SUSCRIBIRME

Cultura Profética: 25 años de reggae, amor y protesta

Cultura Profética celebra su 25 aniversario nominado al Grammy con su álbum Sobrevolando y el estreno de su video Herida Mortal. Diners conversó con Omar Silva, su guitarrista.

Cultura Profética celebra su 25 aniversario nominado al Grammy con su álbum Sobrevolando y el estreno de su video Herida Mortal. Diners conversó con Omar Silva, su guitarrista.

Silvio Rodríguez atrapó musicalmente a Omar Silva en su juventud. De madrugada, practicaba los acordes y canciones de protesta hasta convertirse en un maestro de la crítica y la guitarra. Luego, cuando alcanzó la mayoría de edad, se topó por pura casualidad con otros jóvenes que compartían su amor a la música y el deseo del cambio. Y así, sin más, nació Cultura Profética, en 1996.

“En esos tiempos tomamos decisiones tan importantes que hasta hoy siguen vigentes. Una de ellas es que debemos hablar sin tapujos de lo que pasa en la isla y representar a los soñadores. Con el tiempo nos convertimos en la voz de una persona, luego la de un pueblo, un país y todo un continente soñador”, comenta Omar Silva, guitarrista de Cultura Profética.

A ritmo de reggae, bossa nova, salsa y jazz, la banda puertorriqueña fue creciendo hasta convertirse en un referente del amor y la música contestataria que contrasta de manera magistral con la dulce voz de Willy Rodríguez, los pianos de Juanqui Sulsona, el trombón de Víctor Vázquez, la trompeta de Pedro Ruíz, el saxofón de Kalani Trinidad, la guitarra de Eliut González, la batería de Ernesto Rodríguez, la mezcla de Elier Caro y el arte de Álex Díaz.

25 años de contracultura profética

Cultura Profética es la viva imagen de lo que significa andar contracorriente. No le temen al olvido porque están convencidos del crecimiento natural de la música en el corazón de las personas. Son su propia disquera y saben perfectamente cuándo un álbum está listo para ver la luz, así lleven cinco años trabajando en él, como sucedió con Sobrevolando (2020), su más reciente trabajo nominado a los Grammy 2021 como mejor álbum rock latino.

“Es el principio básico de calidad versus cantidad. Cuando una canción se publica, tiene vida propia y puede durar los tres meses que la radio te obligó a escucharla o mucho más si dejas que florezca orgánicamente como un árbol, que con los años tenga ramas y alcance diferentes generaciones que la puedan disfrutar, reinterpretar, abrazar y hacerla suya”, reflexiona Silva.

“Somos conscientes de que la música tiene un efecto poderoso en la vida. Por eso, cada vez que trabajamos en una canción, lo hacemos pensando en ser lo más positivos para la humanidad y sobrepasar el nivel alcanzado en trabajos anteriores”, añade.

Una Cultura Profética inspirada

Sobrevolando, el sexto álbum de estudio de los boricuas, se estrenó a principios de la cuarentena mundial, dándole a los fanáticos un bálsamo de nuevos sonidos desde el lanzamiento de La Dulzura, en 2010.

“Muchos nos preguntan por qué dejamos tanto espacio entre La Dulzura y Sobrevolando y yo siempre les respondo que hay que vivir para crear. El humano crea arte a través de sus experiencias, así sean buenas o malas. En este tiempo puedo decir que la sensibilidad musical evoluciona”, cuenta Silva.

Así es como Cultura Profética muestra un álbum donde los fanáticos exploran diferentes tempos, rimas y composiciones musicales que nacen del reggae y coquetean con el jazz, bossa nova e incluso el trap.

Sobrevolando, un álbum de esperanza

Vea tambien: “Mi carrera hasta ahora está comenzando”, Omar Geles

“Ya pasó un año de la publicación de este disco y solo puedo asegurar que es una pieza de referencia para otros músicos. Estoy seguro de que tienen que pasar por este álbum para entender a dónde va la música. Me da mucho orgullo”, dice Silva.

Y es que en este álbum de 15 canciones hay versos para celebrar la vida, conocer al amor e incluso cuestionarse su propósito en este mundo. Por ejemplo, entre las más destacadas está Herida Mortal, con la que la banda busca llegar al amor sin caer en el cliché del romanticismo premeditado.

