El muro, una muestra de Eurocine

Eurocine 2014 está por comenzar y como una muestra de lo que se verá en este festival, asistimos a la proyección para medios de la película austriaca “Die Wand” (El Muro).
 
El muro, una muestra de Eurocine
/
POR: 
Juan Sebastián Alba Torres

Para ser sincero, nunca en mi vida había visto una película austriaca, y ese nombre me traía recuerdos de “The Wall” de Pink Floyd –nada más alejado de la realidad- así que no sabía qué esperar de ella pero me causaba mucha curiosidad enfrentarme a un tipo de cine que no es muy común encontrar en las salas de este país. Lo primero que supe de esta película es que es una adaptación del director Julian Pôlsler del libro homónimo de la escritora austriaca Marlen Haushofer, por cierto una adaptación que ha sido elogiada por la crítica debido a la fidelidad con la que fue llevada a la pantalla esta historia.

La versión “simple” de la historia es así: una mujer viaja a una cabaña que está en las montañas de Austria, rodeada de paisajes majestuosos, con ríos que atraviesan las montañas y que se ven cristalinos y puros como si la mano del hombre no hubiese llegado a ese lugar. Son paisajes exuberantes que sorprenden con su belleza y más aún con esas casitas que se ven pequeñas en la mitad de esos bosques gigantescos y verdes. Esta mujer, cuyo nombre nunca es revelado y que probablemente se encuentra rodando los cincuenta años de edad, llega a esta casa en la mitad del bosque en compañía de dos personas y un perro. Después de pasar una noche en esa cabaña, la protagonista se queda sola en compañía del perro y decide ir en busca de sus otros dos acompañantes, pero un muro invisible le impide el paso y la encierra en la mitad de esas montañas lo que la lleva a enfrentarse a la soledad y el aislamiento.

El recurso del muro invisible que aísla  puede ser un tema que esté de moda en las narrativas actuales; se ve en la serie Under the dome, y Los Simpsons también lo utilizaron en su película, sin embargo, lo verdaderamente fuerte en esta película es la soledad a la que se ve sometida la protagonista. Completamente aislada debe buscar compañía en los animales de granja que se convierten en su compañía y su carga, pues no solamente debe cuidar de ella, ellos requieren más atención para sobrevivir. La supervivencia se convierte en su objetivo diario, eso y tratar de no perder la cabeza bajo esa soledad inclemente que amenaza con hacerla rendirse de no ser por un diario en el que escribe para tratar de mantenerse cuerda y del que no se tiene certeza si alguien alguna vez alguien lo va a leer.

“Die Wand” es una película que plantea muchos interrogantes pues nunca dicen quién es ella, por qué llegó allá, qué pasó con ese muro o por qué la separa del resto del mundo. Es una película fuerte, con escenas duras y desesperantes pero que vale la pena darle la oportunidad de descubrirla, finalmente creo que ese es el espíritu de este festival.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
abril
22 / 2014