SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Tecnología//Del lujo a la manipulación: tres cuentas de Instagram que engañaron al mundo

Del lujo a la manipulación: tres cuentas de Instagram que engañaron al mundo

Con miles de seguidores y no menos de 300 likes en cada foto, estas cuentas hacen parte de campañas publicitarias, experimentos sociales, y la moraleja de: no todo lo que está en Instagram es verdadero.

Foto: instagram.com/borisbork/

Con miles de seguidores y no menos de 300 likes en cada foto, estas cuentas hacen parte de campañas publicitarias, experimentos sociales, y la moraleja de: no todo lo que está en Instagram es verdadero.

Instagram es una de las redes sociales con más usuarios en el mundo con 500 millones de personas activas cada mes y más de 300 millones que revisan la plataforma a diario. Hay más de 95 millones de fotos y vídeos que reciben 5 mil ‘me gusta’ al mes. Cada usuario en el planeta le dedica 21 minutos al día y su valor en el mercado es de 35 millones de dólares, lo que la hace uno de las empresas tecnológicas más populares de la tierra.

Todo ese poder condensado en una aplicación que se puede descargar en cualquier celular inteligente y que es gratis al público tiene ciertos baches. El 10% de los usuarios del mundo son ficticios según una investigación italiana de 2015.

Para identificar una cuenta falsa, los expertos revisan qué tipos de seguidores tiene, el contenido fotográfico, la frecuencia con que sube información a la red y su interacción con otras cuentas. Parece fácil de encontrar estos detalles en cada perfil. Muchas veces se trata de un robot que comenta publicaciones al azar o de una persona que sólo está clonando la cuenta de algún famoso; lo difícil es cuando cumple todos estos requisitos, y se convierte en un famoso de la noche a la mañana.

A continuación, estas tres cuentas de Instagram demuestran lo fácil que es engañar a los usuarios.

Boris Bork

Parece que el sueño de todo jubilado se cumpliera en la vida de este ruso, pues en su cuenta de Instagram se ufanaba de estar con mujeres preciosas, comer en los mejores restaurantes, y de poseer millones en bienes y lujos.

El hombre que aparece en todas las fotos en realidad no es millonario, ni siquiera se apellida Bork, sólo se trata del jubilado Boris Kudryashov quien no pensó dos veces antes de entrar en el juego del millonario ficticio.

Para sorpresa de sus 30 mil seguidores todo se trataba de un experimento social que quería demostrar que no se necesitan tener dinero para aparentar una vida de lujo y convertirse en una sensación en internet.

Vea tambien: 6 consejos para ahorrar datos de su celular

En sólo dos meses Bork descubrió con qué facilidad se puede engañar a la gente. Empresas de artículos de lujo le enviaban regalos y mensajes para que utilizara sus marcas en excéntricas fotos.

Luego de 6 meses los jóvenes que convencieron a Kudryashov de hacer parte del experimento confesaron que se trataba de un experimento social.

Louise Delage

Delage, una mujer francesa de 26 años publicaba fotos en donde aparentaba vivir la vida al máximo y demostrar los lujos que se daba. La joven siempre aparecía con una copa o botella de vino.

Los lugares más comunes de sus fotos eran en yates, bares, en la naturaleza o simplemente su casa. Sus más de 109 mil seguidores le seguían la pista cada vez que publicaba sus fotos. Mil ‘likes’ no eran suficientes para esta joven que vivía la vida ideal.

Sin embargo, detrás de su glamurosa vida estaba la agencia de publicidad BETC con una campaña llamada ‘Dale me gusta a mi adicción’. El hecho que Delage apareciera en todas sus fotos con una botella, copa, o vaso de licor era para mostrar a su público que era una alcohólica.

En apenas dos meses la cuenta de Louise Delage sobrepasó los 50 mil seguidores, fue en ese momento es que los publicistas decidieron publicar un vídeo sobre la drogodependencia y las consecuencias del alcohol en la salud.

Beach session 1 #latergram

A photo posted by Louise Delage (@louise.delage) on

La campaña hubiera sido efectiva si en las fotos se observara como la hermosa parisina iba desgastando su cuerpo por culpa del alcohol. Sin embargo, hasta los más expertos en redes sociales creyeron que en realidad alguna vez existió dicha mujer.

Vea tambien: ¿Por qué las casas de moda están usando “influencers” creados por computador?

Amalia Ulman

Amalia Ulman es una artista de origen argentino que encarnó en su propio Instagram a una mujer que estaba rodeada de ropa costosa, desayunos perfectos, joyas, cirugías plásticas y estadías en hoteles de lujo. Esta combinación de elementos llevó a Ulman a tener cerca de 127 mil seguidores; algunos hombres obsesionados con su belleza, unas mujeres impactadas por sus lujos, y varios impresionados por su secreto.

La mujer que aparecía en las fotos de Ulman se hacía llamar la ‘Chica Instagram’, una mujer llena de belleza plástica, dinero, y subordinación. Estos tres elementos han sido tendencia desde el inicio del proyecto (2014) hasta hoy.

Esta obra está compuesta por tres etapas, la Cute Girl (Chica bonita), Sugar Baby La mujer que la mantiene su amante, y Life Goddess (La diosa de la vida). Cuando se reveló que todo se trataba de una puesta en escena le dieron un espacio en la galería Whitechapel en Londres, a la cual llamó Excelencias y perfecciones.

#tbt fashion shoot!! Thank u @scottwala for such great images

A photo posted by Amalia’s Instagram (@amaliaulman) on

Su trabajo llamó la atención de los críticos del arte por manipular con facilidad plataformas digitales para reproducir estereotipos de género. Por otro lado sus seguidores la criticaron de haber manipulado sentimientos y la acusaron de mentirosa.

¿Conoce de otras cuentas falsas en Instagram? escríbanos en el recuadro de comentarios

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
26 / 2016

Send this to a friend