Batman vs. Superman: el resultado no supera la expectativa

La película de los personajes principales del universo de D.C. Comics tiene buenos momentos y otros que confunden al espectador.
 
Batman vs. Superman: el resultado no supera la expectativa
Foto: /
POR: 
Juan Sebastián Alba Torres

Con Batman vs. Superman pasa lo de aquel refrán que dice: “El que mucho abarca poco aprieta”. Los fanáticos de D.C. Comics esperaron tres años para conocer la película que el director, Zack Snyder, prometió en la Comic Con de San Diego en 2013. El resultado dividió las opiniones entre los que la defienden y los que la consideran como un fracaso.

La historia de la película pone las bases para el conflicto entre Batman y Superman desde el principio, cuando Bruce Wayne trata de salvar a algunas personas de morir bajo los escombros de edificios que se derrumban por la pelea entre Superman (Henry Cavill) y el General Zod, el punto en el que termina la anterior película del Hombre de Acero.

Esa pelea hace que un sector del gobierno empiece a considerarlo como un peligro para la sociedad, ya que sus poderes sobrepasan el de cualquier ejercito y lo convertirían en un peligro si en algún momento decide ponerse en contra de la humanidad.

[diners1]

[/diners1]

Batman, interpretado en esta ocasión por Ben Affleck, también lo considera así, por lo que decide concentrar todos sus esfuerzos en encontrar la forma para acabar con Superman, antes de que se convierta en una amenaza para la humanidad.

Adicionalmente a la aparición de estos dos personajes, emblemáticos para D.C. Comics, también se revela un proyecto de Lex Luthor el archienemigo de Superman, que está buscando personas con poderes excepcionales con algún objetivo que nunca se revela. Lo que sí sucede es que le muestra al espectador que la reunión de Liga de la Justicia, o los Superamigos como muchos los conocieron antes, es inevitable.

Batman vs. Superman tiene algunos momentos buenos, por ejemplo las escenas de acción son emocionantes; los efectos especiales son buenos y la actuación de Ben Affleck como Batman no desentona. No es el Batman de Christian Bale, pero le da un aire de misterio y de mujeriego sinvergüenza que recuerda al Bruce Wayne de los cómics. Henry Cavill también hace un buen papel como Superman, en ocasiones ingenuo y en otros adoptando la pose del superhéroe invencible que haría lo que fuera por salvar el mundo.

La Mujer Maravilla (Gal Gadot) es otra de las sorpresas de la película. Es un personaje fuerte, con una historia a la que se le podría sacar más provecho y a la que ya es hora de que se le haga su propia película.

Otro personaje que vale la pena destacar es Lex Luthor. El actor Jesse Eisenberg (La red social) se aleja de la pose clásica del personaje para convertirlo en un sociópata que hace lo que sea por tener más poder sin importar las consecuencias.

Sin embargo, entre los momentos malos de la película está la introducción al conflicto principal que se hace eterno mientras se trata de explicar la razón del odio de Batman hacia Superman, las intenciones de Lex Luthor y unas investigaciones por parte de Lois Lane (Amy Adams) para el Daily Planet, que al final resultan irrelevantes para la historia central.

La cantidad de tramas y de personajes (Lois Lane, Lex Luthor, la Mujer Maravilla, Aquaman, Flash y compañía) que aparecen dejan muchos huecos en el argumento, además de tener hechos irrelevantes para el conflicto entre Batman y Superman. La película deja la sensación de que se intentaron contar tantas cosas que al final ninguna se hizo de buena manera.

Batman vs. Superman no es de las mejores película de superhéroes de los últimos tiempos, le falta conectar las historias y le sobran otros detalles, así como un poco de humor o alguna situación que ayude con tanta tensión. Seguramente el espectador quedará con más ganas de ver lo que pasará en el universo de D.C. Comics que con la sensación de haber visto una buena historia.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
4 / 2016