SUSCRIBIRME

9 signos que le indican que tiene estrés y quizá no lo sabe

Algunos signos y respuestas de nuestro cuerpo nos pueden decir que estamos sufriendo de mucho estrés. Aprenda a identificarlos.

Foto: Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Algunos signos y respuestas de nuestro cuerpo nos pueden decir que estamos sufriendo de mucho estrés. Aprenda a identificarlos.

Del estrés se han dicho muchas cosas. Que es una respuesta natural del cuerpo a algunos estímulos, que nos permite mantenernos alerta y que puede provocar otras enfermedades.

Lo cierto es que es muy difícil de controlar porque puede estar asociado a las cosas que vive cada persona en su día a día, por lo que la respuesta puede ser diferente ante cada situación.

El estrés es una respuesta del cuerpo que se ha desarrollado desde hace millones de años para alertar al cuerpo humano ante una amenaza. Sin embargo, esta respuesta ahora es distinta, pues ya no hay que escapar de depredadores que amenazan nuestro bienestar.

El estrés hace que se produzcan diferentes reacciones en nuestro cuerpo que en exceso pueden ser perjudiciales y derivar en problemas de salud mucho más graves. Para eso es necesario identificar los signos que nos indican que algo no está bien.

El médico funcional, Carlos Jaramillo, autor del libro El milagro antiestrés, publicó un video con información que puede ser útil para ver cuáles son las señales que está enviando nuestro cuerpo para evitar una crisis de estrés.

Cansancio

Sentir cansancio constantemente es uno de los signos principales. Según el doctor: “El sistema de adaptación al estrés hace parte del sistema neurológico del cuerpo humano, donde permite hacer toda la activación energética”. Cuando no se descansa bien, el cortisol, que es una hormona que se produce cuando hay estrés, pero que permite reaccionar ante ciertos estímulos se produce desequilibradamente, se comienza a producir de forma errática, debido a la mala adaptación al descanso, además, se dan alteraciones que no permiten que el cuerpo se recupere apropiadamente.

Esto hace que se genere mayor cantidad de esta hormona en la noche, cuando no se necesita un pico de producción, y no en la mañana, que es cuando lo necesitamos para funcionar bien durante el día. Esto a la larga hará que no se pueda dormir bien y se sienta cansado durante el día.

Somnolencia

Este signo está ligado al cansancio. “Muchas veces durante el día no estamos produciendo el pico de cortisol que necesitamos y muchas personas lo producen de noche, cuando el cuerpo debería estar recuperándose y preparándose para hacer otros procesos que solo ocurren cuando el cuerpo está en estado de calma absoluta”, explica el doctor Jaramillo.

El estrés constante al que estamos sometidos no permite que alcancemos este estado de calma, lo que puede hacer que gran parte del día las personas sientan sueño y agotamiento, mientras que en la noche se pueden sentir más activos.

Vea tambien: Música: 3 lanzamientos que le apuestan a la resiliencia

Insomnio

El anterior signo se conecta con este. Según cifras de la Asociación Colombiana de Medicina del Sueño, 4 de cada 10 colombianos sufren de este trastorno que no les permite conciliar fácilmente el sueño.

“Debido a todos los estímulos que tenemos constantemente en el día, a muchas personas les cuesta dormir en la noche. Por eso sucede el insomnio de conciliación, que es la imposibilidad de dormir y el insomnio de reconciliación, que ocurre cuando la persona se despierta en medio de la noche y no se puede volver a dormir.

Este signo ocurre como respuesta a esa imposibilidad de adaptarse a los ciclos de sueño producidos por el estrés.

Calambres

Las contracciones musculares son otro signo de alerta de nuestro cuerpo sobre el estrés. Según explica Jaramillo, el cortisol y la adrenalina tienen balance con minerales del cuerpo como el sodio, potasio y cloro, que hace que se produzcan reacciones en el hígado. El balance entre el potasio y el magnesio es fundamental para que haya un buen funcionamiento muscular. Al haber un desbalance entre ellos, pueden aparecer los calambres y los tics en diferentes partes del cuerpo.

Cefalea

El dolor de cabeza ocurre porque al haber estrés, el cuerpo está en estado de alta excitación, lo que hace que muchas personas tengan contracciones en los músculos de la mandíbula. Esto ocasiona bruxismo, que a la larga deriva en dolores de cabeza.

Otra de las razones por las que se pueden generar estos dolores es cuando se pierde la capacidad de adaptarse al estrés y se afecta la desintoxicación de las sustancias de la cabeza.

“Cuando las personas pierden esta capacidad, no pueden entrar en los estados de desintoxicación del cuerpo, que ocurren en la noche cuando el cuerpo está descansando. Al no poder hacer esto, junto a la tensión de los músculos faciales, termina en dolores de cabeza o migrañas”, explica Jaramillo.

Depresión

En el cuerpo debe haber un equilibrio entre los neurotransmisores excitatorios y depresores, para que pueda entrar fácilmente en estados de alerta y descanso. Cuando se está estresado, este equilibrio se pierde y los neurotransmisores como la serotonina no se producen correctamente lo que hace que se pueda llegar a estados de depresión.

Vea tambien: Álvaro Mutis visto por Gabriel García Márquez

“La solución en estos casos no son los antidepresivos, sino encontrar el equilibrio en el sistema de adaptación al estrés”, comenta Jaramillo.

Problemas digestivos

Todos los procesos digestivos tienen una conexión directa con el cerebro, lo que controla las funciones y los procesos que permiten que se digiera bien la comida. Cuando una persona está en estrés constante, esa conexión se corta y termina ocasionando fallos digestivos.

“Muchas veces terminan diciéndole a las personas que tienen colon irritable y lo que realmente tienen es una mala adaptación al estrés, que se manifiesta en problemas digestivos”, dice Jaramillo.

Disminución de defensas

Cuando el sistema parasimpático, del que dependen todos los procesos de digestión, recuperación y desintoxicación del cuerpo, se apagan o funcionan mal, es posible que una persona se enferme más fácil.

“Es posible que aparezca cualquier tipo de infección, porque la disminución de las defensas hace que el cuerpo se enferme más fácilmente, lo que es muy grave porque no hay forma de que el cuerpo se proteja solo de esto”, añade Jaramillo.

Lea también: El milagro metabólico: «Hay que tener una relación sana con el azúcar»

Alteraciones en el peso

Subir o bajar súbitamente de peso es otro de los signos que hay que tener en cuenta. El cuerpo, al momento del descanso, también recupera tejido muscular, por eso, cuando se está crónicamente estresado, es posible que esto no ocurra y eventualmente se empiece a experimentar pérdida de peso.

También sucede lo contrario. Al tener menos masa muscular es posible que se acumule más grasa; esto sucede porque al estresarse, la glucosa va a la sangre para permitir que se pueda reaccionar ante cualquier estímulo. “Como las personas no se están preparando para correr de una amenaza sino que están sentados estresados por el trabajo, la glucosa se termina metabolizando en grasa y se acumula en el cuerpo”, agrega Jaramillo.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
18 / 2020

ARTICULOS RELACIONADOS

septiembre 22, 2020 VER MÁS
septiembre 22, 2020 VER MÁS
septiembre 22, 2020 VER MÁS
Send this to a friend