“Nos apartamos del melodrama de la mayoría de canciones de amor de Latinoamérica y jugamos con la tradición literaria de la salsa, con un poco de picardía y folclor propio de la isla. Si escuchan la canción se darán cuenta de que está en décimas, a un ritmo muy caribeño, del son cubano y la trova puertorriqueña. Y la letra invita a que le digas a esa persona que si de verdad está enamorada, haga su mejor esfuerzo, que no tire boberías sino que produzca una herida mortal”, comenta Silva.

Este sentido se suma al video grabado en una casa de Puerto Rico con vista al mar. Allí se ve a la banda disfrutando de un toque… musical, con vino y mucho más. Y aunque la luna parece producto de una postproducción, la verdad como cuenta Silva, fue una casualidad de destino. “En medio del atardecer apareció la luna que hizo juego con la bruma”.

Por otro lado está Caracoles, una canción que empieza con el tempo del trap y que lleva a Cultura Profética a explorar otros ritmos y temáticas que cuestionan al ser y lo reafirman con sus creencias.

“Willy empezó a hacer una rima y encontró este sample de los caracoles en un son cubano de los años 20. Coincidencialmente encontró que el ritmo cae en la subdivisión que hace el trap. Así que fuimos mezclando todos los elementos musicales y hallamos una pieza maestra que te lleva por muchos sentimientos y un desarrollo musical bastante complejo”.

Una protesta que no descansa

“Aunque las cosas no cambian, nosotros no vamos a dejar de demandar el cambio. Aunque tristemente hay canciones del primer disco que se ajustan a la realidad actual, seguiremos hablando con las nuevas generaciones, porque estamos convencidos de que Puerto Rico y Latinoamérica están a punto de despertar. El 2019 fue bastante intenso y aunque haya mentes desinformadas que entorpezcan el camino, seguiremos trabajando con la niñez”, comenta Silva.

Este mensaje de protesta se ve reflejado en canciones como Despertar (1996), Sube el Humo (2005), Canción Despojo (2005), Le Da Igual (2015) o Ten Valor (2019), que habla sobre la resistencia ante la corrupción y la hegemonía política en casi todos los países de Latinoamérica.

“Hablan de reír para no llorar/ pero la vida es más que un carnaval/ en el camino sobran verdades. Que se aprenden a sufrir en lo profundo. Un despertar iracundo/ sé que la realidad es mucho más/ de lo que se suele escuchar. Y la normalidad de lo banal/ se hacen habitual y desmoraliza. Son tantas las sombras que van nublando la vista/ y hacen más frío en el andar/ se tiene que aguantar/ tanta maldad”, canta Willy Rodríguez.

La vida de Cultura Profética en cuarentena

En medio del caos causado por la Covid-19, Cultura Profética ha manifestado su inconformidad mundial por cómo los gobiernos están mutilando el arte y toda forma de expresión cultural. Con un poco de rabia e indignación, Silva dice que aunque este tiempo sirvió para estar con la familia y limpiar la casa, es hora de que Cultura Profética vuelva a los escenarios.

“No estamos contentos con la manera en que se han tratado a las instituciones artísticas en general. ¿Cómo van a decir que ir a un teatro o un concierto no es de primera necesidad si nosotros somos seres espirituales que se alimentan del arte para el desarrollo e incluso para la salud mental?”, comenta Silva.

Entre tanto, Cultura Profética quiere celebrar sus 25 años con el lanzamiento completo de su discografía en vinilos. Además de un nuevo álbum de covers que influyeron en el rumbo de la banda y si es posible en un show virtual.

El secreto de Cultura Profética

La comida a fuego lento sabe mucho mejor y, como dice Silva, “no es lo mismo un fast food que sentarte a picar el ajito, mezclarlo con los condimentos y poner a hacer la comida con todo el amor del mundo”, haciendo una analogía con la forma en que Cultura Profética hace música.

Y es tal vez aquí donde radica el secreto de una banda. Que no se puede clasificar en un género, que está compuesta por músicos que respetan el sonido natural de los instrumentos y de un compositor como Willy que siempre asegura que “las canciones no serían lo mismo sin el colectivo y sus sugerencias. Cuando una letra pasa por los colores de la orquesta, se revista en elementos sonoros que elevan la calidad de la canción”.

Es por eso que Omar Silva es claro al decir que Cultura Profética, desde el principio, ha sido “una sociedad de ideas donde la madurez del tiempo nos ha hecho alcanzar a otros soñadores por fuera de la isla”.

También le puede interesar: Guía de 16 lugares para conocer en Puerto Rico

Óscar Mena,redactor web. Periodista amante de los cafés de Colombia, los libros, la tecnología y las buenas historias.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Marzo
09 / 2021
Advertisement

Send this to a friend