SUSCRIBIRME

Girls: Qué pesar con Ray

En este cuarto capítulo de la temporada es la realidad quien teje el hilo de cada historia y a veces, hay quienes se estrellan con ella de forma inesperada.

En este cuarto capítulo de la temporada es la realidad quien teje el hilo de cada historia y a veces, hay quienes se estrellan con ella de forma inesperada.

A veces cuesta abrir los ojos para despertar de un largo sueño, para ver el cielo y su brillo, para ver la realidad. Así lo demuestran las chicas de ‘Girls’ en este cuarto capítulo.

En medio del drama de Hannah por su ego herido termina el experimento de vivir con Elijah. El pobre Elijah no gana una en este «divorcio»: Hannah ha hablado con George, su ex, quien la deja quedarse con todos los muebles que le compró a Elijah durante la relación. Elijah sale de la casa con su maleta en la mano.

Jessa, por su parte, se enfrenta al final del sueño que era su matrimonio perfecto. Aunque su relación junto a Thomas John parece estar completa y viven en una fantasía de cuento de hadas donde ella es la princesa que disfruta de no hacer nada y él es el valiente caballero que le brinda todo y sólo espera llegar a pedir sus necesidades en casa, realmente no sabem mucho el uno del otro.  Perfecto. Los padres de Thomas quieren conocer a Jessa y organizan un encuentro en un restaurante elegante. Él se siente nervioso y le pide que no hable de más. ¿Hablar de más? ¿Acaso omitir su idilio podría ser motivo de angustia o inconformidad para su familia? Durante la cena conversan sobre la calidad de vida de Thomas: siempre solía salir con mujeres ambiciosas, exitoso, adinerado. Jessa habla de su carrera a medias como artista, su proceso de rehabilitación por heroína y Thomas la interrumpe agregando que probablemente será diseñadora gráfica, que jamás la ha visto consumir heroína durante su relación.

Luego de que Thomas le asegura que ella es el peor error de su vida y literalmente la define como “una puta sin ética laboral”.

Vea también: Las de la última fila: una serie que pone a prueba la amistad

Por otro lado, Hannah organiza otro encuentro casual para celebrar en compañía de Charlie (ex novio de Marnie), su novia Audrey y Marnie (a quien invitó según ella, “por cortesía”) para celebrar su primera publicación oficial como periodista en Jazzhate.com. Charlie y Audrey son los primeros en llegar. Cuando llega Marnie el ambiente no puede ser más tenso: Audrey odia a Marnie por ser «la ex», y Hannah no deja de recriminarle su desliz con Elijah.

Hannah, Marnie, Charlie, Audrey, Shoshanna Ray están cenando. El ambiente de torna tenso cuando Audrey acusa a Marnie de acosadora, de buscar a Charlie en todas partes. Su paranoia hace que Marnie se sienta incluso más incómoda y le pregunta a Hannah quién debería quedarse y ella sólo dice: “Charlie puede decidir quién se va”.

Marnie se marcha. En esas Ray confiesa que no tiene casa en ese momento y últimamente se ha quedado varios días en el apartamento de Shoshanna. Ella lo observa y se dice a sí misma: «¡Vives conmigo!» Lo triste es que no de la forma apropiada. Ray no tiene casa, tiene poco dinero, es lo que podría catalogarse como un perdedor de 33 años. No importa, ella está enamorada de él. Y él de ella.

El pobre Charlie no ha dejado de querer a Marnie y ella lo sabe. Por eso, cuando se encuentran en la terraza del edificio y él intenta besarla. Marnie lo aleja y le dice que está saliendo con Booth Jonathan. Charlie se enfurece y le dice que jamás volverá a obtener nada de él.

Vea también: ‘The Serpent Queen’, la serie sobre Catalina de Médici y su reinado en Francia

Aquí es cuando Hannah se reivindica por primera vez en toda la serie. Cuando Charlie baja de la terraza y no escatima insultos contra su ex novia por hacerlo creer que podían volver a estar juntos, Hannah la defiende vehemente: Marnie ha tenido un año espantoso; terminó con él, se quedó sin trabajo, su papá se quedó sin trabajo… Charlie es un idiota insensible, y no importa si Marnie también lo es: ellas pueden odiarse en este momento, pero siguen siendo amigas. ¿Cómo puede ser Hannah tan leal en un momento cuando ha sido tan completamente insensible una hora antes?

Jessa no tiene a dónde ir; se enfrenta a otro proyecto de vida que fracasa. Llega al apartamento de Hannah y se mete con ella llorando en la bañera. Jessa saca un moco de su nariz y lo sumerge en el agua de la bañera. Y Hannah le dice: “Te quiero de verdad. Siento que estés triste, ¡solo necesito deshacerme de tu moco!”.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
11 / 2013

Send this to a friend