SUSCRIBIRME

11 datos que no conocía sobre Ali A.K.A. Mind

Diners conversó con el bogotano a propósito del lanzamiento de su nuevo álbum de estudio Manjit 1 y reveló algunas anécdotas personales.

Foto: Ali A.K.A. Mind, 2021/ instagram.com/zable.ravelo/

Diners conversó con el bogotano a propósito del lanzamiento de su nuevo álbum de estudio Manjit 1 y reveló algunas anécdotas personales.

Ali A.K.A Mind es un rapero diferente a los demás. Aunque conoce muy bien los beneficios de las disqueras y pertenecer al emporio de la industria musical, prefiere mantenerse independiente y orgánico. Es un creyente del público en los conciertos y no de las millones de vistas que tienen sus videos en redes sociales. 

Con 15 años de trayectoria musical, Ali Rey Montoya desarrolló un estilo único que evoca al rap clásico estadounidense de Boot Camp Clik y lo mezcla con las desgarradoras letras de Julio Jaramillo. Es por esto que tiene un séquito de seguidores tan único y especial, como el propio bogotano de 39 años.

“Creo en las letras que salen del corazón y que hablan de los sentimientos y más en un género que llegó a Colombia con la influencia gangster, la cual está llena de amenazas y rimas ofensivas. Aunque no soy el primero que usa el rap con conciencia, sí me apropié del tema, porque hace parte de mí”, comenta A.K.A. Mind.

Un verdadero rap conciencia

En su trayectoria musical el rapero ha lanzado éxito tras éxito, como por ejemplo, Las cinco rosas (2008), Mi raíz (2012), Mestizo (2014) y Sobreviviente (2016), hasta llegar a su último álbum de estudio Manjit 1, que significa en hindú: “buscador de conocimiento”.

“Esta primera parte del álbum habla de esa persona que está cerca de nosotros con consejos valiosos para la vida. La gente encontrará canciones reflexivas y bastante emotivas. Luego vendrá la siguiente parte con Manjit 2, que será un poco más oscura”, dice Rey.

Ali revela también que es su canción favorita del disco porque desentraña lo que significa para él el amor, en una letra que está cargada de destellos de realismo mágico. “Pasa lo mismo con Buen viaje, en homenaje a la familia, porque son ellos los que siempre van a estar”, comenta el artista.

“En cuanto a la letra me gusta Mind, que empieza con: ‘el pensamiento flexible, me hará invencible/ También inconvencible en este mundo de las tinieblas/ El que vibre como un tiple sentirá armonía libre/ Porque el demasiado firme tarde o temprano se quiebra’ y me siento bastante identificado con lo que he sido en estos años de carrera”, concluye Ali A.K.A. Mind, sobre su noveno álbum de estudio. 

A continuación descubra los datos curiosos que el mismo Ali A.K.A. Mind le reveló a Diners:

1. Influencia de Julio Jaramillo

Esta música me marcó la infancia, porque era lo que escuchaba mi papá. No solo el maestro Jaramillo, sino Alci Acosta y otro montón de artistas que me siguen gustando. Marcaron gran parte de mi forma de crear.

2. Vivió en Ecuador y Argentina

Viví un poco menos de un año en Ecuador con muy poco presupuesto, luego me mudé a Argentina con la idea de estudiar música. Luego desarrollé un arraigo tremendo con el país, porque fue ese lugar donde encontré mi espacio propio de creación. Y luego volví a las raíces en Colombia.

3. Escribió algunas letras en la tienda de su madre

También escribí canciones en un aeropuerto, en hoteles, en la casa de un amigo. También en la cocina de mi casa, en el local de mi mamá, que vendía dulces en una estación de buses intermunicipales.

4. Sus libros favoritos

Me quedaría con Autobiografía de un yogui de Paramahansa Yogananda. Hubo un libro que me abrió las puertas a otro tipo de escritura que fue Aullido de Allen Ginsberg. Luego llegué a La Niebla, de Stephen King, y me volví loco con ese comienzo totalmente diferente a lo que uno espera de esta novela.

