SUSCRIBIRME

Ricardo Darín ovacionado por su papel en "Argentina, 1985"

Ricardo Darín, a sus 64 años, sigue siendo tendencia en todas las películas argentinas. Aquí le explicamos su secreto actoral.

Foto: Argentina, 1985, Prime Video (2022)

Ricardo Darín, a sus 64 años, sigue siendo tendencia en todas las películas argentinas. Aquí le explicamos su secreto actoral.

Hace ya un par de generaciones es difícil encontrarse una película argentina sin la actuación de Ricardo Darín. No es una crítica, es que este actor argentino es tan versátil como la industria se lo pida. Esta vez se llevó una extensa ovación en la 79º edición del Festival Internacional de Cine de Venecia con el largometraje Argentina, 1985 que pronto se estrenará a través de la plataforma de streaming Prime Video.

Darín junto a Peter Lanzani interpretan a Julio Strassera y Luis Moreno Ocampo dos abogados que en 1985 de atrevieron a investigar y enjuiciar a la dictadura militar más sangrienta de la historia argentina. Estos héroes armaron un equipo de jóvenes litigantes para librar esta batalla en la que soportaron amenazas y ataques de la junta militar.

Bajo la dirección de Santiago Mitre (La cordillera) y su colaborador Mariano Llinás (Historias extraordinarias), Argentina, 1985 nos demuestra nuevamente el poder del cine argentino y de su estrella Ricardo Darín.

Fanáticos del cine argentino

Si usted hace parte de las últimas generaciones seguro se acuerda de Bombita, el pobre personaje presionado por el sistema que termina volando una estación de paga multas en Buenos Aires; un héroe de los oprimidos por la burocracia sin exagerar en cualquier lugar del mundo.

Seguramente El secreto de sus ojos (2009) no hubiese ganado un Óscar si los ojos tristes de Darín no se cuelan entre el reparto. Campanella -su director- lo supo y nosotros también. Tal vez él fue el secreto.

Y es que ese par de ojos saltones son capaces de expresar tristeza, melancolía, ira reprimida, amor, ternura, desidia, odio, desesperanza y podríamos seguir con una lista que llenaría toda la página en vez de hablar un poco más de él.

El Ricardo Darín que pocos conocen

Este tipo nació en el siglo pasado a principios de enero a finales de la década de los 50. Plena dictadura militar después de haber sido derrocado Perón dos años atrás.

La vena actoral le vino por herencia pues sus padres (Ricardo y Renée) lo eran. Ricardo padre murió en 1989 de cáncer.

En los 80 empezó su vida en la televisión y llegó a ser parte del grupo selecto de galanes que estaban de moda. Paralelo a esto nunca abandonó el teatro, incluso en los 90 dirige su primera obra teatral (Pájaros in the nait) con actores como Leonardo Sbaraglia y Adrián Suar.

En esta década empieza su vida cinematográfica y el público poco a poco lo empieza a notar en películas como Perdido por perdido, de Alberto Lecchi o El faro de Mignona.

Pero cuando lo vieron en El mismo amor, la misma lluvia de Juan José Campanella (sí, el mismo con el que se ganaron el Óscar) fue que la gente ya puso sus ojos en él. Si usted no se ha visto esa película, corra y consigala pues además de ser muy especial es protagonizada por su dupla de El Secreto de sus ojos: Soledad Villamil. Y es que esta comedia romántica arrasó con todos los premios de los 2000 en Argentina y quienes la vieron lloraron y se rieron sin parar. El efecto de Darín.

El secreto de su magia actoral

Entonces, después de esta historia llega Darín a hacer el papel de Marcos en Nueve Reinas – junto a Gastón Pauls- aquí es un ladrón de poca monta que se une a otro para fraguar una gran estafa.

Esta película sí que arrasó con los premios internacionales. Llegó a estar nominada a 29 y se ganó 21. Con este largometraje los incipientes fanáticos del argentino se multiplicaron como esporas en la humedad y su carrera cinematográfica nunca más fue la misma.

Vea también: Monster: la serie de Netflix sobre uno de los asesinos en serie más tenebrosos 

Lo que vino después fueron un montón de producciones en las que vamos a parar en: El Hijo de la Novia, en donde junto a Norma Aleandro y Héctor Alterio hacen el trío madre, padre e hijo. Una mujer con Alzheimer y un hijo que nunca la visita pero que tiene que casarse por la iglesia como último deseo de su madre.

Es una de las historias más conmovedoras del cine latino, y si usted no lloró mucho con Ricardo Darín dirigido por Campanella en la primera, aquí si que prepare su pañuelo. Esta dupla de director/ actor es im- pre- sio-nan-te.

Argentino nacionalizado español

De los muchos reconocimientos que ha recibido, quizá uno de los más valiosos es la nacionalidad española, que le fue otorgada junto a Campanella en 2006. Eso le ha hecho estar entre sus dos países trabajando mucho en teatro.

