SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Deportes//4 historias de deportistas colombianos que triunfan en el mundo (y no son futbolistas)

4 historias de deportistas colombianos que triunfan en el mundo (y no son futbolistas)

Un grupo de jóvenes atletas, dedicados a la natación, el surf, la moto acuática y el rugby subacuático, han puesto todo su empeño y sacrificio para llegar a la cima y se han destacado en 2019 en las competencias más exigentes del mundo. Diners le cuenta quiénes son.

Foto: Cortesía Giorgio e Isabella Gómez y Andrea Domínguez / Marcelo Endelli / Getty Images / AFP

Un grupo de jóvenes atletas, dedicados a la natación, el surf, la moto acuática y el rugby subacuático, han puesto todo su empeño y sacrificio para llegar a la cima y se han destacado en 2019 en las competencias más exigentes del mundo. Diners le cuenta quiénes son.

Por varias décadas, deportistas de disciplinas como el fútbol y el ciclismo han puesto a soñar al país en grande y le han traído innumerables victorias. Así mismo, un grupo extenso de jóvenes atletas, dedicados a otros deportes, han trabajado con el mismo rigor y disciplina para alcanzar sus sueños.

Aunque la lista es innumerable, dentro de las proezas de 2019 vale la pena mencionar la de Andrea Domínguez, piloto de motonáutica, quien logró convertirse en la primera mujer en la historia que compite en el campeonato mundial de Aquabike UIM-ABP; la de la selección Colombia de rugby subacuático y su triunfo ante Noruega en el mundial disputado en Austria; la del clavadista Daniel Restrepo, con su salto de oro en los Juegos Panamericanos de Lima, y la de los surfistas Giorgio e Isabella Gómez, que conquistaron las preseas doradas en la misma justa deportiva.

Acróbatas sobre las olas


Giorgio e Isabella Gómez no se cambian por nadie. Los hermanos se colgaron sus dos primeras medallas de oro en la modalidad de SUP (Stand Up Paddle) en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Aunque nacieron en la Florida, Estados Unidos, llevan la sangre colombiana de su padre y, por eso, representaron al país en la competencia internacional.

“Todavía siento como si fuera un sueño. Estamos muy emocionados”, explica Giorgio, quien a sus 23 años se une por primera vez al equipo de surf cafetero, con miras a clasificar para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Además, asegura que lleva a Colombia en el corazón. “Disfruto cuando visito Colombia y siempre trato de extender mi estadía lo más que puedo. Me siento bienvenido y emocionado, con ganas de aprender más sobre la herencia cultural de este país”, relata Giorgio.

La historia de los hermanos Gómez en el surf inició por sus abuelos maternos. Su abuelo, Jim Brady, es el fundador de West Coast Surf Shop, las tiendas especializadas al sur de la Florida. De ahí que pasaran la mayor parte de su infancia en el agua.


“Aprendí el surf a los 2 años en la costa del golfo de la Florida, pero empecé a competir a los 11 años”, recuerda Giorgio. Por su parte, Isabella o “Izzi”, como le dicen por cariño, comenzó a competir a temprana edad y se coronó campeona mundial a los 14 años.

Ambos confiesan que su amor por el océano va más allá del deporte. Tanto así que planean impulsar una iniciativa para limpiar las playas y concientizar a la comunidad sobre la importancia de mantener el mar libre de basura.

En Colombia, siguen de cerca el trabajo que realiza la Fundación Amigos del Mar, una organización sin ánimo de lucro que ejecuta proyectos de desarrollo social sostenible en Cartagena, a través de los deportes náuticos. Además, por medio de la enseñanza de este deporte animan a los niños a mantenerse ocupados y alejados de los problemas en las comunidades donde habitan.

Vea tambien: 13 enciclopedias que puede consultar diferentes a Wikipedia

Pionera en un deporte de hombres

Andrea Domínguez no le teme a la velocidad. Está acostumbrada a dominar las aguas del mar mientras corre en su moto acuática a 80 kilómetros por hora, frente a 80 motos más, conducidas por hombres. “Controlar la moto a esa velocidad y durante 45 minutos continuos de carrera, haciendo un circuito de 65 boyas, requiere una preparación no solo física sino también psicológica”, asegura la piloto bogotana.

Sus habilidades y experticia en el agua son el fruto de muchos años de entrenamiento, de la mano de su hermano mayor, Daniel Domínguez. “Él me entrenó en secreto porque a mi mamá le daba mucho miedo. De hecho, mi primera competencia fue a escondidas y la gané. A partir de ahí me apoyaron por el resto de mi carrera deportiva”.

