¿Cómo tener casa propia en esta época?

Si está cansado de pagar arriendo y quiere adquirir vivienda propia, debe tener un plan integral de acción y saber qué le conviene más a su bolsillo y a su familia. Opciones como leasing inmobiliario, cuentas AFC, crédito hipotecario y subsidio están en la baraja de alternativas.
 
¿Cómo tener casa propia en esta época?
Foto: Randy Mora
POR: 
Cristina Lucía Valdez Lezaca

Aunque las nuevas generaciones o millennials no estén interesados en adquirir bienes, es indudable que para la mayoría de los colombianos, sin importar su estrato, la vivienda se considera una opción segura, que puede no generar rentabilidad, pero sí dar una sensación de estabilidad, consolidar un patrimonio y ser una fuente de seguridad financiera.
Por lo general, y de acuerdo con los especialistas en inversión, las personas que tienen la expectativa de adquirir su vivienda por primera vez –no aquellos que compran un inmueble para invertir– son indiferentes ante los ciclos de la economía, es decir, si ya cuentan con el capital suficiente, compran, así sea en tiempos de vacas flacas, pues la idea es no seguir pagando arriendo y asegurar la vivienda de su familia de una vez por todas.

Si su objetivo para lo que resta del año es convertirse en propietario, imaginamos que ha leído y se ha asesorado lo suficiente acerca de la baraja de opciones de financiación que existen, los incentivos a los que puede acceder, las tasas de interés que cobran los bancos, el tipo de vivienda que necesita y la zona donde quiere vivir. Pero no sobra que tenga en cuenta una serie de aspectos y recomendaciones previos a la que será una de las compras más importantes de su vida.

LO QUE VIENE
La Asobancaria advierte que ser un propietario feliz dependerá en gran medida de la preparación que realice y comprar vivienda exige un esfuerzo financiero importante, del que debe ser consciente, pues será necesario distribuir mejor los ingresos para cumplir con gastos futuros. Esta entidad cuenta con un portal dedicado a hacer de los colombianos unos consumidores informados y a que tomen decisiones financieras correctas (www.sabermassermas.com). Si tiene tiempo, conteste el cuestionario que hay en este sitio y que le servirá para evaluar si está listo para comprar el inmueble.

Uno de los aspectos primordiales consiste en que tenga claro cuáles son los gastos inherentes a la compra, como estudio del crédito, escrituración, registro, instalación y gastos mínimos para adecuar el inmueble, así como el pago de impuestos predial y de valorización.

También es clave explorar los incentivos que en este momento ofrece el Gobierno para la compra de vivienda en todos los rangos de precios, es decir, para los interesados en comprar vivienda nueva de interés prioritario o social (VIP o VIS) –hogares cuyos ingresos no superan los cuatro salarios mínimos legales vigentes ($2.757.816), que constituyen el 80 % de la población, y donde el valor máximo de la vivienda no debe superar los 135 SMVL ($93.076.290)– y para los hogares de clase media que quieran comprar vivienda cuyo precio oscile entre los 93 millones y los 231 millones de pesos.

Precisamente, para este grupo de familias que ganan hasta ocho salarios mínimos ($5.515.632), el Gobierno lanzó en enero pasado el programa de vivienda “Mi casa ya – Subsidio a la tasa”, que otorga a 50.000 familias el beneficio de 2,5 puntos porcentuales a la tasa de interés para que puedan adquirir su vivienda propia. Por ejemplo, una familia que compre una vivienda de $200 millones pagaría una cuota aproximada de $1.625.000 mensuales sin el beneficio y de $1.413.000 con el subsidio, disminuyendo su carga financiera mensual en $212.000.

El subsidio se solicita en el banco que vaya a financiar la compra de la vivienda o en el Fondo Nacional del Ahorro y se realiza el trámite para la aprobación del respectivo crédito. El incentivo se hace efectivo a partir del desembolso del crédito, siempre y cuando la vivienda sea nueva y esté en el rango de precios fijados. Para informarse más sobre este programa puede consultar en la página web del Ministerio de Vivienda (Clic aquí).

