Nina Rodríguez: “Me encontré artísticamente”

Diez años después del lanzamiento de su primer álbum, la cantante bogotana Nina Rodríguez presenta su nueva era musical, en la que le apuesta por completo al R&B. Diners conversó con ella sobre este proyecto.
 
Nina Rodríguez: “Me encontré artísticamente”
Foto cortesía MVP Management /
POR: 
Adrián Osorio

El 30 de enero del 2013, la bogotana Nina Rodríguez se presentó frente a 500 invitados en el primer show de su carrera musical. Han pasado diez años desde entonces y la cantante, que ultima detalles del lanzamiento de su tercer álbum el próximo mes de marzo, siente que este es solo el inicio.

Nina aparece en la pantalla desde un rinconcito de su casa con un corte bob y un chocker dorado, un look que se distancia radicalmente del cabello largo, ondulado y castaño que llevaba en aquel concierto de 2013. Con emoción cuenta el recibimiento que ha tenido su canción El aire que respiras, la primera que publica desde 2020 y el sencillo líder de su nuevo disco, una balada llena de nostalgia por un amor del pasado que creó junto al productor bogotano Mateo Lewis, encargado de la producción de todo el proyecto.

“Cantar para mí es algo que no puedo describir. Es conectarme con mi yo superior, con mi energía más pura”, dice llena de emociones. A pesar de esta pasión innata, al llegar a la universidad, Nina decidió decantarse por el Diseño Industrial, en medio de la incertidumbre que podría traer un futuro profesional en la música.

Fue precisamente en 2013, cuando terminó la universidad con honores, que le entregó el diploma como una victoria a su papá y le dijo: “aquí está, voy a ser cantante. Lo dije para convencerme a mí misma, porque la música es un proceso de mucho tiempo y frustración, poco se habla de esto, pero hay un camino largo por recorrer para encontrar el valor que uno tiene”.

Con Diners, Nina Rodriguez conversó sin reservas sobre lo difícil de la industria musical para una mujer, el nacimiento de su álbum y su apuesta por el R&B en español.

¿Cuándo fue consciente de la trascendencia de la música en su vida?

Mi primer acercamiento con la música fue como una niña que soñaba, bailaba, cantaba y le hacía shows a mi familia. Pero uno va creciendo y se encuentra un montón de cosas alrededor de estos sueños de la infancia. Y acercándose al tema de la universidad, para algunos papás surge esa duda de qué tan seria es esta profesión.

Nina Rodrgiuez
Foto cortesía MVP Management

Así que después de un tiempo de puertas cerradas, esa llamita interna de niña chiquita se prendió en pandemia con más fuerza y sin saber cómo, y con muchas incertidumbres, empecé a hacer este disco. No tenía equipo de management, pero me entregué a la meditación para saber si seguía en la lucha o no, y así llegué a Mateo Lewis, que es el productor del disco.

¿Cómo fue ese encuentro con el productor Mateo Lewis?

Fue durante la pandemia. Una vez soñé con un amigo mío baterista, que vive en Buenos Aires. Le escribí que había soñado con él, hablamos y le conté que estaba confundida y con ganas de trabajar con alguien que no estuviera tan viciado con el medio aquí en Colombia, sin miedo de crear, que no me haga sentir chiquita.

Mi amigo me dijo que yo tenía que conocer a Mateo Lewis, pero vive en Austin, Texas, y es de estos personajes sin redes sociales.Pero comenzamos a hablar por zoom e hicimos clic de una porque ambos estamos muy obsesionados con el R&B. Hicimos un trabajo minucioso de enviarnos canciones, de romper el hielo de la distancia y conectar a través de las letras, que es la parte más humana de este trabajo.

Lo bonito es que él no ha estado permeado por el afán de sacar muchos sencillos, sino que se toma el tiempo de hacer algo de lo que se siente profundamente orgulloso. Me propuso entonces que, en lugar de hacer una canción, hiciéramos un disco, y a ojo cerrado, con toda la incertidumbre y miedo, le dije sí.

¿Por qué iniciar esta nueva era musical con una canción como El aire que respiras?

Recuerdo que cuando Mateo me mandó las primeras canciones una de ellas era El aire que respiras y pensé que era perfecta, la sentí como el verdadero R&B en español. Yo siempre he escrito mis canciones y he tenido diferentes colaboraciones, pero para mí lo más complejo es que una persona hable mi mismo lenguaje y entienda la forma en la que describo el amor y la melancolía.

Además, por cosas de la vida, se me ocurrió que el primer video iba a ser el de esta canción. Pero en ese momento no tenía ni idea de los sencillos, solo sabía que tenía que tener video. Luego, cuando ya todo estaba andando y compartí el disco con personas cercanas, me dieron feedback y El aire que respiras siempre salía en los listados de favoritas de las personas.

Fue muy instintivo y con Mateo sabíamos que esta era la puerta para abrir el camino. Siento que ahora escribo desde otro lugar, canto desde otro lugar, me encontré artísticamente. Siento que es como si fuera el comienzo. Ya sé que tipo de artista quiero ser, no el que debería.

El álbum sale en marzo y en estos meses vamos a sacar un par de sencillos más. Estoy muy orgullosa de este disco, está muy bien cocinado.

A los pocos días de lanzar la canción, el videoclip fue seleccionado en festivales audiovisuales internacionales…

¡Sí! Le metimos tanto amor junto a Sara Briceño y Leonardo Jurado, los directores. Lo pensamos desde un lugar muy cinematográfico. De hecho me he venido reconciliando con cosas que siempre había querido hacer pero por miedo no hacía o por opiniones.

Por ejemplo, siempre había querido integrar el baile con mi música y estoy aprendiendo desde hace un tiempo porque la danza tiene un poder impresionante para expresar sentimientos, es como cantar.  Y, de repente, mis seguidores me empezaron a mandar sus interpretaciones de baile de mi canción Gravedad, incluso personas afuera de Colombia. Eso me llamó la atención porque estas personas estaban sintiendo mi música a través del baile. 

Entonces como no tenía nada que perder, decidí bailar en el video. Resultó mucho más difícil de lo que yo pensaba (risas). La coreografía del video la hicimos con Ruben Montoya y convocamos a dos talentosos colombianos: Eduardo Martinez y Zaira Moran.

Cuando lo publicamos estaba muy nerviosa por la reacción inmediata que podría generar. Pero confiamos en que es una pieza de arte, seguramente no va a tener millones de reproducciones, pero lo que quiero es que aflore emociones en quien lo ve, que es el propósito de todo el álbum.

Días después recibimos la noticia de estar seleccionados en dos festivales: uno en Canadá y otro en Polonia. Es una cosa loquísima. Mi equipo está extasiado. 

¿Qué espera del lanzamiento de este disco?

Estoy creando desde un lugar en el que soñaba hacerlo hace mucho rato, así que ya vendrá el resultado de eso. Espero que más gente se conecte de corazón y sienta cosas. 

Soy muy fan de los artistas que contra todo pronóstico hacen discos que para ellos son demasiado emotivos, y para la industria al principio pueden parecer extraños y difíciles de localizar, como Rosalia y C. Tangana. Lo que han hecho ellos con nosotros, los artistas que venimos detrás, es permitirnos romper el esquema.

Quiero que mi música sea el espacio para que la gente sea vulnerable y se reconozca humana y sensible.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
enero
18 / 2023