SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Deportes//Los deportistas veteranos que no pierden vigencia

Los deportistas veteranos que no pierden vigencia

En los deportes, las edades de los mejores han aumentado. Los veteranos mandan la parada y siguen en su máximo nivel. ¿Hasta dónde llega su vida útil?

En los deportes, las edades de los mejores han aumentado. Los veteranos mandan la parada y siguen en su máximo nivel. ¿Hasta dónde llega su vida útil?

A sus 39 años, la pesista ecuatoriana Alexandra Escobar ha escuchado varias veces en su vida la misma frase, aunque haya ido a tres Juegos Olímpicos y aspire a su cuarta participación. Es la misma frase que cada nada le repiten, también a sus 39 años, al ciclista español Alejandro Valverde, a pesar de que siga cosechando podios en las grandes vueltas del mundo y acabe de entregar la camiseta de campeón mundial.

Una frase que escucha sin tregua, a sus 42 años, Gianluigi Buffon, el mítico portero italiano de la Juventus, campeón del mundo con su selección, a quien no dejan de preguntarle cuándo se va a retirar. Roger Federer, a sus 38 años, y Rafael Nadal, a los 33, ya han entrado a ese club de veteranos que sobrepasan los 30 años, y que empiezan a ser considerados viejos por el público y los comentaristas deportivos. Mientras Federer ganó en octubre una nueva copa en Suiza, Nadal recuperó el número uno del mundo tenístico este noviembre de 2019 y se acerca a Federer en la lucha por ser el mejor de la historia.

Emanuel Ginóbili, con 41 años, es considerado como el mejor latinoamericano en la NBA. Foto: Stringer / Imaginechina


La frase ya la sabe, porque seguramente la habrá dicho o la habrá escuchado. Es un lugar común para todos los que ven o siguen algún deporte: “Está viejo(a)”. A esa se le suele añadir el “ya no sirve”, como si los entrenamientos llevados al límite no desgastaran cualquier cuerpo o como si el deporte se midiera por parámetros de utilidad. Las frases suelen surgir alrededor de los 27 años en buena parte de los deportes de competición, aunque en algunos, como la gimnasia, a esa edad ya no suelen competir.

Esos veteranos no son los únicos en una tendencia que crece con los días. Las competencias de Champions más vistas no están copadas de jovencitos que deslumbran, sino de futbolistas veteranos como Cristiano Ronaldo, Luis Suárez, Lionel Messi, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero o Sergio Ramos, todos por encima de la treintena de años.

Antonio Díaz, en karate, es campeón mundial a sus 39 años de edad. Aún más, el bicampeón mundial venezolano y cuarto en los listados de hoy a escala mundial, donde ha sido previamente el mejor, aspira a ganar en Tokio 2020 la medalla de oro del deporte que formará parte de los Olímpicos por primera vez. El más longevo de los deportistas de élite en el mundo quizás sea el español José Javier Hombrados, quien a sus 47 años sigue siendo un referente en su posición como portero en el club Guadalajara de balonmano. En otro campo, Valentino Rossi, con nueve títulos mundiales en motociclismo, sigue compitiendo a sus 40 años al más alto nivel.

A sus 38 años, Serena Williams es la número ocho del mundo. Foto: Matthew Stockman / Getty Images North America / AFP


Con 41 años, el argentino Emanuel Ginóbili, considerado el mejor latinoamericano en la NBA, y oro olímpico, se retiró el año pasado del baloncesto. Hoy lo sigue en longevidad, a sus 39 años, Pau Gasol, reciente campeón del mundo con España. Sin embargo, Vince Carter, a sus 42 años, es el mayor jugador activo de todos. Integrante de los Atlanta Hawks, acaba de completar el récord de jugar 22 temporadas en el más alto nivel de la NBA.

Vea tambien: “El mundo comercial es de baladas pop, música urbana y no somos eso”, Los Amigos Invisibles

El problema es que no todos logran llegar a esa edad en el tope de su desempeño. Cualquier debilidad o bajonazo es castigado por el seguidor con un conclusivo “está viejo”. Pero la buena noticia para los mayores de 30 años, y para cualquiera que llegue a esa edad, es que no están viejos, sino en el mejor punto de sus carreras. Una cosa son los picos de cada cuerpo, que varían de un organismo al otro, y de los que no se salva nadie. Otra, una tendencia creciente. Algo ha cambiado en el deporte.

Por un lado, los jóvenes ya no arrasan como antes, porque hay una generación de profesionales que se ha tomado muy en serio sus deportes. Surgen talentos, como en todo, que explotan con su calidad (Remco Evenepoel o Egan Bernal en ciclismo, por ejemplo), pero a largo plazo no están teniendo carreras inmediatas y prolongadas de éxito debido al fuerte contrapeso que les hacen figuras de más trayectoria. El mismo Alejandro Valverde le ganó un remate en la carrera de Lombardía a Egan Bernal a punta de viveza en la última semana de ciclismo de 2019, y le arrebató el segundo lugar de la competencia. “Aún puedo dar alguna sorpresa”, dice ‘El Bala’, a punto de cumplir 40 años, y quien este año corrió 20.574 kilómetros y obtuvo la bicoca de diez victorias. Prometió retirarse a los 41, de todas maneras más joven que el holandés Lex Nederlof, que dijo adiós a la bici el año pasado, con 52 años.

