SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//¿Qué es la gimnasia financiera y cómo nos puede ayudar con nuestros gastos?

¿Qué es la gimnasia financiera y cómo nos puede ayudar con nuestros gastos?

Shannon McLay, fundadora de Financial Gym, asegura que así como existe la gimnasia para nuestros músculos, también existe la gimnasia financiera. Es cuestión de ejercitarse a diario y tener el control de nuestra vida monetaria. Consejos para lograrlo.

Foto: Randy Mora

Shannon McLay, fundadora de Financial Gym, asegura que así como existe la gimnasia para nuestros músculos, también existe la gimnasia financiera. Es cuestión de ejercitarse a diario y tener el control de nuestra vida monetaria. Consejos para lograrlo.

Lunes, 21 de enero. Salgo de mi casa a las 8 y 30 de la mañana y camino hasta la oficina. Antes de llegar me detengo a comprar un café, me ofrecen la promoción del día que es capuchino más croissant por $6.000 y la tomo. En la oficina llamo a la tienda de mascotas para que me lleven la comida de las gatas: $220.000. Al mediodía salgo a almorzar y gasto $25.000; luego, de regreso a casa, paro en el supermercado para comprar productos que me hacen falta.

En total, este lunes gasté $302.000. Es un día atípico porque el pedido a las tiendas de mascotas lo hago una vez al mes. Al llegar a casa saco mi libreta de notas y pongo el total gastado en la lista de cuentas diarias que empecé a hacer el 10 de enero y que llevaré hasta el 10 de febrero para ver cuáles fueron mis consumos de ese mes, resaltar los días pico en los que me excedí y ver cuáles fueron los gastos prioritarios y de cuáles puedo prescindir.

Este es uno de los primeros ejercicios que pide realizar a todo el que toca sus puertas la gurú financiera Shannon McLay, fundadora de Financial Gym, una compañía de planeación financiera poco convencional, con sede en Nueva York.

Los asesores de esta firma no reciben a su visitante detrás de un escritorio, sino que lo invitan a sentarse en el Money Bar y le ofrecen una copa de vino. Y justo cuando el alumno saborea su primer sorbo comienza el entrenamiento, una clase que McLay denomina “sesión desnuda de finanzas”, en la que le tomarán el pulso al manejo de su dinero.

En este momento el asesor empieza a bombardearlo con preguntas sobre cuánto dinero gana, cuánto gasta, las deudas que tiene, el tipo de tarjetas de crédito que usa, si tiene casa o quiere comprar una, si quiere viajar por el mundo, si tiene un plan de retiro, si está casado y tiene hijos o si piensa tenerlos pronto.

Cuando termina el cuestionario, el asesor le ofrece a su pupilo otra copa de vino y un kleenex, por si acaso. A partir de ese instante se le asigna un entrenador y un plan financiero de ejercicios (finance fitness plan), hecho a la medida de sus objetivos o, como lo llama su fundadora, “una dieta similar a las que vigilan el peso, pero para su presupuesto”.

LA IMPORTANCIA DEL ASESOR

McLay, quien se cansó de trabajar durante 13 años para grandes corporaciones como Merrill Lynch y decidió crear en 2013 una firma de servicios financieros llamada Next-Gen Financial, considera que así como existe la gimnasia para nuestros músculos, también existe la gimnasia financiera, y que es cuestión de ejercitarse a diario para tener el control de nuestra vida monetaria.

Con ejercicios como seguirles la pista a los gastos diarios busca crear conciencia sobre el dinero, que es un componente significativo del bienestar. “Y nada lo hará más consciente que el efectivo que maneja a diario –explica–. Técnicamente trabajo en planeación con mis clientes, pero en realidad soy como un entrenador que los empuja a alcanzar sus objetivos financieros”.

Didio Peña, especialista en Finanzas y quien se ha desempeñado durante dos décadas en consultoría financiera, enfatiza la importancia de la figura del asesor. “Un asesor de verdad nos dice lo que no queremos oír, nos habla de que hay riesgo, de que hay costos, de que la liquidez es restringida, de que existe el lado oscuro cuando hablamos de inversiones y de que la pérdida es una posibilidad. Un asesor busca transmitir su conocimiento, guiar, ser un maestro para que usted tome las decisiones; al fin y al cabo, el futuro nadie lo conoce y el único doliente de las decisiones que se tomen con su patrimonio será usted mismo”.

Vea tambien: ¿Cómo aprender a invertir dependiendo de su edad?

El especialista aconseja que si su asesor financiero no logra transmitirle los conceptos detrás de una inversión con simple matemática de primaria, es preferible “cambiar de asesor; pero quien está llamado a manejar sus finanzas es usted mismo”.

RUTINA DE EJERCICIOS

El gimnasio financiero opera como uno tradicional, en el que las personas pagan una tarifa mensual que va desde US$35 para estudiantes hasta US$145 para parejas e incluye tutoriales con un asesor personalizado y ejercicios a la medida. La rutina de ejercicios se enfoca en las metas financieras que sus clientes quieren alcanzar a lo largo de la vida. Cada persona, de acuerdo con sus intereses y objetivos recibirá un fólder con los papeles que necesita en esta asignatura de manejar bien sus finanzas y hacer realidad sus proyectos.

