SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Tecnología//3 ideas de jóvenes emprendedores colombianos reconocidas internacionalmente

3 ideas de jóvenes emprendedores colombianos reconocidas internacionalmente

Las ideas innovadoras de tres jóvenes emprendedores colombianos han sido reconocidas internacionalmente como casos exitosos. Diners conversó con ellos.

Foto: Camilo Ponce de León / Producción Lucy Moreno

Las ideas innovadoras de tres jóvenes emprendedores colombianos han sido reconocidas internacionalmente como casos exitosos. Diners conversó con ellos.

Establecer conexión con el aliado perfecto para un negocio en un mar indescifrable de contactos. Detectar minas ilegales de todo un país en una hora. Conectar viajeros internacionales con compradores locales para acceder a productos en otro país. Estos modelos de tres jóvenes talentos colombianos están dando de qué hablar en el mundo de las startups y la tecnología, por su creatividad y eficiencia. Conozca los cerebros y las voluntades férreas detrás de estas ideas.

Qempo, cualquier producto a la distancia de un clic

Un estudiante colombiano y otro peruano se hacen amigos durante la secundaria en Miami. Pronto caen en la cuenta de que siempre que van de visita a sus países de origen llevan encargos para familiares y amigos. Aún no se han graduado del colegio y ya tienen en sus manos una idea de negocio que hoy, ocho años después de que se les ocurriera, es una de las startups con más proyección regional.

Se trata de Qempo, una plataforma que desde hace tres años conecta a viajeros que visitan Estados Unidos con compradores en Colombia y Perú para que los primeros aprovechen el espacio libre en su equipaje y les traigan esos encargos a los compradores. Se benefician los viajeros que cobran entre 10 y 15 % del valor de la compra por hacer el “mandado” y los compradores ahorran hasta un 40 % de lo que pagarían por el envío si este fuera realizado por una empresa de mensajería convencional.

El colombiano Andrés Villabona, uno de los protagonistas de esta historia, tiene 26 años. Llegó a Estados Unidos hace 12 años y allí terminó secundaria y universidad. Hoy lidera el trabajo de Qempo entre Colombia y Estados Unidos, mientras que su socio Anson Tou, peruano de ascendencia china, maneja la operación en Perú.

El año pasado Qempo conectó a más de 3.000 compradores que necesitaban adquirir productos en Estados Unidos, con viajeros que les llevaron sus compras sin problemas burocráticos. Las altas tasas aduaneras, los trámites y la ausencia de métodos de pago electrónicos fueron las condiciones que generaron el espacio para que una plataforma como Qempo entrara en el mercado de comercio transfronterizo en línea.

“La mayoría de los productos que la gente compra online son electrónicos. Esto se debe a que no se consiguen en el país o llegan a precios muy altos, a veces, incluso con un sobrecosto del 40 %. Con Qempo, un producto de estos te cuesta apenas 10 o 15 % más y lo tienes rápidamente en tus manos”, explica el joven empresario.

Después de mucho trabajo y perfeccionamiento de la herramienta, Qempo está en plena fase de crecimiento. “En los últimos seis meses hemos vendido lo que vendimos todo el año pasado, es decir, entre 1.200 y 1.500 productos. En la actualidad tenemos 60 mil usuarios registrados y manejamos entre 600 y 700 órdenes al mes para Colombia y Perú”, dice Villabona. Qempo planea registrar 8 mil pedidos este año.

El próximo paso es la expansión por América Latina, en especial por Brasil, donde el sobrecosto de los envíos de productos adquiridos en Estados Unidos por internet puede llegar hasta a 300 %, debido a impuestos y trámites.

Este emprendedor, oriundo de Pereira, explica que antes de lanzar la plataforma él y sus socios se asesoraron de abogados para evitar inconvenientes en las aduanas. Eso estableció las reglas de Qempo: cada viajero no puede llevar más de un producto del mismo tipo y los productos transportados no pueden ser revendidos sino entregados a su usuario final.

Vea tambien: Adiós a los cables: cámaras semiprofesionales con conexión digital

Two To Tango, un cupido empresarial

Usted representa su negocio en un congreso al que asisten otras mil personas del mismo sector empresarial. Si quiere tener una experiencia a la vieja usanza, asiste a las ruedas de negocios e intercambia un sinnúmero de tarjetas de presentación. El éxito de los contactos realizados dependerá, en gran medida, de la suerte que haya tenido para encontrarse con la gente adecuada.

O también puede navegar en este tipo de eventos guiado por la más novedosa tecnología de networking que, a través de una aplicación, le ayuda a establecer con precisión los contactos más relevantes para su negocio presentes en ese encuentro, y con cuáles debería reunirse.

Esta idea colombiana ha revolucionado el segmento de los eventos y los congresos porque permite hacer más conexiones productivas con potenciales socios, inversionistas, patrocinadores, canales de distribución o instituciones gubernamentales, durante el breve periodo que dura un evento y después de que este ha terminado.

La herramienta capaz de hacer esto se llama Two To Tango (de la expresión en inglés que señala que para bailar tango se necesitan dos) y su creador es el bogotano Andrés Rico Grisales, emprendedor que tuvo su primer negocio a los 17 años y cuyo empuje y preparación lo han llevado a trabajar en espacios de alto vuelo empresarial: una reconocida firma de inversión de Nueva York, el Ministerio de Comercio Exterior, y Procolombia, donde precisamente germinó la semilla de Two To Tango, TTT.