Lionel Messi, del F.C. Barcelona, sigue triunfando en el fútbol. Foto: Ververidis Vasilis / Shutterstock


La tendencia de llegar o sobrepasar los 40 años con un alto perfil como deportistas de élite en la mayor parte de los deportes obedece a varias razones. Una, hay picos de desempeño altos en algunos deportes, como el ciclismo o el tenis, que crecen alrededor de los 25 y los 35 años, por ejemplo, y para los cuales el declive es muy bajo pasada esa edad. Por eso, cuando algunos dicen que Nairo Quintana está viejo o “ya no sirve” a sus 29 años, no saben que todavía tiene mucha tela por cortar. Bien lo saben Nibali, Froome o Contador, que siguen y siguieron ganando en el más alto nivel pasados los 30 años.

Esos picos no solían ser aprovechados previamente, porque se consideraba que la edad de retiro debía llegar a los 30, a lo sumo. Cuando Rafa Nadal ganó su primer partido a Albert Costa, quien había sido campeón de Roland Garros, lo hizo a los 16 años. Lo que ha hecho Nadal es brutal: permanecer en el máximo nivel durante 17 años. Costa se retiró a los 30, mientras a sus 33 el balear sigue en competencia contra los más fuertes. Venus y Serena Williams, a sus 39 y 38 años, respectivamente, también siguen en acción. Serena, de hecho, es la número 8 del mundo.

Otra de las razones para permanecer en ese nivel responde a los planes de entrenamiento. Hay un consenso en el mundo deportivo: hoy existe mayor claridad sobre la manera adecuada de entrenar el cuerpo, de acuerdo con los calendarios y el deporte elegido. Antes se creía que la dureza extrema en todo sentido era la mejor preparación, pero ciertos músculos se resentían y otros no se beneficiaban.

Eso va de la mano con un tema mental: un deportista de mayor edad gestiona mejor sus sentimientos y sus emociones, y suele responder mejor en los momentos de crisis. De hecho, grandes boxeadores como Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán o Bernard Hopkins, que ganaron títulos a los 50 y 49 años, respectivamente, lo hicieron con menos contundencia que en el pasado, pero con más calma y mejor uso de sus fortalezas.

Alejandro Valverde, a sus 39 años, sigue cosechando podios. Foto Ander Gillenea / AFP

Vea tambien: Burger Bar By El Corral, una nueva apuesta gastronómica que tiene que conocer


A eso se suma el hecho de que los deportistas mayores son más prácticos, tienen objetivos más claros, son más disciplinados, constantes y se dispersan menos. Cuando tienen familia, suelen ser ordenados y se cuidan en la alimentación y el descanso. Incluso a la hora de entrenar son más comunicativos porque no necesitan demostrar que lo pueden todo, sino que saben medirse. Eso les permite cuidarse mejor. Finalmente, han elegido el deporte como carrera, y no quieren retirarse de lo que aman y les da beneficios económicos a una edad que sigue siendo altamente productiva. Si las lesiones no se atraviesan, como en el caso del brasileño Ronaldo, a sus 34 años, seguirán dando espectáculo.

Asus 39 años, la pesista Alexandra Escobar ha ido a tres Olímpicos. Foto: Lars Baron / Getty Images South America / Getty Images / AFP


Otro ejemplo: los campeones mundiales y olímpicos de natación son cada vez mayores: en las olimpiadas de los años ochenta solo hubo dos nadadoras de más de 24 años. En 2012 ya hubo 20. Cuando Madrid y Juventus jugaron la final de la Champions, el promedio de edad superaba los 30 años. Incluso la gimnasta Simone Biles ganó el oro olímpico en gimnasia con 19 años, la mayor en 28 años, y acaba de ganar de nuevo a los 22 años, un hito en un deporte que jubila a sus deportistas a los 20 años.

Por supuesto, entre mejores condiciones de vida hayan tenido en la infancia, mejor alimentación, más cuidados y más afecto, más podrán sortear dificultades en su vida productiva como deportistas. Y si les ayuda la ciencia, la vida útil se alargará aún más, al punto de llegar a ser como Olga Kotelko, la atleta que compitió hasta su muerte en 2014 y se llevó más de 30 récords mundiales en todas las categorías, o como Ernestine Shepherd, la fisicoculturista que comenzó a esculpir su cuerpo a los 56 años y se convirtió en la culturista de mayor edad a sus 80 años. No se les queda atrás Madonna Buder, la llamada ‘Monja de hierro’, una monja de verdad que ha corrido más de 325 triatlones y 45 Ironman, y compite aún, a sus casi 90 años.

A sus 42 años, Vince Carter acaba de completar 22 temporadas en la NBA. Foto: Kevin C. Cox / Getty Images North america / AFP


Y si tienen talento, como lo tenían futbolistas colombianos como el Pibe Valderrama (se retiró a los 40) o Farid Mondragón (se retiró a los 43), no debería importarles el lugar común de la gente que insiste en decirles que ya están viejos, como tantas veces les dijeron, incluso en el pico de su rendimiento. Porque nadie está viejo a los 40 años, y menos si es un deportista de élite. Que quede claro: el futuro es de los que ya están.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
29 / 2019


Send this to a friend