Poemas de José Asunción Silva, ordenados del mejor al peor

José Asunción Silva es considerado por la mayoría de críticos como una de las cumbres de la literatura colombiana y uno de los precursores – con nadie menos que Rubén Darío – del modernismo en la poesía hispanoamericana.

A 156 años de su nacimiento son muy pocos los colombianos que conocen a fondo su obra, con excepción de Nocturno– en particular el de la sombra, que forma parte de lo que podría denominarse la poesía popular colombiana– y de Los maderos de San Juan– que convertido en ronda infantil le dio la vuelta al mundo sin el nombre de su autor–, el resto de su poesía es relativamente desconocida.

En Diners seleccionamos el mejor y el peor de los poemas de Silva:

El mejor: Vejeces

Las cosas viejas, tristes, desteñidas,
sin voz y sin color, saben secretos

de las épocas muertas, de las vidas
que ya nadie conserva en la memoria,

y a veces a los hombres, cuando inquietos
las miran y las palpan, con extrañas

voces de agonizante dicen, paso,
casi al oído, alguna rara historia

que tiene oscuridad de telarañas,
son de laúd, y suavidad de raso.

¡Colores de anticuada miniatura,
hoy, de algún mueble en el cajón, dormida;

cincelado puñal; carta borrosa,
tabla en que se deshace la pintura

por el tiempo y el polvo ennegrecida;
histórico blasón, donde se pierde

la divisa latina, presuntuosa,
medio borrada por el liquen verde;

misales de las viejas sacristías;
de otros siglos fantásticos espejos

que en el azogue de las lunas frías
guardáis de lo pasado los reflejos
. (…)

El de los versos inmortales: Midnight Dreams

Anoche, estando solo y ya medio dormido,
mis sueños de otras épocas se me han aparecido.

Los sueños de esperanzas, de glorias, de alegrías
y de felicidades que nunca han sido mías,

se fueron acercando en lentas procesiones
y de la alcoba oscura poblaron los rincones

hubo un silencio grave en todo el aposento
y en el reloj la péndola detúvose al momento.

La fragancia indecisa de un olor olvidado,
llegó como un fantasma y me habló del pasado.

Vi caras que la tumba desde hace tiempo esconde,
y oí voces oídas ya no recuerdo dónde.

Los sueños se acercaron y me vieron dormido,
se fueron alejando, sin hacerme ruido

y sin pisar los hilos sedosos de la alfombra
y fueron deshaciéndose y hundiéndose en la sombra.

Vea también: Canción de antiguos amantes, la nueva joya de Laura Restrepo

El mejor de sátira y doble moral: Don Juan de Covadonga

José Asunción Silva no tiene poema malo. Uno de los favoritos de los lectores es Don Juan de Covadonga, por su ironía por ser una sátira contra la doble moral.

Don Juan de Covadonga, un calavera,
sin Dios, ni rey, ni ley, y cuyo hermano,

Hernando, el mayor, era,
después de haber llevado airada vida

Prior de cierto convento en Talavera;
don Juan, el poderoso, el cortesano,

grande de España, seductor de oficio,
el hombre en cuya mano

tuvo grandeza excepcional el vicio
después de amar, de odiar, de lograr todo

cuanto es posible e imposible, un día
sintió el cansancio de la vida, el lodo

de cuantos goces le ofreció la suerte,
se mezcló a su tenaz melancolía

el ansia de consuelos superiores;
pensó en Dios, pensó en Dios, pensó en la muerte,

pensó en la eternidad y desprendido
del lujo, del amor, de los honores. (…)

El peor: El Recluta

Así lo creemos por ser parte de la línea de poemas explícitos todavía con el lastre un poco truculento de un romanticismo anacrónico y cargado de cierto mensaje que limita la poesía a ser explícita y no como en el gran Silva, simplemente urgente.

Hasta que manos piadosas
Algún sepulcro le dieron,

Al bajar de la cañada
Junto á las matas de helecho,

Destrozada la cabeza
Por una bala de remington;

Con la blusa de bayeta
Y la camisa de lienzo

Vea también: Bomba nuclear de Latinoamérica: ¿Por qué no existe ni existirá?

Un escapulario santo
Colgado al huesoso cuello,

Los pantalones de manta
Manchados de barro fresco,

Las rudas manos crispadas,
Los ojos aún abiertos,

Y la sangre, ya viscosa,
Pegándole los cabellos,

Estuvo toda la noche
De aquel combate sangriento

Abandonado el cadáver
Del pobre recluta muerto.
(…)

«Asunción Silva no fue tan bueno»

Consultamos con el poeta y crítico literario Harold Alvarado Tenorio, autor de Summa del cuerpo (2003) y es demoledor en su respuesta: 

«La obra de José Asunción Silva no es nada extensa si se la compara con otros de su tiempo como Rubén Darío, Leopoldo Lugones o Machado de Assis.

Consta de un puñado de poemas, unos artículos y una novela. De ese puñado de poemas, podemos confiar hoy que una decena fueron redactados de su puño y letra.

Entre ellos están los más favorecidos por el tiempo y las circunstancias como el llamado Nocturno, Los maderos de San Juan o Vejeces.

Pero de los tres, o de los cuatro, o de los cinco que usted quiera, no se hace un buen caldo si se los compara, solos o de conjunto, con las monumentales obras poéticas de Darío y Lugones, para no hablar de otros ámbitos lingüísticos distintos del español».

También le puede interesar: José Asunción Silva: ¿Se disparó o le dispararon?

Óscar Mena

Entradas recientes

Los secretos mejor guardados del squash, según el campeón Miguel Ángel Rodríguez

Diners conversó con el reciente campeón de squash de los Juegos Bolivarianos 2022 sobre técnicas…

5 horas hace

¿Qué es el derecho al olvido en internet y cómo puede solicitarlo?

Los países de la Unión Europea son los únicos que pueden hacer este trámite por…

11 horas hace

4 recetas hamburguesas gourmet para hacer en casa y compartir

Estas recetas de hamburguesas gourmet vienen en una versión actualizada para disfrutar sin ningún tipo…

12 horas hace

Día Internacional del Gato: 6 mitos sobre los felinos

El gato es el único animal que cuenta con tres celebraciones al año. Aquí le…

14 horas hace

‘Una vida, muchas vidas’, reseña del libro autobiográfico de Gustavo Petro

Gustavo Petro se posesionó como presidente de la República. Esta es la reseña de su…

2 días hace

Buena Suerte, Leo Grande: una mirada al sexo desde la comedia y la franqueza

La nueva comedia ‘Buena Suerte, Leo Grande’ presenta a la ganadora del Óscar Emma Thompson…

2 días hace