El lobo de Wall Street: codicia, excesos y humor

La nueva película de Martin Scorcese se basa en la vida llena de excesos de Jordan Belfort. Se estrena en Colombia el 24 de enero.
 
El lobo de Wall Street: codicia, excesos y humor
/
POR: 
Juan Sebastián Alba Torres

Martin Scorcese y Leonardo DiCaprio vuelven a trabajar juntos en la pantalla gigante, esta vez llevan la historia de Jordan Belfot, un corredor de bolsa que fue condenado en 1998 por fraude y obligado a pagar algo más de 110 millones de dólares a sus víctimas.

El resultado de esta unión es El lobo de Wall Street, la historia de Jordan Belfort quien comienza su carrera profesional en la Bolsa de Nueva York a los 22 años, cuando decide que su futuro económico está en este lugar. Ingenuo pero con mucha ambición comienza su trasegar por los mercados bursátiles. Durante este tiempo conoce a un corredor de bolsa que le muestra cómo es el verdadero mundo de Wall Street y lo que debe hacer para sobrevivir y tener éxito en ese mundo, eso incluye drogas, prostitutas y estafas maquilladas como inversión en acciones.

Luego del Lunes Negro, la mayor catástrofe en la bolsa desde la caída de 1929, Jordan y la mayoría de corredores de bolsa pierden sus trabajos. Jordan consigue empleo en una pequeña agencia que vende acciones de bajo precio de empresas que no valen nada, pero con engaños y mucha astucia logra su ascenso a Wall Street acompañado por un grupo de fracasados que él mismo recluta y convierte en un grupo de elegantes corredores.

Con ayuda de estos personajes funda Stratton Oakmont, la compañía que lo haría multimillonario a través de estafas y recaudo ilícito de dinero. Con una empresa consolidada y una fachada que no levanta muchas sospechas, Jordan logra crear un imperio caracterizado por los excesos.

A pesar de lo fuerte de su argumento, esta película es una comedia muy bien lograda por Martin Scorcese y un Leonardo Dicaprio que sorprende en cada escena, sobre todo con sus discursos de motivación hacia sus corredores, en los que logra que el espectador se sienta como en la sala de Stratton Oakmont. Las situaciones hilarantes se presentan a lo largo de la película, los diálogos son divertidos y ninguna actuación desentona. Leonardo DiCaprio ya ganó el Globo de Oro como mejor actor por su interpretación de Jordan Belfort y está en carrera por el Oscar. ¿Será este su año? No es seguro, pero no hay que desaprovechar la oportunidad de verlo como el Lobo de Wall Street.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
enero
17 / 2014