El pasado, de Asghar Farhadi

"Farhadi contiene y dosifica las acciones y sentimientos en una sobria puesta en escena en la que nada parece estar de más." El pasado es la nueva película de Asghar Farhadi.
 
El pasado, de Asghar Farhadi
Foto: /
POR: 
Pedro Adrián Zuluaga

La familia no nos da tregua. Y una amplia zona del cine contemporáneo ha decidido asumir ese tema hasta, aparentemente, extenuarlo. Pero en los mejores casos, y El pasado es uno de ellos, de lo común y previsible surgen imprevistos matices y revelaciones. El director de esta película francesa, Asghar Farhadi, nació en Irán en los años previos a la revolución islámica de 1979, que transformó la política y la cultura de ese país. Con A propósito de Elly y La separación –cuarto y quinto largometrajes de su carrera– capturó la atención internacional con premios en Berlín para la primera y un Óscar a mejor película extranjera para la segunda. El pasado participó en la competencia de Cannes 2013 y su actriz, Bérénice Bejo (El artista), ganó el premio a mejor actriz.

Bejo es Marie, una mujer que se ve en el centro de una tupida red de afectos familiares desde el momento en que recibe la visita de su exmarido, proveniente de Teherán, y con el cual intenta formalizar un divorcio. La relación se presume una cosa del pasado y el divorcio un simple trámite burocrático. Pero el reencuentro tiene la capacidad de desbarajustar el precario universo emocional de Marie, ahora embarazada de su nueva pareja. Para hacer la situación más enmarañada aparecen los hijos de ambos con sus reclamos de atención y sinceridad. Y la esposa del nuevo novio de Marie, en coma después de un intento de suicidio.

Este explosivo material podría desbarrancarse en un exacerbado melodrama familiar. Pero Farhadi contiene y dosifica las acciones y sentimientos en una sobria puesta en escena en la que nada parece estar de más. Cuando es necesario desbordarse, gritar, salirse de los cabales, los personajes simplemente lo hacen, movidos por la necesidad de reajustar sus emociones. Pero El pasado no se trata de solo un film sobre sentimientos en conflicto. En el corazón de la película hay dilemas morales de profundo calado humanista: ¿cuál es nuestra responsabilidad con los otros? ¿En dónde termina el cuidado que les debemos a aquellos que amamos o hemos amado? Son preguntas que remiten al cine atormentado de directores como Philippe Garrel. Farhadi, iraní como ya se dijo, parece sentirse cómodo en esa tradición, tan francesa, de explorar los alcances y contradicciones de la relación hombre-mujer. Y por extensión, de cualquier relación.

El pasado es un buen ejemplo de un cine que se niega a hacer contorsiones formales, quiebres o experimentos destinados a sorprender al espectador. El director tiene una confianza plena en que lo que está contando, a pesar de que parezca algo ya visto, es suficientemente importante y nos concierne a todos. Que de esos lugares comunes que son la pareja, la familia o las relaciones no se ha dicho todo aún, o mejor, que cada época debe encontrar la manera de nombrar esos enigmas.

Calificación 3/5

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
agosto
13 / 2014