Escándalo Americano: Glamour, mentira y obsesiones

El director David O. Russell utiliza uno de los escándalos más grandes de los años setenta para caricaturizar la obsesión estadounidense con la moral.
 
Escándalo Americano: Glamour, mentira y obsesiones
Foto: /
POR: 
Santiago Reyes

American Hustle (“Escándalo Americano”), del director David O. Russell, cumple con algunas de las obsesiones que tienen los grandes lanzamientos de Hollywood en la presente temporada.

Una de ellas es la recreación de un gran escándalo en una etapa histórica: el entramado que involucra al alcalde de New Jersey a finales de los años setenta, donde hay toda una lucha interna de poderes. También está la fijación por los personajes sagaces, vividores del sueño americano, oportunistas profesionales, tipos hechos a pulso y gangsters que siempre nos hacen rehenes con su encanto.

Ahí tenemos las excelentes actuaciones de Christian Bale interpretando a Irving Rosenfield, un empresario de las tintorerías, multiprestamista y falsificador en su tiempo extra, quien junto a su socia Sydney Prosser (Amy Adams) se enredan con verdaderos capos de la mafia local, donde termina involucrado el alcalde de la ciudad Carmine Politi (Jeremy Renner) quien presume ser un alcalde popular y cercano con los “empresarios locales”.

Es en medio de estos enredos que aparece esa obsesión con la moral, tan propia de la sociedad estadounidense, cuando entra en escena la intervención de las agencias federales y ese temor latente por los límites entre la verdad y la mentira. Ahi encontramos al agente Richie Di Maso, interpretado magistralmente por Bradley Cooper, quien se presenta como un tipo vanidoso, con ambiciones particulares en el FBI, que a pesar de todo, encuentra como su jefe de departamento (interpretado por Louis C.K.) se interpone como esa voz sabia que llama a calmar las pasiones para no defraudar al “sistema”.

Mención aparte requiere la actuación de Jennifer Lawrence como Rosalyn Rosenfield, la ex esposa de Irving quien destaca por su combinación de inocencia y poder de seducción. Esta interpretación le valió estar nominada a mejor actriz de reparto para los Premios Oscar y el Globo de Oro en la misma categoría.

Todos esto adquiere un aire más sublime con una banda sonora que contiene fragmentos de David Bowie, Elton John y Duke Ellington para darle glamour a unas secuencias con abrigos suntuosos y tremendos cortes de cabello cortesía del excelente trabajo en fotografía, vestuario y dirección de arte.

Estos detalles hacen que esta historia se presente como una firme candidata a ganar en los premios de la Academia, sobre todo cuando estan en una competencia de historias que pretenden jugar con los límites de una audiencia que cada vez es más difícil de sorprender.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
5 / 2014