SUSCRIBIRME

“Juanes puso a Colombia como referente musical de Latinoamérica”

/
Septiembre
14 / 2022

Juanes celebró 50 años de vida con el libro 1.577.836.800 segundos escrito por el periodista y crítico musical Diego Londoño. Aquí le presentamos un abrebocas del libro.

Foto: Cortesía CCB

Juanes celebró 50 años de vida con el libro 1.577.836.800 segundos escrito por el periodista y crítico musical Diego Londoño. Aquí le presentamos un abrebocas del libro.

Una de las mejores cosas sobre los 50 años de Juanes, dice su biógrafo Diego Londoño, en el libro 1.577.836.800 segundos, es que el antioqueño hizo de Colombia un referente musical cuando nadie lo esperaba.

Sin embargo, para llegar a ese punto, el artista tuvo que pasar por momentos quizás más edificantes para el espíritu humano, que cualquier poesía, drama o ficción que alguna vez se ha publicado. Tan solo para empezar, Juanes revela que se enamoró de la música gracias a una cantina en un antiguo pueblo antioqueño.

“Carolina del Príncipe es donde mis papás crecieron y se conocieron. Allá ellos tenían un mercado que quedaba al lado de una cantina y justo sobre ella quedaba mi cuarto. Por las noches, cuando me iba a dormir, sonaban los éxitos de Los Panchos, Octavio Mesa, Gardel, Hermanitas Calle y otros artistas que me hicieron amar la música, hasta convertirla en mi obsesión”, cuenta el antioqueño, quien presentó su biografía en el marco del Bogotá Music Market (BOmm).

Juanes, el juglar de Antioquia

En una vida de anécdotas Juanes, junto a Diego Londoño, recuerda que su camino musical continuó con un acordeón azul y rojo con dos estrellas blancas a sus costados. “Ese fue un regalo que le hicieron a Juan y en menos de un día, a punta de oído, sacó la melodía del himno nacional. El problema fue que se lo robaron, así que le tocó seguir con una lira que estaba en la casa, cuando no podía ir al colegio por paperas”, cuenta Londoño.

De estas y otras historias personales está compuesto 1.577.836.800 segundos, una biografía que empezó siendo un manuscrito de 900 páginas con entrevistas a 50 personas cercanas a la vida de Juan Esteban Aristizabal que socavaron sus recuerdos para dar hasta con el más mínimo detalle de su vida.

Con un tono crudo, en términos de realidad y lenguaje, este libro combina líneas argumentales superpuestas que se conectan de capítulo en capítulo. Desde el temor de Juanes por viajar en avión, hasta enfrentarse a la soledad después de estar rodeado de miles de fanáticos en Japón, Alemania, España y Estados Unidos. 

Vea también: ‘The Serpent Queen’, la serie sobre Catalina de Médici y su reinado en Francia

Del colegio Jorge Robledo

1.577.836.800 segundos es uno de los libros más completos sobre la vida de Juanes y la escena musical en Colombia. Es una historia divertida, discursiva, anecdótica, ensimismada y repleta de percepciones que dejan ver al ser humano detrás del exitoso artista que la mayoría de colombianos han escuchado durante los últimos 30 años. 

Y es que la carrera musical de Juanes creció abismalmente en el colegio Jorge Robledo, donde conoció a sus grandes amigos y maestros de la música. “Empecé a juntarme con Felipe Martínez, Federico López Habichuela y todos ellos me hablaron de rock. No tenía ni idea qué era Kiss ni Iron Maiden, entonces Felipe me pasó cassettes y conecté con el heavy metal. Fue una epifanía, aunque no entendía ni un carajo de lo que decían. Estaba en los dos bandos, entre Silvio Rodríguez y esta explosión musical”, recuerda Juanes.

Esto lo llevó a fundar Ekhymosis, junto a Andy García, Esteban Mora, Felipe Zárate y Alex Oquendo, banda que llegó a la radio internacional en Estados Unidos y México. “Esta fue una etapa importante porque Juan Esteban era muy tímido. En los conciertos se hacía detrás de un bafle para que no lo vieran. Sin embargo, la voz principal tuvo un problema y a Juan le tocó cantar. Ahí sacó a relucir su otro talento”, comenta Londoño.