CÓMO FINANCIAR SU COMPRA

Si usted todavía no tiene el capital necesario, pero está comprometido con la compra de casa y viene estudiando cuáles son sus opciones, puede asesorarse en cualquier entidad financiera sobre las llamadas Cuentas para el Ahorro y el Fomento de la Construcción o AFC, cuyo objetivo es fomentar la compra de vivienda, y que manejan una tasa de interés que suele ser superior a la de una cuenta de ahorros tradicional. Este tipo de cuentas ofrece beneficios tributarios para los ahorradores en retención en la fuente e impuesto de renta, pero es necesario que los recursos solo sean destinados al pago de cuotas mensuales de crédito hipotecario, compra de vivienda o cualquier destino, siempre y cuando los recursos permanezcan en la cuenta durante diez años.

También es clave saber que los tipos de financiación que más se utilizan al momento de comprar vivienda son el crédito hipotecario y el leasing habitacional, que pueden gestionarse a través de entidades públicas o privadas. El crédito hipotecario puede pagarse con tasa y cuotas fijas de principio a fin, o con tasa fija con cuotas variables en UVR (Unidad de Valor Real, que se calcula con la inflación y no permite capitalizar los intereses). En cualquiera de estas modalidades se presta el 70 % del valor de la vivienda tanto para VIS como para NO VIS.

El leasing habitacional, por su parte, es un contrato de arrendamiento con una entidad privada o pública, que estipula un pago mensual sobre una vivienda nueva, usada o en planos. El tiempo de este contrato se establece entre la entidad financiera, que será la dueña del inmueble durante el periodo de arrendamiento, y el comprador (5 a 20 años). Al final del contrato el usuario decide si quiere quedarse con el inmueble por medio de la llamada “opción de compra”, en cuyo caso se tendrán en cuenta los pagos hechos en todo el proceso de arrendamiento. En este sistema se financia el 80 % del valor del inmueble y el saldo restante es el valor de la cuota inicial.

DÓNDE COMPRAR

Se ha hablado mucho de que los precios de vivienda han subido en los últimos dos años, pero esta tendencia viene decantándose. En 2015, el Índice de Precios de Vivienda Nueva (IPVN) aumentó 6,9 %, inferior en 2,6 puntos respecto al año 2014, cuando se ubicó en 9,5 %, según el Dane. Las ventas de vivienda nueva se incrementaron durante los dos primeros meses de 2016 y alcanzaron 28.218 unidades en las 13 principales regiones del país, con un crecimiento de 7 % en relación con el mismo periodo de 2015.

En el caso de Bogotá, de acuerdo con la consultora inmobiliaria Tinsa, las localidades de Teusaquillo, Barrios Unidos y Chapinero tuvieron el precio promedio de vivienda y metro cuadrado más alto de la capital al finalizar el 2015. En Chapinero el metro cuadrado estuvo por encima de los 7 millones de pesos y se convirtió así, en promedio, en el más costoso del año pasado.
Los expertos aconsejan en este momento comprar vivienda en estratos medios (2, 3 y 4), donde la demanda aún supera la oferta y posponer la compra en estrato 6 porque hay sobreoferta, las valorizaciones son lentas y no son significativas. “En Colombia hay oportunidades de comprar para ganar una rentabilidad interesante en estratos del uno al tres. Por ejemplo en el sector de Bosa, en Bogotá, se pueden encontrar casas de 30 millones o 50 millones, que se espera que se valoricen mucho más. Mientras que en estratos altos lo mejor en este momento sería vender”, aconseja el analista financiero Diego Franco. Una opinión que comparte Wilson Tovar, director de investigaciones financieras de Acciones y Valores, quien asegura que en este momento estamos viviendo un enfriamiento económico y que es en los estratos bajos donde hay oportunidades atractivas en vivienda.

Si vive en arriendo y tiene un buen colchón de ahorro para sufragar la cuota inicial de su vivienda y los gastos que se derivan, láncese al ruedo, siempre mirando con lupa sus opciones, asesorándose bien y realizando un presupuesto detallado, pues no hay nada mejor que dormir tranquilo en su propia casa.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
11 / 2016