Transformers vuelve a la pantalla grande con una precuela con aires peruanos

La saga de los robots automatizados vuelve a la acción luego de cinco años de espera con robots hablando quechua y apelando al origen de su historia.
 
Transformers vuelve a la pantalla grande con una precuela con aires peruanos
Foto: Courtesy of Paramount Picture
POR: 
Revista Diners

La crítica y los fanáticos están divididos con la última película de los Transformers: Rise of beast, que ya está disponible en las principales salas de cine de Colombia. Por un lado, los fanáticos aseguran que es fiel a los cómics futuristas de los años noventa, así como a su spin-off para la televisión llamado Beast Machines. En estas historias originales, como en la película, se presentan a las facciones de los Maximals, los Predacons y los Terrorcons, capaces de transformarse en animales salvajes con tuercas ancestrales.

Entre tanto, la crítica, como la de Poramy Nicholson del New York Times, dice que es un fracaso: “Cinco guionistas acreditados y ninguna participación convincente. ¿Qué tan inútil es amenazar a los personajes principales, y mucho menos a la Tierra, en una precuela? Peor aún, en el clímax, las máquinas grises golpean en un terreno gris bajo un cielo gris”.

Y es justamente porque los escritores Joby Harold, Darnell Metayer, Josh Peters, Erich Hoeber y Jon Hoeber decidieron apegarse a los cómics originales de la franquicia que empezó todo este sueño. Además, su director Steven Caple Jr. (Creed II) quería tomar un camino diferente al de Michael Bay, el director que empezó la construcción del mundo de los Transformers, pero que terminó en una serie de batallas sin sentido entre máquinas.

La trama con un militar y una museóloga

Dominique Fishback como Elena, una pasante del museo, y Anthony Ramos como Noah, un militar retirado en busca de trabajo unen sus destinos cuando este último entra a robar una pieza del museo de Elena, custodiado por un Porsche llamado Mirage (Pete Davidson), quien a su vez es amigo de nada más y nada menos que de Optimus Prime (Peter Cullen), el camión más querido de la pantalla grande y quien además gana más protagonismo y sentido de la justicia con el director Caple, es decir, como lo solía hacer en las series de televisión y cómics de los años 90.

Al elenco se le suma un halcón robotizado (Michelle Yeoh), una motocicleta deportiva (Liza Koshy) y Primal, un gorila robotizado (Ron Perlman), que es aún más sabio que el propio Optimus Prime.

Una llave que destruirá al mundo

Transformers: Rise of beast traslada la batalla a los autobots y decepticons a Machu Picchu, las tierras sagradas del Perú porque allí se encuentra una pieza faltante. A su llegada, es que conocen a los Maximals, las bestias mecánicas que no se transforman en nada y que son en pocas palabras los guardianes del Amazonas peruano y las tierras sagradas del Perú.

Resulta que el museo ha escondido por miles de años una llave maligna que sirve para desmantelar a la Tierra, junto a todos sus recursos valiosos, y los autobots desean obtenerla con la ayuda de Noah, sin embargo, los decepticons aparecen con el devorador de planetas (Colman Domingo), Scourge (Peter Dinklage), cuya aparición emociona a los más puristas de la historia, pues es uno de los míticos villanos de la historia de Transformers.

A la vista también salta el conocido y querido Bumblebee, con la inocencia de un cachorro, como lo presentó el director Travis Knight con su película en 2018, Stratosphere en la voz de John DiMaggio, quien es conocido mundialmente por interpretar también a Bender, el robot de la serie Futurama.

Rumbo a Perú

Foto: Muro de piedra en Sacsayhuamán.

Para esta incursión el director Steven Caple y su equipo se trasladaron a la región de San Martín para grabar en la selva de Tarapoto, el Alto Shilcayo, Chazuta, Shapaja y las cataratas de Ahuashiyacu, que son poco conocidas dentro de los atractivos turísticos de Perú.

Allí resulta que los Maximals tienen una relación bastante estrecha con la comunidad que incluso se comunican en la antigua lengua quechua y son justamente los humanos los verdaderos guardianes de los secretos de estas máquinas que aterrizaron en la tierra hace miles de años. 

Otro espacio presentado en la película en Muyucmarca, uno de la tres torres ancestrales del templo Sacsayhuamán, además de la fortaleza del Parque Arqueológico del lugar y por supuesto la típica postal de Machu Picchu con su exuberante vegetación, sus zonas montañosas rodeada de barrancos y su arquitectura que es reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

¿Iron Man aparece en la película?

No le queremos hacer un spoiler pero una de las críticas más acertadas de la prensa es el uso de un traje muy similar al de Iron Man, que alcanza a utilizar Noha, uno de los protagonistas de la historia. Con este traje es capaz de sostener a Optimus Prime, entre otras súper habilidades. 

Entre tanto, vale la pena rescatar que Transformers: Rise of beast busca traer la esencia de los cómics a la pantalla grande y que a diferencia de otras grandes producciones, lo lograron sin la intervención del equipo de ejecutivos que Bay Films, la productora del mismísimo Michael Bay, padre de los Transformers en el cine. 

Esperamos que su inversión de 200 millones de dólares sea el inicio del despertar de una franquicia que busca lograr el éxito de Avatar y The Avengers.

¿Le gustaría ver la película de Transformers: Rise of beast? Escríbanos a nuestras redes sociales @dinersrevista

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
junio
8 / 2023