Entre los documentos se destaca una lista de tareas que debe hacer y que incluye los tipos de tarjeta de crédito a los que debe aplicar, la cantidad de deuda que necesita pagar y el monto de dinero que deberá ahorrar cada mes.

Y como en una verdadera clase, cada mes recibirá una calificación por su desempeño financiero. Si sus notas son meritorias obtendrá una medalla por su aptitud. Pero si se desvía del presupuesto, reprobará. McLay dice que las personas se obsesionan con sus resultados trimestrales y responden muy bien a las calificaciones.

El objetivo del gimnasio es lograr que las personas estén en forma financiera, pues las hay “financieramente gordas”, aquellas que tienen una cantidad significativa de deudas y cuyas decisiones financieras son muy pobres, y “financieramente flacas”, las que dicen que no tienen margen de ahorro porque apenas logran llegar a fin de mes. Los pasos para que una persona esté en plena forma son:

• Sacar la lupa
• Categorizar sus gastos
• Encontrar sus áreas problema
• Crear el plan para ponerse en forma
• Comprometerse con este plan

El primer paso hace referencia a revisar con detenimiento los extractos de sus cuentas bancarias, en especial el de tarjeta de crédito y detectar los cargos que le hacen. Para ello se recomienda imprimir los tres últimos, ya que de esta manera puede examinar con mayor detalle los cargos y los gastos.

También es clave que sepa leer estos extractos y se familiarice con términos como intereses corrientes y de mora, plazos a los que difiere sus compras, cuota de manejo y comisiones. Además, si tiene asegurada su tarjeta contra robo, es importante que sepa cuánto le cobra el banco de prima anual.

El siguiente paso es ubicar sus gastos en tres categorías: necesidades, deseos y desechos. Una necesidad es un gasto que tiene que hacer y sin el cual no puede vivir, como el arriendo o la cuota del crédito hipotecario o de los préstamos y seguros, así como los servicios públicos y el cubrimiento de las necesidades básicas.

Los deseos son cosas que anhelamos como la comida, el entretenimiento o el plan de teléfono móvil que usamos, y desecho es lo que no crea mucho valor en nuestra vida y nos aleja de nuestras metas financieras. En esta categoría están productos como ropa, zapatos, apps, juegos y toda esa gama de artículos que no necesitamos, pero por los que caemos en la tentación.

Vea tambien: 8 cosas que puede hacer desde su celular gracias a RappiPay, la alianza entre Rappi y Davivienda

Revise los gastos de los tres últimos meses y ubíquelos en alguna de estas tres categorías. Si la mayoría va al listado de necesidades, debe mirar objetivamente o buscar a un tercero que le ayude a categorizar los ítems. Y preste especial atención a los desechos; súmelos y piense cuánto dinero hubiera podido ahorrarse en ese trimestre si los hubiera evitado. Las áreas problema son las que representan patrones continuos de comportamiento de gasto que pueden corregirse, como la compra de ropa o las salidas a comer o a un bar.

Para MacLay, identificar las áreas problema es uno de los pasos cruciales en el camino de alcanzar la aptitud financiera. Y para lograrlo aconseja escribir las áreas en las que tenga mayor dificultad: debilidad por las carteras, por las comidas fuera de casa o por los accesorios, y diseñe una estrategia para eliminar estos gastos o trabajar en ellos.

“La base para la salud financiera es ganar más y gastar menos, y si no puede ganar más, entonces obligatoriamente necesita gastar menos”, es la sentencia de la gurú de las finanzas. Si usted se compromete con un presupuesto y se pone a dieta de gastos, los resultados estarán a la vista en el mediano plazo y empezará a lucir una figura financiera en plena forma.

HERRAMIENTAS QUE LO AYUDARÁN A PONERSE EN FORMA

Martha Sánchez, directora de educación financiera del Banco Davivienda resalta la necesidad de educarse para alcanzar el bienestar financiero. “Es importante tener a la mano herramientas como las aplicaciones financieras, que contribuyen a la planeación del dinero, ya que permiten llevar un presupuesto, saber en qué gastamos y qué ingresos hemos recibido”.

Sánchez indica que Davivienda desarrolló una app para la planeación y administración del dinero que, entre otras funcionalidades, permite:

• Visualizar gastos e ingresos de manera diaria y compararlos por periodos de tiempo. Esto es fundamental para un análisis en caso de que necesite hacer recortes de gastos.
• Consultar, analizar y personalizar los movimientos por categorías. La aplicación tiene nueve categorías que reflejan cómo gastamos el dinero: alimentación, transporte, salud y educación, vivienda, viajes y entretenimiento, retiros y transferencias, servicios públicos y privados, impuestos y compras, y cómo editarlos según sus necesidades.
• Crear los presupuestos ajustados a las necesidades de los clientes, ya que, sin lugar a duda, el presupuesto es la brújula que nos dice para dónde vamos cada mes con el dinero que recibimos y gastamos.
• Visualizar movimientos recurrentes en el calendario mensual.

Agrega que el objetivo de la entidad busca que las personas puedan ajustar sus decisiones de inversión, ahorro, crédito y consumo a través de los productos financieros, de acuerdo con sus necesidades y perfil de riesgo, para mejorar la administración del dinero y construir un patrimonio.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
09 / 2019

Send this to a friend