Laura Mora y el punk hecho cine

La cineasta, directora de películas fundamentales para el cine colombiano reciente como “Matar a Jesús” y “Los reyes del mundo”, trabaja actualmente en la adaptación de “Cien años de soledad” para Netflix.
 
Laura Mora y el punk hecho cine
Foto: Julian Gaviria /
POR: 
YHONATAN LOAIZA

En sus dos primeras películas, la directora antioqueña Laura Mora creó imágenes desoladoras que transformaban en poemas visuales los dramas de personajes que se enfrentaron con los problemas sociales más profundos del país. Pasó en Matar a Jesús, con el baile íntimo de una pareja imposible, una joven y el sicario que mató a su padre, en medio de una Medellín cuyas calles están desbordadas por una celebración futbolística, y también en Los reyes del mundo, en ese momento de descanso de sus protagonistas, cinco jóvenes excluidos de la sociedad, que exponen sus sueños mientras miran el paisaje inabarcable de esas tierras colombianas que han atestiguado tantas barbaries. 

Mora, quien también ha dirigido capítulos de series de televisión como Frontera verde y El robo del siglo, asegura que después de estas dos cintas solo tiene la certeza de que hacer cine es lo más difícil del mundo y, al mismo tiempo, lo que le da más felicidad.

“Ambas películas nacen de procesos de pensamiento muy largos, que también demandan una inmensa disciplina y perseverancia de mi parte y de las personas que trabajan conmigo […] Intento hablar de la complejidad de los seres humanos y alejarme de visiones maniqueas del mundo, al mismo tiempo que intento proponer imágenes que puedan perdurar en la memoria de los espectadores”, cuenta la directora. 

Los reyes del mundo, que el año pasado ganó la Concha de Oro a Mejor Película en el Festival de Cine de San Sebastián (España), es para la cineasta antioqueña una cinta supremamente personal, porque en ella expone de manera clara su relación con la vida y con el mundo en que habita. 

“Es una celebración y una condena del mundo que observo. Es una película que deja clara mis búsquedas poéticas y artísticas, así como mi lugar en la ficción, que, si bien bebe de la realidad, encuentra en la imaginación una inmensa libertad creativa”, añade. 

Laura Mora tiene la cabeza llena de momentos especiales de este proceso, como la concepción de la idea, compartir la película con el público, presentarla en los festivales y el triunfo en San Sebastián, pero asegura que también ha sido un proceso maestro, lleno de dificultades y retos, de luchas y dolores que jamás imaginó tener que enfrentar.

Antes de estudiar cine y de estrenar Matar a Jesús (2018), un filme en el que Mora recopiló sus reflexiones y pensamientos sobre el asesinato de su padre, la cineasta había experimentado con otra forma artística, la música, e incluso había formado su propia banda de punk. 

Uno de los proyectos en los que la directora antioqueña trabaja actualmente es la serie de Netflix que adaptará Cien años de soledad, la novela cumbre del nobel de literatura colombiano Gabriel García Márquez. Mora dirige tres de los ocho capítulos que tendrá la producción y asegura que ha sido un proceso sobrecogedor.

“La adaptación ha sido juiciosa, pero también hemos tenido claro que la literatura y el lenguaje audiovisual son dos formas de lenguaje supremamente distintas y que es posible que muchas veces no existan imágenes para describir la belleza escrita por García Márquez”, añade sobre esta producción.La cineasta, que sigue viviendo en Medellín, reafirma que el punk y el cine le salvaron la vida. Y precisamente desde ese lugar surge aquel estilo de una potencia expresiva, que puede ser tan demoledora como conmovedora.

(Le puede interesar: La buena hora de las producciones colombianas).

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
18 / 2023