5. Es casi actor

Santiago Díaz-Vence, uno de los directores con los que ha trabajado en mis videos musicales, me ha motivado a explorar esa faceta actoral, siempre me pone retos. También en medio de esto me escribió la productora de Alejandro Riaño para ser parte de un sketch donde actué de mí mismo en un acto de la Copa América, donde llega el presidente y me agarraban a golpes en un baño. 

Incluso ahora estamos nominados a los Bogoshorts con el video musical Uno y debo confesar que me fascina muchísimo.

6. De Soacha y el Galán

Viví y crecí en el barrio San Carlos de Soacha hasta los 15 años y la vida era tranquila e inocente. Era super enfocada en los deportes y en el colegio, eso sí, tuve problemas por ser recochero, pero por suerte nunca perdí nada, ni una materia.

Luego me mudé al Galán, que es un barrio cerca al centro de Bogotá. Allí se vive más el ajetreo, se escuchan los carros toda la noche, hay más robos y delincuencia, pero también más oportunidades porque está cerca a las universidades. Ahí me enamoré del rap y lo abracé como una profesión y una posibilidad real.

7. La industria es peligrosa

Cuando la música se vuelve masiva, claramente se pierde la calidad, se vuelve industria. El mundo de la música tiene su lado oscuro y un poco nocivo, pero por otro lado está lleno de oportunidades y cada artista decide para donde seguir su camino.

En mi caso, nunca me planteé trabajar para que alguien me descubriera, entonces el mundo musical ha sido coherente conmigo. Incluso hay puertas que se me cierran por decir lo que pienso, pero hay otros lugares donde estamos los artistas orgánicos que se conectan con la gente. Parece que cuando uno hace un arte sincero, la gente te devuelve tu corazón hecho añicos, seguro por eso muchos artistas caen en depresión.

Vea tambien: “Las canciones tristes muchas veces son necesarias”, Juan Galeano de Diamante Eléctrico

9. Apoyo sentimental

Cuando mi familia no creía en lo que elegí como profesión, mi novia de esa época sí lo hizo. Le agradezco a Darly porque ella me compró el primer disco que produje, cuando ni siquiera yo me tenía fe. 

A mi mamá le parecía raro este mundo. No podía creer que me había comprado un computador para hacer música y no para escribir o hacer lo que todo el mundo hacía. Mi papá era igual. 

Y eso pasa porque nos da miedo que nuestros hijos sean artistas o deportistas, ellos en su afán por protegernos porque creen que eso no va a dar. Sin embargo, cuando pasan cosas chéveres ya entienden que es mucho más que un hobby.

10. Canciones escritas en menos de dos horas

Las cinco rosas la escribí en dos horas, era algo que no podía dejar en un papel. Por ejemplo, todo el disco Sobreviviente lo hice con esa misión: no me podía parar del escritorio porque no había posibilidad de escribir mañana, ni después, debía ser hoy. Con Mi ciudad es fresca recuerdo que iba para la casa de un amigo y en el carro puse unos samples y cuando llegué ya tenía lista la canción.

11. ‘Mi raíz’, la canción que volvió a los conciertos

En algún momento no quise cantarla en los conciertos, al igual que con Discúlpame, pero luego entendí que eran canciones que la gente esperaba con muchas ganas. Luego volví a tocarlas y sentí esa euforia del público y me volví a conectar con las emociones de estas letras.

También le puede interesar: “Nos gusta sentirnos auténticos», Gambeta de Alcolirykoz

Óscar Mena es periodista de la Revista Diners. Estudió Comunicación Social & Periodismo en la Universidad Externado de Colombia antes de convertirse en Barista de la Escuela de Gastronomía Gato Dumas. A Óscar le apasiona cómo la tecnología, el estilo de vida y la gastronomía pueden contribuir al mejoramiento de la sociedad.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
26 / 2021

Send this to a friend