SUSCRIBIRME

10 hábitos que hay que cambiar al comenzar una rutina de ejercicio

Para aquellos que se están iniciando en la cultura, le traemos los hábitos que debe sacar de su vida si realmente quiere ver resultados.

Foto: Sangre, sudor y gloria, 2013

Para aquellos que se están iniciando en la cultura, le traemos los hábitos que debe sacar de su vida si realmente quiere ver resultados.

Sabemos que tomar la decisión de hacer ejercicio es de difícil, por eso queremos ayudarle con este listado de hábitos que hay que cambiar para que ejercite su cuerpo sin importar las excusas que pueda llegar a pensar:

1. Crear un cronograma

Regirse por un plan de trabajo y planificar las actividades deportivas a la hora de cumplir una rutina facilitará al éxito y cerrará las posibilidades de improvisar.

El primer paso será indagar cuál es el momento del día que se adecua mejor a su ritmo de vida según sus verdaderas posibilidades y hacerlos según las propias necesidades, para cumplir el horario con disciplina y no desertar.

Lo ideal es diseñar un horario de rutinas de ejercicio dedicando el tiempo necesario, separando la agenda de trabajo y hacerlo con planificación semanal, mensual y trimestral.

2. Querer hacer demasiado al principio 

Sobredimensionar las propias posibilidades y tener objetivos demasiados altos puede ser contraproducente. Por ejemplo, si una persona dice ‘voy a correr 10 kilómetros diarios durante 6 días a la semana’ y nunca ha corrido, muy posiblemente no va a lograr su meta.

Lo que pasará en su cabeza será una sensación de frustración y el deseo de desertar en el intento. Es bueno tener metas prudentes, objetivos alcanzables para empezar un entrenamiento deportivo, así se avanzará de manera progresiva en el mediano y largo plazo.

Lo primero es conocerse así mismo y no planificar ni por debajo, ni por encima del real rendimiento físico.

Vea también: Mindfulness, mente y cuerpo plenos aquí y ahora

3. «El gimnasio queda muy lejos»

El tráfico y la distancia de recorrido debe ser tenido en cuenta a la hora de planear una rutina de ejercicio. Por esto es recomendable establecer áreas de influencia, geográficamente hablando, que no alteren tu actividad laboral, social y familiar.

Las horas pico deben ser tenidas en cuenta así como el lugar de parqueo si te movilizas en carro o bicicleta . Es vital no realizar la práctica deportiva en sitios muy alejados del entorno habitual, para evitar los “intentos fallidos del entrenamiento deportivo”.

4. El ejercicio automedicado

El error más frecuente y delicado es no hacerse un examen médico y auto formularse las rutinas de ejercicio físico, sin considerar el verdadero estado general.

Existen patologías crónicas que se evidencias muchas veces con el esfuerzo, tales como una enfermedad coronaria, o la posibilidad de padecer un infarto.

Una recomendación vital para el paciente es que haga uso de los recursos de salud que tiene a su disposición y hacerse una valoración completa previa a la iniciación de la práctica deportiva: con un médico deportólogo y una nutricionista, esto es fundamental para evitar lesiones graves y los riesgos del entrenamiento deportivo de forma improvisada.

Vea también: Canción de antiguos amantes, de Laura Retrepo reseñado por Isabel Calderón Reyes

5. Hábitos alimenticios negativos

Si la persona hace una dieta restrictiva exagerada y extremadamente dramática por debajo de las mil calorías diarias.

Además de eso, le imprime una gran carga diaria de actividad física, definitivamente no es una buena opción pues puede tener grandes descompensaciones como deshidratación, hipoglicemia y desmayos.

Es necesario ajustar el gasto calórico a los ejercicio y objetivos durante la práctica deportiva, para lograr las metas que se quieren cumplir.

