SUSCRIBIRME

“La música es mi salvación, mi bastón y mi escudo”, Lucas Arnau

El cantautor paisa confiesa que las letras y composiciones le permitieron sobreponerse al pánico escénico. El resultado es su nuevo trabajo discográfico.

Foto: Cortesía Lucas Arnau

El cantautor paisa confiesa que las letras y composiciones le permitieron sobreponerse al pánico escénico. El resultado es su nuevo trabajo discográfico.

Un miedo inexplicable se apoderó de Lucas Arnau durante los primeros meses de cuarentena. Le huía a interactuar con otras personas, prefería pasar sus días en su habitación y el pánico escénico le impidió compartir su música desde casa. “En ese proceso difícil, de depresión, pánico y en el que me quedé encerrado con mis miedos, me dí cuenta que la música es mi salvación, mi bastón y mi escudo”, expresa el antioqueño.

Lejos de ese oscuro momento y en la que define como “una etapa de plenitud personal y profesional”, el colombiano estrenó este mes su álbum Despierta, el resultado de aquella introspección que a su vez constituye el regreso de Lucas Arnau a los escenarios.

El disco, que estaba planeado para lanzarse en 2020, sufrió una transformación a la par del cantautor paisa, quien escogió el título inspirado en el proceso del despertar de la consciencia. Las 11 canciones que lo componen pretenden mantener el estilo de Arnau a la vez que toman prestadas técnicas y sonidos de la música urbana.

La esencia de Lucas Arnau

Tratar de definir la esencia de la música de Lucas Arnau puede significar un reto. Desde su primer álbum Un poco más (2004), el antioqueño ha explorado distintos ritmos, por lo que se atreve a decir que la suya no es una esencia sino “muchas, porque hemos navegado por tantos géneros haciendo cosas muy bonitas”.

Sin embargo, para él hay algo que nunca cambia: “Mi carrera empezó –y continúa– con letras que engalanan a la mujer. Ella es la protagonista, la musa, mi inspiración”. En Sirena, uno de los sencillos de Despierta, Lucas le escribe a una mujer caribeña, mientras que en Lo Nuestro le canta a un amor que dejó ir.

Lucas Arnau


Foto cortesía Lucas Arnau

La principal diferencia entonces con sus producciones anteriores radica en la forma en que se construyen las melodías. “En mis primeras canciones usábamos patrones rítmicos que se hacían con congas, bongos y yembes, es decir, percusión orgánica. Hoy en día esos mismos ritmos se hacen con sonidos electrónicos”, explica.

Vea tambien: Conozca a Miss Pattz, la venezolana que revoluciona la electrónica desde Colombia

Detrás de las letras

En el caso de sus letras, es usual que por su romanticismo se les asocia con las parejas sentimentales del cantautor. Para él es algo natural. “No sería capaz de escribir de otra cosa que no sean mis experiencias, es lo más sensato. Aunque a veces hago uso de la ficción para recrear historias, pero en cada una hay un pedacito de mí”.

Para Despierta retomó sus errores y su proceso de sanación, buscando también ayudar a quienes atraviesan épocas como las que él experimentó. “Las canciones están hechas para esas personas que no tienen el valor de decir las cosas como las dicen las canciones”, sentencia.

A esas primeras letras se sumó un campamento musical en el que durante seis días Arnau se refugió, junto a otros compositores, en una cabaña de Guatapé (Antioquia). Allí se dividieron en dos equipos para hacer batallas de canciones, de donde salieron algunas de las que componen el álbum.

“Es un sistema del género urbano que me encantó. La idea es asegurar canciones que se conviertan en éxitos. Para nadie es un secreto que la música es una lotería en la que algunas canciones pegan y otras no. Este es un proceso eficiente que le apunta a eso”, expone.

A pesar de esto, Lucas Arnau continúa dando fe de que sus mejores letras han llegado sin aviso. “Las canciones más bonitas que yo he escrito siempre me han tomado por sorpresa. Uno recibe el mensaje y lo plasma rápido porque muchas ideas se pasan por no tener dónde grabar o escribir”, dice.

Del pop al urbano

De las once canciones de Despierta, Una aventura, el sencillo junto al reguetonero J Álvarez, es el que más reproducciones suma en Spotify: más de millón y medio. Esto evidencia la supremacía del género urbano en la industria musical a nivel global, algo de lo que es consciente el antioqueño, y a lo que no le teme.

“Yo creo que cada canción es un tubo de ensayo diferente. La música está llena de colores y los géneros ya no existen. Yo siempre voy a estar experimentando porque así es que disfruto la música”, cuenta Arnau.

Vea tambien: Diez canciones para dar gracias

De hecho, se ha encontrado a sí mismo intentando alejarse de las metáforas del pop para aprender la forma de escribir canciones urbanas. “Uno en el pop siempre está comparando la luna con el amor y haciendo un montón de metáforas. Lo urbano es todo lo contrario: situaciones cotidianas, reales y con las que la gente se pueda identificar”.

Sin temor al ojo público

Después de cuatro años de reflexión entre su anterior álbum, Teatro, y Despierta, Lucas Arnau se siente “feliz de regresar a la música con la contundencia con la que lo estamos haciendo”.

En este lapso de tiempo su nombre ha sonado tanto por su música como por sus parejas, en su mayoría personajes públicos. A esto Arnau no duda en decir que “no quiero ser famoso por mi vida personal. En verdad no quiero ser famoso (risas)”.

Su meta es, entonces, “llegar al corazón de muchas personas. Si se llega a filtrar algo de mi vida privada por ser una figura pública, pues se filtra, esa es mi verdad. No estoy tratando de ser algo que no soy”, finaliza.

Lea también: “Es un mes para celebrar mi identidad y visibilizar otras voces discriminadas”, Esteman

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
21 / 2021

Send this to a friend