre 50.000 y 100.000 casos”, puntualiza Toro. 

Con el fin de crear conciencia sobre esta problemática, cada 13 de octubre se celebra el Día Mundial de la Trombosis, pues aunque es una de las principales causas de muerte en el mundo, con un tratamiento oportuno las probabilidades de recuperarse son muy altas.

¿Quiénes presentan mayor riesgo de sufrir una trombosis?

Tanto Mireya como Fátima desarrollaron la trombosis venosa profunda poco tiempo después de una cirugía. Esto se debe, según el doctor Toro, a la poca movilidad. “Es muy frecuente en pacientes que tenemos hospitalizados o que acaban de salir de una operación porque deben guardar reposo y eso hace que la sangre no circule adecuadamente. Generalmente el riesgo aumenta cuando la inmovilidad supera los tres días”, explica. 

Además, menciona que durante el confinamiento aumentó la posibilidad de sufrir esta enfermedad, pues el sedentarismo fue mayor. A esto se suman otros factores asociados, como las infecciones, la obesidad, la enfermedad oncológica, la insuficiencia venosa, tener várices, las primeras seis semanas de un parto o sufrir complicaciones en los vasos sanguíneos. 

Por otra parte, la edad también influye. “Las personas mayores de 65 años tienen casi el doble de probabilidad de sufrir de una trombosis venosa profunda que los menores de esa edad. Sin embargo, puede ocurrir en cualquier etapa de la vida”, comenta Toro. 

Vea tambien: La historia del hombre que vendió su piel

Foto: FreePik / C.C 0.0

La importancia de recibir atención a tiempo

Mireya tiene 50 años, es decir que ha vivido 31 años con esta complicación, y ha experimentado tres episodios.  “El segundo me dio a los 28 y el tercero tres años después porque me habían suspendido una pastilla. Desde ese momento me formularon anticoagulantes de por vida”, recuerda. 

Para ella esta es una enfermedad silenciosa que se puede confundir con un calambre. “Yo esperé tres días para asistir a urgencias, hasta que ya no podía caminar. A veces uno es muy dejado con la salud”, admite. Por eso mismo, recomienda estar atento a cualquier cambio en el cuerpo. Fátima coincide. “Los síntomas de una trombosis a simple vista no parecen algo grave que lo haga correr a urgencias, por lo tanto es importante conocerlos para no perder tiempo valioso”. 

Afortunadamente, ambas lograron recibir un tratamiento oportuno, algo que de acuerdo con Toro es fundamental para la recuperación. “Si no se hace un diagnóstico oportuno existe el riesgo de que el trombo se extienda, pero en la mayoría de los casos se queda en las extremidades inferiores y con el trato adecuado, que en términos generales es muy sencillo, los resultados son favorables y reducen notablemente los riesgos de mortalidad”, explica.

Cuidados generales

“Fueron muchos meses de incertidumbre”, dice Fátima, quien presentó varias complicaciones durante su recuperación, pero que ahora puede afirmar que su vida es “100 % normal”. Ya no tiene molestias en la pierna derecha, asiste a sus controles cada tres meses y hace actividad física con frecuencia. 

Por el contrario, Mireya cree que su rutina sí ha tenido muchos cambios. “Si usted se corta el riesgo de desangrarse es más alto por los anticoagulantes, al salir es recomendable que lleve algo que la identifique como una persona anticoagulada en caso de que ocurra un accidente y debe tener cuidado de recibir golpes porque salen hematomas con gran facilidad y son muy dolorosos”.

Sin embargo, con el cuidado adecuado puede hacer todas las actividades con normalidad. “Dejo la pierna levantada durante media hora en la mañana, la tarde y la noche. Y como trabajo sentada, cada hora me levanto por 10 minutos porque esta es una enfermedad en la que debe estar en movimiento constante”, complementa. 

Además, debe usar medias de compresión desde que se levanta hasta que se acuesta, las cuales, según Toro, “funcionan con un gradiente de presión que favorece que la sangre circule adecuadamente y disminuye el riesgo de presentar enfermedad tromboembólica venosa”.

Recomendaciones para evitar la trombosis venosa profunda

Aunque en algunos casos esta enfermedad es de carácter familiar y se puede heredar, el doctor Toro comparte algunas recomendaciones para mejorar la circulación sanguínea y así disminuir los riesgos de desarrollar una trombosis.

-Evitar el sobrepeso y la obesidad. 

-Llevar una alimentación balanceada.

-Mantenerse hidratado para disminuir la viscosidad de la sangre.

-No estar mucho tiempo en una misma posición ni tener una vida sedentaria. Es importante hacer ejercicio y estirar los músculos varias veces al día. 

-Usar medias de compresión en situaciones de riesgo, por ejemplo durante viajes largos o después de una cirugía.

“La idea es crear conciencia y conocer los síntomas para así prevenir esta enfermedad, aunque desafortunadamente algunos pacientes son asintomáticos. Sin embargo, mi recomendación es que busquen un diagnóstico y tratamiento oportuno”, insiste Toro.

De igual forma, Fátima afirma que la clave está en actuar rápidamente. “Uno escucha la palabra trombosis y piensa en lo peor, pero desde mi experiencia les digo que no se asusten. Si siguen las recomendaciones y reciben la ayuda adecuada, es muy llevadera”.

También le puede interesar: Consejos para mantener un corazón saludable

María Camila Botero. Soy periodista. Me gusta observar el mundo y luego escribir sobre la vida. Me apasionan los temas con enfoque social, el cine y los libros. Twitter: @CamiBotero8 Correo electrónico: camila.botero@revistadiners.com.co 

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
13 / 2021

ARTICULOS RELACIONADOS

octubre 21, 2021 VER MÁS
Send this to a friend