A sus 25 años, en su corto pero fructífero recorrido como deportista, Andrea ha obtenido más de 14 premios y reconocimientos. Entre ellos destacan sus primeros títulos como campeona nacional en la categoría 650 cc (2009), y campeona sudamericana en la categoría 1500 cc (2014-2015). Pero, sin duda, su más grande logro es ser la primera mujer en firmar como piloto oficial de Aquabike UIM (Unión Internacional de Motonáutica, por sus siglas en inglés).


“Desde muy pequeña busqué estar en Aquabike, el campeonato donde corren los mejores del mundo, en la categoría JP1, que es como la Fórmula Uno pero en el agua”, explica. A la fecha lleva dos series corriendo por el mundo con la bandera de Colombia. La primera fue en Portugal y la segunda en Italia. Sus próximos destinos son China, India y Emiratos Árabes.

Con este brillante telón de fondo, la deportista, odontóloga de profesión, decidió dar un paso más y abrir las puertas de su academia en Bogotá. “Para mí no solo es importante traerle títulos al país, sino dejarle un legado. Y por eso, con la academia busco motivar a más niños a practicar este deporte. En el momento tenemos 36 niños, que entrenamos para que amen y respeten esta disciplina”.

De este grupo, al menos 12 son niñas. Y es que para ella resulta fundamental compartir su experiencia con las pequeñas corredoras. “Me enfrento a pilotos de otros países, que no están de acuerdo con que yo compita en la categoría GP1 porque es muy agresiva. Pero yo les digo a las niñas que el género no define nada. Cuando uno se sube a la moto es un piloto más”.

Salto histórico para la natación

Aprender a saltar desde un trampolín de 3 metros de altura y caer en perfecta armonía en las profundidades de una piscina olímpica es una prueba que solo puede superar un deportista de alto rendimiento como Daniel Restrepo.

Y es que detrás de su admirable disciplina y concentración se encuentra una historia de superación personal en su lucha por vencer el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), con el que fue diagnosticado en su niñez. La misma condición que han padecido famosas figuras del deporte como Michael Jordan y Michael Phelps.

Foto: Marcelo Endelli / Getty Images / AFP

Vea tambien: "Es refrescante interpretar a alguien que no le importe lo que piensen de ella" Carla Gugino


“He luchado mucho para llegar hasta acá, expresó el joven deportista en sus redes sociales, luego de consagrarse como campeón panamericano de clavados en las justas de Lima 2019.

Con este triunfo, Restrepo no solo superó sus propios récords, sino que consiguió un cupo para los Juegos Olímpicos en Tokio 2020. De cara a las olimpiadas, el atleta expresó en un video oficial del Comité Olímpico Colombiano que “aún queda un proceso largo, un buen tiempo de preparación para quedar en buenas posiciones y pasar a semifinales y a finales”.

Sin duda, este año ha sido una prolongación de su brillante rendimiento durante 2018, cuando obtuvo las medallas de oro en el Mundial Juvenil de Clavados celebrado en Kiev, Ucrania, y en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires, Argentina.

¡Campeones a todo pulmón!

A 5 metros de profundidad, la selección Colombia de rugby subacuático en modalidad masculino luchó hasta el último respiro para traerse el máximo galardón del campeonato mundial en Graz, Austria.

Después de superar a las selecciones de Alemania y Noruega, pioneras de este deporte en el continente europeo, la delegación nacional, compuesta por 12 jugadores y tres suplentes, demostró mayor agilidad y velocidad en el juego.

Esto como resultado del arduo entrenamiento del equipo élite masculino del club Orcas de rugby subacuático de Antioquia, liderado por Samuel Gaviria, entrenador de la selección, quien a partir de la medalla de bronce obtenida en el Campeonato Mundial de Rugby Subacuático, celebrado en Cali en 2015, se trazó la meta de alcanzar el primer lugar a escala mundial.

“Obtener este título es un orgullo para la federación y para el país, teniendo en cuenta que el desarrollo de esta modalidad se ha mantenido en Europa. El nivel del rugby en Colombia ha mejorado ostensiblemente y esperamos seguir siendo líderes, no solo en esta disciplina, sino también en natación con aletas y apnea, entre otras”, señala William Peña, presidente de Fedecas (Federación Colombiana de Actividades Subacuáticas).

Y en este camino, la selección femenina no se queda atrás. En marzo, el equipo conformado por mujeres de Antioquia, Valle, Tolima y Bogotá se coronó campeón de la II Parada Nacional Interclubes de Rugby Subacuático en la categoría élite, realizada el Medellín. Además, las deportistas obtuvieron el tercer lugar en el mundial de Austria, tras derrotar a Finlandia.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
27 / 2019


Send this to a friend