Vea también: Diccionario del deporte

6. Los suplementos nutricionales SIEMPRE deben consumirse con supervisión de un especialista

Sucede especialmente entre los jóvenes que adquieren suplementos, proteínas y multivitaminicos, “quemadores de grasa y aceleradores metabólicos” sin saber si los necesita.

Estos pueden producir una sobrecarga tóxica y afectar órganos vitales como hígado, riñón y posibles efectos colaterales, ya que tienen un efecto estimulante sobre el corazón que en determinado tipo de pacientes pueden ser perjudiciales y generar arritmias malignas por hiperexcitación.

El riesgo para la salud es muy alto cuando se exagera en el uso de suplementos de forma indebida.

7. Cambiar el desánimo y la poca persistencia

El que no persevera no alcanza sus metas. Una vez se tiene el programa de entrenamiento físico, la persona debe asistir mínimo una hora diaria, cuatro veces a la semana y diez meses por año de manera constante para mantener el estado ideal.

Cuando de suspende la actividad física debe reiniciarse lo mas antes posible para no caer en la apatía, ya que si pasa mucho tiempo de inactividad se puede caer en el desánimo y cuesta más trabajo reiniciar su rutina de ejercicios, impidiendo lograr los objetivos propuestos.

Los periodos de descanso deben ser pequeños aunque esto no significa que no podamos hacer algo de deporte también en las vacaciones para no afectar nuestro rendimiento.

8. No sea víctima del marketing

No todo lo que brilla es oro y no todos los artículos deportivos de moda son adecuados para usted.

Actualmente vivimos un bombardeo constante de “productos milagrosos” que se ofertan en televisión y otros medios, que ofrecen resultados “mágicos” con mínimo esfuerzo físico, tales como camisas, pantalones, chalecos plásticos, equipos de electroestimulación y un sin fin de aparatos que “con solo 10 minutos al día harán de ti un atleta de alto rendimiento”.

Algunos prometen sudar y quemar la grasa sin ningún tipo de esfuerzo físico, lo cual es un exabrupto de la fisiología médica.

Vea también: Desfile de silleteros con entrada gratis y más actividades para la Feria de las Flores 2022

Los implementos deportivos deben ser ajustados de acuerdo a las necesidades individuales y tener en cuenta la fisionomía de cada persona y el tipo de práctica deportiva que se va a realizar, para evitar lesiones, dolores musculares y bajo rendimiento.

Vea también: Los efectos del sedentarismo al límite

9. Ojo con los falsos mitos deportivos 

No debemos creer en “mitos, hipótesis y leyendas urbanas de los gimnasios”. Muchas personas que se auto denominan instructores no conocen las bases científicas y enseñan de acuerdo a sus creencias, las cuales muchas veces carecen de fundamentos y no están basadas en estudios.

Esto da lugar un conocimiento pseudo científico que se generaliza y puede ocasionar daño a quienes inicien en una actividad deportiva.

Conceptos como que la actividad física endurece la grasa, que correr sin hidratarse ayudar a adelgazar, que debemos comer solo proteínas para aumentar masa muscular, que no debemos hacer abdominales hasta que estemos flacos, que entre mas sude mas se pierde peso, entre otros, son totalmente errados y nos pueden llevar a realizar una mala práctica del deporte.

10. Deje los malos hábitos 

Muchas personas asisten al gimnasio para bajar de peso, tonificar o reducir medidas. Sin embargo, siguen fumando, tomando licor o comiendo en cantidades absurdas.

Asumir un estilo de vida sano, dormir bien y manejar de manera adecuada los niveles de estrés ayudará a que la actividad física tengan mejores resultados.

El concepto fitness, wellness, el entrenamiento y el acondicionamiento deben ir asociados a hábitos saludables y a cambios que contribuyan de manera saludable en uno mismo y en quienes nos rodean.

Hacer deporte de manera inteligente debe darnos calidad de vida, influenciando positivamente todo nuestro ser.

¿Cómo le va haciendo ejercicio? Escríbanos a nuestras redes sociales

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Marzo
23 / 2022

Send this to a friend