La familia en Darín cumple un gran papel, lleva más de 34 años junto a Florencia Bas, y tienen dos hijos, Clara y El Chino Darín (también actor) .

La historia con su mujer hace parte de otra película. Se conocieron cuando ella tenía 18 y él 30. Se casaron tuvieron dos hijos y desde 1999 estuvieron separados para volver a juntarse dos años después. Alguna vez el actor dijo sobre esa época de separación: «sufrí muchísimo, aunque también la pasé muy bien».

«No quiero ser el narco de Hollywood»

En otros campos de la vida la posición de Darín ante Hollywood la ha dejado clara varias veces, no le interesa. No le gusta que sigan ofreciendo a los actores papeles de narcotraficantes un cliché bastante «muñido».

En 2013 se hizo viral una entrevista que dio a un programa de su país: Animales Sueltos, en donde dijo frases que aquí replicaremos para entender un poco su personalidad y posición.

– «Hollywood, no me quita el sueño ni me vuelvo loco», una opinión que mantiene más allá de su éxito – el Óscar- .

Le parece una situación totalmente hostil: «hay momentos en la vida en la que estás haciendo un paralelismo con el fútbol, te venis a jugar a Italia».

«No siento esa pulsión en este momento»

Lo más importante para un actor es pensar, pensar en otro idioma es muy difícil. «A mí me costaría mucho pensar en otro idioma que no sea el mío y estaría entregando una herramienta muy valiosa».

«Me criticaron por no querer ir al Óscar», dijo refiriéndose a que no quiso ir a Los Ángeles con la nominación de 2009. » Ya fui una vez, ya vi, no me puso muy contento ir», refiriéndose a la época post 11 de septiembre cuando fue por el Hijo de la Novia.

Su pensamiento está bien formado respecto a Hollywood: «Es cholu, no es serio, tiene más que ver con la parafernalia que rodea una cosa que la cosa en sí misma».

No lo desvela el dinero ni las riquezas

Y cuando le preguntaron si un poco más de dinero para vivir mejor no le haría daño : «¿Vivir mejor de lo que yo vivo? Yo me doy dos duchas calientes por día». «La ambición te puede llevar a un lugar muy oscuro, muy desolador, a mí no me moviliza eso».

Vea también: ‘No te preocupes, cariño’: así es la película de Florence Pugh y Harry Styles

Así es Darín un actor que hace temporadas largas de teatro entre dos países y acepta papeles muy pensados en el cine latinoamericano. Que lo conmueven o lo retan.

Una persona que es capaz de rechazar un papel dirigido con Tony Scott porque prefiere ir a casa y ver a su familia. Un hombre que dice ser feliz, lo más feliz que puede ser en los tiempos que se viven. Un tipo con suerte que se conmueve cuando lo paran en la calle y lo abrazan. Como lo ha dicho «soy todo lo feliz que puedo ser y tengo mucho más de lo que necesito».

Un Darín de festivales

Después de esto vinieron más cosas estuvo en Cannes con el Elefante Blanco de Pablo Trapero, otras veces como con Relatos Salvajes de Damián Szifrón (nominada a un Óscar).

A Darín le mueven más sus fibras festivales como los de Berlín o Venecia . Ya una vez lo dijo en otra entrevista:

«En Cannes te caés de culo y te quedás shockeado porque el auto más berreta que se ve en la calle es un BMW. Y vos te preguntás: «¿Desde qué parámetro esta gente analiza las cosas para dar un premio?».

Este actor no se ha callado sus posiciones, no es su firma el anonimato tampoco. Durante el pasado gobierno de Cristina Fernández de Kirchner le reclamó públicamente más diálogo con la oposición, por ejemplo y ha sido muy público ante los malos gobiernos opresores.

Lo dijo ya una vez «la prioridad del Kirchnerismo es robar». «Para conseguirlo se ha servido de una prolongada metamorfosis: cafierismo, menemismo, duhaldismo, kirchnerismo. Cambios de piel para mantener un pacto clientelar que, en su fracaso, ha comenzado a cobrarse la vida de sus clientes.

Sería la hora de un balance, antes de que vuelva a sonar el “que se vayan todos”. Están haciendo mérito para terminar fusilados en Plaza de Mayo, la pregunta ya no es ni cómo ni quién, sino: «¿Cuándo…?».

Lecciones para aplicar después de pandemia

Un actor como Darín puede dar estas declaraciones individuales y es respetado, no son videos colectivos divididos en pequeñas palabras. Tal vez por esto y por todo lo que le falta por actuar, por hacer o por decir es que va a ser su homenaje.

Argentina, 1985
Foto: Prime Video.

Por ahora. Esperamos nuevos papeles, nuevas películas pronto saldrá como Argentina, 1985, como mencionamos al principio y el documental Los Pasos de la Mariposa. El 16 de enero de 2023 cumplirá 66 años y esperamos que siga cosechando triunfos en nombre de la Argentina y toda Latinoamérica.

También le puede interesar: Cinco películas para recordar al Che Guevara

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Septiembre
06 / 2022

Send this to a friend