“En mi última misión en Procolombia llevé diez empresas colombianas a Brasil y de una forma muy artesanal armé una base de datos y propuse unas agendas individuales de reuniones. Cerramos la misión con prospectos y clientes de muy buena calidad. Entonces me pregunté si no habría una forma de automatizar esto”, explica Rico.

Y sí la había. Hasta el momento, la tecnología se utilizaba para hacer algo similar a escala personal, con el fin de conectar personas de perfiles afines que buscaban una relación afectiva. En ese sentido, TTT podría compararse con una especie de cupido empresarial interesado en crear encuentros exitosos entre usuarios afines. En el último año y medio ese cupido ha propiciado cien mil conexiones de negocio.

Funciona así: al asistir a un determinado evento, los participantes descargan la aplicación y crean un perfil. Basándose en el tipo de perfil y de contactos con los que a este usuario le interesa crear relaciones (inversionistas, canales de distribución, aliados, entidades de gobierno, etcétera), mediante un algoritmo la herramienta arroja un número determinado de contactos con los que se sugiere conectar. Además, la app le dice al usuario cuál es el porcentaje de afinidad que tiene con dichos contactos. “Por ejemplo, eres un empresario del sector cosmético y quieres contactar con canales de distribución. La app te dice que con estos cincuenta contactos tienes un match de 75 %”.

La información recolectada se presenta en una pantalla en la que aparecen el número de conexiones generadas, las citas realizadas, los productos más demandados, el número de expertos presentes en el evento y los sectores e industrias que más interactúan, entre otros datos muy valiosos.

La Casa Blanca de Barack Obama eligió a TTT como una de las 16 empresas más relevantes de la próxima década entre 10 mil concursantes y el año pasado este emprendimiento fue invitado por el Harvard Executive Program para exponer su modelo y lograr conexiones con otras empresas e institutos de América, Europa y Asia. En la actualidad, TTT avanza en su gestión para expandirse a Dubái, Londres y Madrid, entre otros lugares.

Vea tambien: 9 planes para hacer en el Parque Tayrona

Inteligencia artificial contra minería ilegal

Analizar toda la superficie de Colombia para detectar posibles minas ilegales tardaba 18 meses. Hasta que Santiago Saavedra, joven matemático colombiano –doctor en Economía por la Universidad de Stanford– desarrollara un algoritmo que permite realizar esa misma labor en una hora.

Gracias a este trabajo, Saavedra fue uno de los veinte ganadores del Google.org Impact Challenge, un concurso que convocó 2.600 participantes de 119 países con trabajos que hacen uso de la Inteligencia Artificial para contribuir a la solución de problemas sociales. El actual modelo de Saavedra, profesor de Economía en la Universidad del Rosario, puede detectar minas ilegales con un 79 % de precisión.

“Ahora, con la ayuda de Google vamos a poder perfeccionar el modelo y llevarlo a un 90 % de precisión”, dice Saavedra, pues parte del premio obtenido en este concurso incluye un coach en inteligencia artificial, así como una asesoría personalizada durante seis meses con los recursos de primera línea de Google: sus desarrolladores, sus herramientas tecnológicas y sus redes.

Los primeros pasos de este modelo los dio Saavedra en sus paseos de infancia por Colombia. “Mi papá nos decía: ustedes no van a Disney hasta que no conozcan su país. Viajamos por todos lados e, inclusive, nos llevó a la Sierra Nevada hasta Nabusímake y nos bautizó en el río. Ahí nació mi amor por los parques naturales y junto con mi mejor amigo nos propusimos conocerlos todos. Ya llevamos 27 de 59”, dice.

Cuando era niño y participaba en olimpiadas de matemática, Saavedra soñaba construir el carro perfecto para Juan Pablo Montoya, pero su pasión por la Colombia rural y su conciencia social lo hicieron cambiar de sueño. “Un día pensé, sí, muy chévere diseñar carros de Fórmula 1, pero hay tanta cosa que está mal a mi alrededor que mejor quiero hacer algo para ayudar”.

Al terminar su doctorado de Economía en Stanford presentó una tesis sobre la afectación de la salud de los recién nacidos aguas arriba y aguas abajo de lugares de minería ilegal. Y así empezó su inquietud por ayudar a encontrar esos puntos de extracción responsables por la contaminación de los ríos y la deforestación.

“Las primeras versiones del modelo detectaban las minas usando los colores: rojo, verde y azul. Como una mina es un área más seca porque hay menos vegetación y menos humedad, refleja menos la luz. El problema era que estos puntos se confundían con los desiertos. Pero lo positivo es que hablamos de inteligencia artificial, es decir, entre más información le damos al modelo, más aprende y se vuelve más completo”, explica Saavedra, y agrega que la fuente primordial de información para alimentar el modelo son las imágenes satelitales.

Una vez perfeccionado el modelo, Saavedra espera que se ponga al servicio de las comunidades. “Los alcaldes de los municipios podrían suscribirse y recibir alertas de deforestación, incendios, minería ilegal. Parte de la financiación de Google es para un curso y lo utilizaremos con el fin de hacer una herramienta muy interactiva y capacitar a sus futuros usuarios”, finaliza este emprendedor.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
29 / 2019

LO MÁS COMPARTIDO

noviembre 14, 2019 VER MÁS
noviembre 5, 2019 VER MÁS

Send this to a friend