American Horror Story: el ángel de la muerte

Tres muertes se dan en este capítulo que tiene a muchos personajes contra las cuerdas. Huidas, hallazgos y pérdidas, la constante de esta nueva parte de la historia.
 
POR: 
Edna Juliana Rojas

El caos se ha desatado. Los personajes están en puntos críticos de la historia. Esta vez, el personaje principal del capítulo fue la muerte. Una mujer adulta, vestida de negro, con cierta paz en su rostro, que llega para darle tranquilidad a los cuerpos que sufren en el limbo entre la vida y la muerte. ¿Estás listo? Le pregunta, y cuando la respuesta es sí, da un beso, extiende sus enormes alas negras y se lleva el alma.

En este capítulo se llevó a tres y estuvo a punto de hacerlo con una más. El investigador que la hermana Jude tenía para encontrar el pasado nazi del médico Arden fue asesinado por la hermana Mary Eunice. Un conductor que Lana encuentra en el camino, luego de escapar de la casa de Cara de sangre, y que se suicida después de un conflicto con su mujer. Grace, la amiga de Kit Walker, quien logró salvarse de la infección de una histerectomía, luego murió por un tiro de un guardia de seguridad. Y casi se lleva a Lana, que la llamó con todas sus fuerzas para huir de las manos asesinas del sicópata.

Rebobinemos. Ahora la hermana Mary Eunice es quien manda en Briarcliff y es ella misma quien ve por primera vez a la muerte a los ojos, cuando está a punto de llevarse a Grace, enferma por una histerectomía que, según descubrimos, ni ordenó la hermana Jude, ni practicó el dr. Arden. La mujer oscura la dice ‘prima’ a la monja, porque reconoce su fuerza demoniaca y le dice que la mujer que tiene poseída está buscando su misericordia. Ahí escuchamos de nuevo a la hermana, que llora por piedad, pero el diablo que la habita, la silencia.

Por otra parte, el investigador muere en los brazos de la hermana Jude, que intenta llamar infructuosamente a emergencias. Entonces, de repente ve el artículo de periódico sobre el accidente de la niña, puesto sobre el televisor, y una botella del trago que solía beber,  sobre la mesa. Es la hermana María Eunice (ME) la que marca el teléfono de la habitación y le dice que le ha dejado esos regalos. Desesperada, la hermana Jude busca a los padres de la niña muerta, pero entonces descubre que solo la golpeó con el carro y que siempre ha estado viva, ahora, convertida en una enfermera.

Mientras tanto, Thredson, el siquiatra asesino, viola a Lana mientras ella llora en silencio con él moviéndose sobre su cadera. Entonces, aprovecha un descuido, le rompe un portarretratos en la cabeza, le roba las llaves y corre; aunque él se levanta y alcanza a agarrarla de una pierna, ella le da un nuevo golpe y sale corriendo. En la carretera un hombre se detiene para llevarla, pero empieza a decir incoherencias sobre las mujeres y sus provocaciones a los hombres; en ese instante la muerte aparece en el asiento de atrás y Lana le pide que no se la lleve después de que logró escapar. Pero es a él a quien quiere. El hombre se pega un tiro en la boca y el carro sale de la carretera. En la escena siguiente, Lana aparece en una cama de Briarcliff con la hermana ME, que la consuela. Cuando Lana le da su versión sobre el siquiatra asesino, obvio es tomada por loca.

Kit Walker es otro que logra escapar. Está en la cárcel acusado de los asesinatos que él mismo declaró por sugerencia del siquiatra, con la idea de que así se quedaría recluido para siempre en el asilo y no sería llevado a la silla eléctrica. Pero al verse acusado, golpea a un hombre que lo entrevista y quien le ha dicho que Grace está muy enferma. Él llega al asilo a buscarla, pero la orden al verlo es de disparar. Es así como la mujer, ya recuperada por cuenta del dr. Arden, se para frente a Walker y recibe el disparo, como el beso de la muerte.

Detrás de cámaras del capítulo

Capítulo 6: La suma de los miedos

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
13 / 2012