La ley del mercado: Historia triste de un desempleado

Se estrenó en Colombia 'La ley del mercado', una película que llega después de haber sido premiada en varios festivales sobre todo por la interpretación de su actor principal.
 
La ley del mercado: Historia triste de un desempleado
Foto: /
POR: 
Juliana Uscátegui

Francia, como el resto de Europa, vive momentos de incertidumbre en el tema económico, mucha de esa problemática se ve reflejada en los altos índices de desempleo del país galo.

El director francés Stéphane Brizé llega con esta historia que revela la realidad de un desempleado de larga duración. Una película en la cual ni el ni el actor Vincent Lindon cobraron sus salarios porque el presupuesto no les permitiría entonces darle los salarios justos al equipo técnico.

En la película vemos a través del personaje de Lindon, como está craneado el sistema francés de protección social, como puede llegar a ser un círculo interminable de oportunidades y a la vez una telaraña engañosa. Así que Thierry, que tene 51 años intenta nadar en estas aguas para poder tener una vida digna y no cambiar la vida de su familia – esposa e hijo- . A los que ama profundamente.

Después de varios meses sin nada que le de estabilidad, Thierry termina por aceptar un trabajo de menos paga que lo vuelva a insertar en el sistema y pueda pagar sus préstamos y sostener a los suyos. Este trabajo de doble filo es ser jefe de Seguridad en un almacén de cadena. Aquí se ve en el dilema de espiar a sus colegas.

[diners1]

[/diners1]

Sentir empatía con el personaje es inevitable, sino es así es porque usted no tiene hígado. La impotencia de verlo envuelto entre el sistema es sobrecogedora.

La factura a veces tiene un halo documental que permite ver un realismo en cada escena que hace que el pasar sufrido de este personaje sea más fuerte como espectador. Si se pudiera también encasillarla en una categoría podría ser la del cine social pues la ideología es una de las líneas implícitas que se contraponen al sistema capitalista.

Las citas en la oficina de empleo, las entrevstas por skype, la venta de su casa, los paseos por los pasillos de su nuevo empleo, la revisión de las cámaras de seguridad, es todo un viacrusis silente de este personaje que en su rostro lleva la carga de La ley del mercado.Sumergirse para no morir ahogado, finalmente Thierry decidió esa opción. A veces vemos escenas familiares que nos dan un respiro entre la angustia. La dinámica son su esposa y su hijo – discapacitado- enmarcan el por qué Thierry es capaz de sacrificarlo todo.

Una película para corazones fuertes, no es fácil salir invicto de la sala. Recomendada para quienes quieran probar otra porción de la realidad.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
27 / 2016