‘WISH: El poder de los deseos’, entre la nostalgia de Disney y la mirada hacia el futuro

La última película de Disney ya está disponible en cines y será de seguro una sorpresa para los que han seguido los 100 años de historias de princesas, héroes y villanos.
 
‘WISH: El poder de los deseos’, entre la nostalgia de Disney y la mirada hacia el futuro
Foto: Cortesía Disney /
POR: 
Revista Diners

No todos los días se cumplen 100 años de Disney, por lo que los encargados de la producción de WISH no cargaron solamente con la responsabilidad de una nueva película, sino con la idea de hacer algo que sirviera de homenaje a las historias que formaron la infancia de tantas generaciones. Las princesas y villanos que construyeron este inmenso castillo de historias se ven condensadas en una producción que, si bien está pensada para el deleite de los más jóvenes, seguro despertará una inmensa nostalgia en los amantes de los cuentos de hadas. 

WISH cuenta la historia de Asha, una joven habitante de Rosas que, como todos, sueña con que sus deseos se hagan realidad. Y esto no es una metáfora, sino que literalmente existe en este pequeño reino una tradición en la que las personas, una vez cumplen los 18 años, entregan su deseo más preciado a su rey Magnífico, quien cada año hace una ceremonia en la que elige a uno de ellos para hacerlo realidad. Sin embargo, muy pronto nos enteramos que sus intenciones no están completamente puestas en el bien general de su pueblo. 

El camino de Asha como la única capaz de salvar a Rosas se desenvuelve en un universo lleno de referencias a las anteriores películas de Disney. Desde una animación que combina varios estilos hasta objetos y personajes sacados de otras producciones, WISH parece ser el único resultado posible de pensar cómo sería una historia que hiciera homenaje a los 100 años de Disney. En Diners hablamos con varios de los involucrados en la creación de esta cinta y esto fue lo que nos contaron. 

Sobre la creación de WISH: El poder de los deseos

Todo empezó en 2018 cuando Jennifer Lee, escritora y productora ejecutiva de WISH, le susurró a Chris Buck mientras estaban terminando la segunda entrega de Frozen: “Se acerca el 2023, los cien años. ¿Qué vamos a hacer? ¿Quieres estar involucrado?”. La idea de ser el encargado de la película que celebraría los 100 años de una franquicia tan grande lo convenció inmediatamente y así comenzó la creación de esta nueva historia. Solo tenían una cosa clara entonces, si bien este era un homenaje, querían que fuera algo completamente original y con esa idea empezaron a escribir.

“Esta fue una película pensada como una carta de amor a Disney desde un principio”, afirmó Juan Pablo Reyes, productor de WISH. “Queríamos crear emociones más que todo, así que empezamos a preguntarle a la gente qué era lo que les venía a la cabeza cuando pensaban en Disney e ideas como esperanza, alegría y deseos fueron de las cosas que más nos dijeron”. Rosas fue concebida como una tierra de cuentos de hadas, pero con importantes diferencias como que su protagonista no hace parte de la realeza como en otros cuentos. Con elementos así, WISH hace un balance entre lo clásico y la mirada hacia el futuro de Disney. 

En ese sentido, también se volvió un tema importante el desarrollo de la animación. La película logra algo nunca antes visto y es una confluencia de estilos que combina los fondos en acuarela de algunos clásicos como La Cenicienta con otras técnicas de animación más modernas características de las producciones más recientes de Disney. Según explica Jennifer Lee, esto fue un reto para el equipo pues nunca antes habían logrado combinar esto. “El matrimonio perfecto entre arte y tecnología fue la solución”, concluye Lee.  

Y en cuanto a la música, la elegida para esta producción fue la cantante y compositora estadounidense Julia Michaels. Curiosamente, Michaels tiene un álbum llamado ‘Inner Monologue’, un disco sumamente enraizado en las emociones, tal como las películas de Disney. Sería posible decir que esta experiencia la ayudó a escribir para la película, aunque esto no fue tan fácil. 

“Esta fue mi primera experiencia escribiendo para una película, no para una persona real, así que darle vida a algo inanimado fue verdaderamente nuevo para mí”, afirmó la cantante. Pero añadió que la forma de resolverlo fue a través de su conexión con Asha, la protagonista de WISH. “Asha es una mujer valiente, fuerte y hermosa, pero también es torpe, incómoda y vulnerable y yo no pude evitar tejer algo de mí en ella”, concluyó.   

El resultado no es una película más de Disney, es una historia original destinada a cautivar a los más jóvenes, pero también a aquellos que crecieron con las películas de Disney y que se pueden deleitar encontrando todas las referencias (algunas obvias, otras no tanto) que hay escondidas durante toda la película, como si fuera una pequeña caza del tesoro. 

Nuestra opinión 

WISH: El poder de los deseos. Disney
Foto: Cortesía Disney

WISH es una película para niños. Hay quienes interpretarán esto como una crítica negativa, pero les puedo asegurar que va mucho más allá de eso. Hay producciones de Disney y Pixar que apelan a temas como el manejo de las emociones, la elección de un camino profesional o incluso la muerte (por mencionar algunos nada más). Todos temas que, si bien están cubiertos en una historia de dibujos animados que de seguro puede darle un buen rato a los más pequeños, casi podría decirse que están hechos para el disfrute de personas un poco mayores. 

Eso sí, como afirma el productor Juan Pablo Reyes, “Disney trasciende la edad”, por lo que parece inútil enfrascarse en un debate sobre si algo es para niños o no. Entonces ¿por qué empezar por ahí? Porque es una película que de seguro les encantará y a los demás los volverá niños otra vez. Esta no es una película que experimente con temas que solo puedan hablar “los grandes”, es una película que se asienta en la idea de que nuestros deseos son el motor de nuestra vida y creo que este es uno de los primeros sentimientos que aprendemos a experimentar. 

Los creadores de WISH decidieron escoger la figura del ‘deseo’ como la protagonista de esta película porque es una con la que se pueden identificar todos por igual. Está en el juguete que un niño pide en Navidad tanto como en un adulto que espera saber si obtuvo el trabajo de sus sueños. Nuestros deseos no mueren, solo mutan. Y uno de los sentimientos más puros e intuitivos de cualquier ser humano es tener la capacidad de tronar los dedos y hacer que todo lo que queremos llegue a nuestras manos. 

Es esto lo que Disney ha hecho durante los últimos 100 años, permitirnos vivir esa vida en la que un hada madrina agita su varita y todos nuestros problemas se van o un genio en una lámpara nos dota de un poder infinito. WISH es un homenaje al poder de creer que solo basta desear con suficiente fuerza para llegar a tener lo inimaginable. Usted que me lee hoy probablemente no sea un niño, pero si tiene la oportunidad, vaya a ver WISH como si lo fuera. Incluso, aún mejor, si tiene la oportunidad de compartir esta experiencia con uno de ellos, de seguro recordará qué fue lo que lo enamoró de Disney en un principio. 

(Le puede interesar: ¿Vale la pena ver Los juegos del hambre: balada de pájaros cantores y serpientes?)

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
noviembre
23 / 2023