Samba: una historia de amor

La película francesa que está en cartelera nos trae una historia en Paris sobre la vida de un inmigrante buscando legalizar su estatus para sostener a su familia.
 
Samba: una historia de amor
Foto: /
POR: 
Juliana Uscátegui

El cine francés siempre ha tenido espacio en nuestros corazones. Es lo que la historia nos ha dado porque fueron ellos los creadores del mundo del celuloide. Y con películas como Samba demuestran que saben tocar temas profundos con sentido del humor para pasar un buen rato.

Para esta ocasión en cartelera está Samba, la nueva película de Eric Toledano, el mismo director de Intocable, la película que narra la amistad entre un hombre cuadrapléjico y su enfermero, y que puse en el mapa a Omar Sy con el premio César a mejor actor en 2012.

Bueno, pues Samba es otra historia por varias razones. Aquí Omar interpreta a un senegalés que lleva diez años en París y que tiene una “carga energética” que lo hace propenso a meterse en problemas. Por otro lado está Alice (Charlotte Gainsbourg) una ejecutiva enferma de estrés que debe hacer una pausa en su trabajo y empieza un voluntariado en una ONG que ayuda a inmigrantes a solucionar su estancia. La pareja empieza una amistad divertida y diferente; poco a poco se involucran románticamente, es inevitable. Todo es inesperado a pesar de que se supone que es lo que debe pasar, pero no es un cliché.

[diners1]

[/diners1]

La trama tiene personajes complementarios, divertidos y bien formados. Un compañero de construcción muy cómico que está en manos del actor francés Tahar Rahim y la colega de Alice en la ONG interpretada por Izïa Higelin. La protagonista está muy frágil y vulnerable pero es ella quien intenta ayudar a Samba a quedarse en el país. Para estos tiempos la historia tiene unos subtextos emotivos que tienen que ver con la xenofobia, la inmigración, la tolerancia, el racismo. La necesidad de tener un trabajo para poder solventar una familia que pasa trabajos en otro país con situaciones mucho peores que ser un paria.

Más de dos millones de personas viven en Paris. Doscientos mil viven en situación ilegal. La crítica europea no ha sido muy benévola al intentar comparar esta película con el anterior éxito de su creador, que llegó a ser la película francesa con más taquilla de la historia. Lo importante aquí y por la cual debe verse no es el romance ni esperar que sea una obra apoteósica, lo que es lindo en esta cinta es que se ve casualmente un mundo parisino capaz de soportar al ritmo de historias que no son locales; de convivir y coexistir con los demás, de entender que existen muchos obstáculos en este contexto de las fronteras pero que se pueden superar con las redes de apoyo que las personas unidas crean. Es la voz de un inmigrante a través de una de estas historias, que como muchas, deben verse para entenderse a través de los ojos de otros. Ir a ver a Samba bailar mientras espera ser legal.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
noviembre
20 / 2015