A un paso de rendirse

Ser una mente maestra en la guitarra y en la voz no es suficiente para triunfar en el agresivo mundo de la industria musical. Por eso, lo que hace más valioso a este libro es la visión amplia de la vida, que se complementó con las rabias, tristezas y derrotas del antioqueño cuando se mudó a Estados Unidos en busca de suerte, con apenas unos 200 dólares y una grabadora donde compuso su primer álbum Fíjate bien (2000). 

“Pasé por Miami, Nueva York y terminé en Los Ángeles. Allá me hacía unos sánduches de atún que dividía a la mitad para el desayuno y el almuerzo. Mi presupuesto era limitado y llevaba dos años tocando puertas en disqueras. Llamaba a mi mamá y le decía que me quería devolver. Sin embargo, ella decía que esperara un poquito más, que con la ayuda de Dios podía salir adelante y así fue”, recuerda Juanes.

De esta forma Londoño rescata el espíritu resiliente que ha tenido el artista antioqueño, que desde pequeño supo esperar en lo poco para llevarse el premio mayor. “Con un grito de emoción y lágrimas, Juanes celebró la llamada del productor Gustavo Santaolalla, quien concretó su primer álbum que le valió la nominación a 7 premios Grammy Latino, de los que ganó tres en su primera participación. Esto es algo que solo Juanes pudo haber hecho para poner a Colombia como referente musical en Latinoamérica”, comenta Londoño.

Vea también: Cinco mitos sobre la asesoría de imagen personal según Piluka de Echegaray

Parce, un álbum no tan bueno

En 2010, con cientos de giras a cuestas, Juanes estaba exhausto y con ganas de hacer un alto en su carrera. Los conciertos en Europa y Estados Unidos lo alejaron de su familia. “Todos los músicos se pueden sentir identificados con esta soledad que debemos vivir después de los conciertos y giras. Dejar a mi esposa y mis hijas me hicieron replantear mi carrera. Debo admitir que no quería seguir. Incluso el álbum Parce es de lo más flojito que he sacado y refleja un poco lo que estaba viviendo”, confiesa el antioqueño.

Sin embargo, su quinto álbum de estudio alcanzó más de un millón de ventas en toda Colombia y el mundo. Además de posicionar en diferentes listas de Billboard éxitos como el Yerbatero, Y no regresas y Regalito. Luego vendría el renacer de su carrera con el MTV Unplugged de 2012, donde estuvo con su fiel amigo Juan Luis Guerra. “Juanes posee una cualidad que no falta en los grandes artistas. La necesidad constante de superarse y de ser el mejor en todo lo que hace”, dice el prólogo de 1.577.836.800 segundos, escrito por el cantante nacido en República Dominicana.

1.577.836.800 segundos, una invitación a creer en la música

Londoño aprovecha la naturaleza del drama humano en la vida de Juanes para acentuar las lecciones de vida y valores que lo llevaron a triunfar en el mundo de la música. Leer 1.577.836.800 segundos es conocer al otro Juan Esteban Aristizabal.

“Ser la persona que todos esperan que seas y hacer las canciones que están de moda por el algoritmo es desvirtuarse a uno mismo. Lo viví personalmente y eso me ayudó para darme cuenta que hay un camino personal que debemos vivir”, concluye Juanes en su presentación en Bogotá, Colombia.

También le puede interesar: El ‘Origen’ de Juanes

Óscar Mena es periodista de la Revista Diners. Estudió Comunicación Social & Periodismo en la Universidad Externado de Colombia antes de convertirse en Barista de la Escuela de Gastronomía Gato Dumas. A Óscar le apasiona cómo la tecnología, el estilo de vida y la gastronomía pueden contribuir al mejoramiento de la sociedad.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Septiembre
14 / 2022

Send this to a friend