Bridge of Spies: Cuenta regresiva hacia el Oscar

Una película hecha por ganadores de la estatuilla dorada ambienta el mundo de un abogado que se ve envuelto en un drama de la guerra fría con la CIA. Basada en una historia real.
 
Bridge of Spies: Cuenta regresiva hacia el Oscar
Foto: /
POR: 
Juliana Uscátegui

Una formula que no tiene pierde: Tom Hanks- Steven Spielberg en actuación y dirección. Como si esto fuera poco, Matt Charman (Suite Francesa) y los hermanos Cohen (Fargo) entretejieron el guión. Esto es Puente de Espías, uno de los mejores thrillers históricos que se han producido en Hollywood.

Tom Hanks un abogado de seguros que se ve envuelto en la defensa de un espía ruso al que le cae encima toda la desconfianza de ese período histórico: la guerra fría, sumado al rescate de un piloto norteamericano que capturó el enemigo. La historia es un drama hilado a la perfección, con actuaciones tan naturales que la paranoia que envolvía esa época fluye con naturalidad y el suspenso sutil va ligado al humor sutil y elegante en las escenas.

[diners1]

[/diners1]

Sobre nuestro protagonista – sobre quien por supuesto recae casi toda la historia, pero sus colegas de reparto son espléndidos. Mark Rylance (ganador de premios Olivier y Tony, nominado al Oscar como mejor actor de reparto), el actor inglés en el papel del soviético por ejemplo, Alan Alda un clásico que cuando sale a la luz es perfecto y como ellos todo el elenco.

El fuerte de esta narración es que la trama es un juego de roles perfectos en los que al final existirá un ganador. Una película de espías en la que no hay ni explosiones ni trama al estilo seductor del agente 007. Si esto es lo que espera pegándose del título es mejor que no lleve esas expectativas. Este es un relato que recrea un lugar en la historia del mundo, en donde los nacionalismos instauraron paranoia en sus individuos y desplegaron sentimientos contrarios que llevaron al mundo a una guerra loca entre la gran Rusia y los Estados Unidos, poniendo al resto del mundo en la mitad.

La evocación del momento histórico, la fotografía, el vestuario, las locaciones, fabrican el complemento perfecto. En competencia para llevarse el premio a Mejor Película del año, es una fuerte contendiente. Tiene el sello irrevocable de todos sus fabricantes que demuestran que una película de espías puede estar en este nivel de sutileza si se deja todo el peso a la actuación y a los diálogos que recrean una guerra de inteligencias y de preservación de los principios como la vida cuando un par de personajes juegan ajedrez. Una alegoría a la honestidad, un valor que se ha desdibujado en nuestro tiempo y que aquí regresa para demostrarnos que sigue siendo válido.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
19 / 2016