La Mujer Maravilla: ícono del poder femenino

Conozca los orígenes de los cómics de Diana Prince, la heroína más famosa del mundo.
 
La Mujer Maravilla: ícono del poder femenino
Foto: DC Comics
POR: 
Revista Diners

Una mujer con la belleza de Afrodita, la sabiduría de Atenea, la fuerza de Hércules y la velocidad de Hermes es la superheroína por excelencia: la Mujer Maravilla. Su verdadero nombre es Diana, una princesa que nació en la Isla Paraíso. Se entrenó en Themyscira, una sociedad matriarcal de guerreras amazonas. Juntas tienen el poder de vencer a cualquier enemigo, dentro o fuera de su territorio.

La madre de la princesa es Hipólita, la reina de las amazonas en la mitología griega, que le da vida moldeándola con arcilla tras varias peticiones a los dioses para concebir un hijo. La princesa, que posteriormente se convierte en heroína en la Tierra, es una figura que representa el poder femenino en un mundo que ha estado en manos de hombres desde tiempos remotos, incluso en los cómics.

Alta, bella y esbelta lleva un traje inconfundible, que a pesar de tener varias versiones, conserva siempre la misma esencia: una diadema dorada (que también funciona como arma), un vestido entallado de tonos azules y rojos, unos brazaletes metálicos (hechos con partes de la armadura del dios Zeus, su padre) y unas botas que hacen juego con el resto del conjunto.

Los colores del traje de la Mujer Maravilla no se escogieron al azar, son alusivos a la bandera de Estados Unidos. Así como los trajes de Superman y el Capitán América, estos personajes son la representación del sentimiento patriótico norteamericano. Los dos superhéroes aparecieron por primera vez en cómics en 1938 y 1941 respectivamente. Todos representan la lucha contra el nazismo y reforzaban en el público el apoyo hacia los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la princesa Diana es la encarnación de la búsqueda de poder femenino de la época. Por primera vez una mujer pudo luchar, proteger y ser un ídolo social. Los poderes de la Mujer Maravilla, tanto en los cómics como en las adaptaciones audiovisuales son: velocidad extrema, fuerza, capacidad de volar, visión desarrollada, conexión con el mundo animal, resistencia a la magia y gran habilidad para luchar, entre otros.

Origen del cómic

La primera aparición de la Mujer Maravilla fue en diciembre de 1941, en el libro de la compañía All Star Comics #8, actualmente DC Comics. El creador de este personaje fue William Moulton Marston (1893-1947), un psicólogo estadounidense de la Universidad de Harvard que pasó a la historia como el creador del detector de mentiras. Este se reflejó en una de las armas de la heroína: el emblemático lazo de la verdad.

Este psicólogo se inspiró en el contexto social y político de la época, y en la búsqueda constante de la igualdad de género. A través de un personaje de la cultura pop plasmó sus deseos por conseguir la liberación de la mujer: “Wonder Woman es propaganda psicológica para el nuevo tipo de mujer que yo creo que debería gobernar el mundo”, declaró Marston en varias entrevistas. Otro símbolo de lucha femenina de la época es Rosie the Riveter, una obrera que personifica un gesto de poder junto a la frase We can do it!

Diana decide salir de la isla junto a Steve Trevor, un capitán del ejército estadounidense, cuando su avión se estrella en un accidente. Como Diana es la más fuerte de las guerreras recibe la misión de devolverlo a la Tierra y de luchar en contra del nazismo. Así como el álter ego de Superman es Clark Kent, el de la Mujer Maravilla es Diana Prince, una enfermera del ejército. De esta manera la heroína puede camuflarse entre los humanos y pasar tiempo con el capitán, con quien tiene un romance.

Sin embargo, en la década de los setenta el ilustrador Mike Sekowsky despojó de sus poderes a la heroína. También le cambió el traje, y la convirtió en una versión caricaturizada de Emma Peel, la actriz de la serie británica “Los Vengadores”. Con esta faceta buscó explorar el lado humano de Diana Prince, trasformándola en la dueña de una boutique de moda.

Durante dicha etapa la Mujer Maravilla recibió el entrenamiento de un mentor chino, que potenció sus habilidades en espionaje, yoga, meditación y artes marciales. La heroína pocas veces apareció con su traje tradicional, pues su misión era dejar por completo su verdadera identidad.

En televisión

Lynda Carter (1951) es sin duda la actriz más recordada en el público por interpretar a la Mujer Maravilla. La serie televisiva tuvo tres temporadas que se transmitieron desde 1975 hasta 1979. El argumento se basó en los cómics, sin embargo, agregaban algunos detalles como la localización de la Isla Paraíso en el Triángulo de las Bermudas. En esta versión la heroína lucha contra el nazismo en la Tierra, teniendo como objetivo derrotar al Tercer Reich. En la adaptación televisiva se desempeña como asistente en una Agencia Especial de Defensa, vive en un penthouse, se viste a la moda y tiene un Mercedes Benz.

Y en la pantalla gigante

Por primera vez una actriz con nacionalidad diferente a la estadounidense interpretará el papel de la superheroína. Gal Gadot es la actriz israelí que actuó en la película Superman vs Batman en 2016. A partir del 1 de junio cautivará a los espectadores protagonizando la historia de la princesa Diana que desde sus inicios, en la década de los cuarenta, buscó dejar huella en la industria cinematográfica.

[diners1]

[/diners1]

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
31 / 2017