De mejor a peor: las secuelas de Pixar

Aquí está la lista completa de las secuelas de Pixar, de peor a mejor, para que las recuerde o, si no las ha visto, escoja la próxima que verá.
 
De mejor a peor: las secuelas de Pixar
Foto: /
POR: 
Juliana Abaúnza

Ahora que Finding Dory está en cines y podemos volver al mar junto a nuestros peces favoritos del universo Pixar, queremos recordar las demás ocasiones en las que el famoso estudio de animación se aventuró a hacer una segunda (o tercera) parte de sus películas.

CARS 2 (2011)

Cars 2 no solo es la peorcita de las secuelas, es la peor de todo el repetorio de películas de Pixar. Cars es una película que tiene muchos fans –yo no estoy incluida en ese grupo– pero creo que no era la película con la que la mayoría de personas diría “oh, quiero una secuela de esto”. Y el problema con la segunda parte es el problema que tienen muchas secuelas: que exageran y hacen que todo sea más grande, más rápido, más explosivo. Pero no siempre más es mejor. A diferencia de la primera, que tiene su encanto, la segunda es una especie de thriller de acción y de espías que realmente no tiene el corazón al que nos ha acostumbrado Pixar.

[diners1]

[/diners1]


MONSTERS UNIVERSITY (2013)

Mike y Sulley son dos de los personajes más queridos por los fanáticos de Pixar pero no creo que enterarnos de cómo se hicieron amigos en la universidad fuera algo vital para nuestras vidas. Esta película no es mala pero fácilmente podría hacer parte de nuestra lista de secuelas innecesarias (aunque si nos ponemos técnicos, no es una secuela sino una precuela) . A diferencia de Monsters Inc, University no tiene tanto peso emocional (Boo, hiciste falta). Tal vez sea injusto decir eso porque no todas las películas tienen que hacernos llorar para ser buenas pero Pixar ya nos tiene acostumbrados a algo y esta película no es ni muy emocional ni muy chistosa. Es una película tibia. No despierta odios pero tampoco amores.

Lo que sí tengo que decir que me gusta que la película tiene un mensaje que no muchas veces se le dice a los niños: “NO puedes ser lo que quieras ser”. En una época en la que le hacemos creer a los niños que todos pueden cantar, actuar o hacer lo que quieran, es bueno recordarles que hay cosas que son difíciles y a veces imposibles de lograr.

[diners1]

[/diners1]

Lea también: la secuelas más innecesarias de la historia

TOY STORY 2 (1999)

Esta película en cambio no haría parte de la lista de secuelas innecesarias nunca. Es uno de esos ejemplos raros en los que la secuela es casi igual de buena a su predecesora. Su única desventaja es que, por naturaleza, no fue tan innovadora como la primera. Pero aun así, es impresionante ver cómo los escritores y animadores de Pixar lograron expandieron el universo de Woody y Buzz sin perder el enfoque en los personajes ni en las risas ni en el sentimiento.

Además de ser chistosa y emocionante, es una película que nos puso a pensar. Woody tiene que escoger entre vivir para siempre herméticamente sellado como un ítem de colección o volver a sus amigos y al niño que lo ama y enfrentar la opción de que tal vez Andy alguna vez lo dejará dejará atrás.

El hecho de que una película para niños toque temas oscuros como el abandono ya no nos sorprende porque vivimos en una época en la que existen Inside Out y Up, pero en Toy Story 2 fue la primera vez que Pixar se puso hardcore emocionalmente y nos hizo llorar a todos en el momento en el que la vaquera Jessie recuerda a su anterior dueña y canta “When She Loved Me”.

[diners1]

[/diners1]

TOY STORY 3 (2010)

Si hacer una segunda parte buena es difícil, lograr que una tercera parte lo sea es casi imposible (para la muestra, los botones: El Padrino III y Superman III). Pero Pixar lo logró. Con Toy Story 3 crearon la que es probablemente la mejor “tricuela” del mundo.

Esta película lo tiene todo: acción, comedia y drama. Toda la historia en la guardería y el escape de las garras de Lots-O’ es super emocionante y llena de acción. Además, tiene chistes buenísimos (el Señor Cara de Tortilla es lo máximo) y todo lo que tenga que ver con Barbie y Ken me encanta. Pero lo que seguramente todos recordamos es ese final. Es una historia del paso del tiempo, los recuerdos, el sentimiento de abandono y la transición entre infancia y adultez. Escribo esto y me dan ganas de llorar de solo recordarlo. Con Toy Story 3, esta franquicia llegó a un punto muy cercano a la perfección.

[diners1]

[/diners1]

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
junio
30 / 2016