El homenaje a Luis Caballero: 25 años de su partida

Hasta el 22 de agosto estará abierta la retrospectiva del pintor bogotano Luis Caballero en la galería El Museo de Bogotá.
 
El homenaje a Luis Caballero: 25 años de su partida
Foto: Cortesía Galería El Museo
POR: 
Revista Diners

Hace 25 años falleció Luis Caballero. Tenía 51 años y, sin duda, pasará a la historia como uno de los grandes pintores de Colombia en el siglo XX. Reconocido por sus desnudos, sobre todo masculinos, expresaba por medio de esos cuerpos todo tipo de emociones: placer, dolor, belleza y hasta horror.

Para rendirle homenaje, la galería El Museo abrió una retrospectiva, con cerca de 250 obras, que abarcan su trabajo inicial en los años sesenta, con colores vivos y formas planas, propias del arte pop, hasta sus últimas piezas, referencias gráficas de la violencia, donde las manchas, poses y fragmentos corporales cobran protagonismo.

Cada sección de la muestra Homenaje 25 años después, que podrá visitarse hasta el próximo 22 de agosto con todos los protocolos de bioseguridad, es un reflejo de su evolución y un diálogo entre el erotismo, los retratos y los desnudos masculinos en diversas técnicas, como grabados, serigrafías, óleos y dibujos en carboncillo. Además, la muestra presenta una serie de escenas porno dibujadas, que forman parte de un trabajo poco conocido del artista.

La belleza corporal

Caballero siempre fue taciturno y tímido. Nació en Bogotá el 27 de agosto de 1940. Estudió en el Gimnasio Moderno y luego pintura en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de los Andes.

Marta Traba, una de sus grandes maestras, lo definió como un alumno silencioso y devorado por la timidez. “Entre la herencia de una familia de filósofos ironistas y su propia errática fragilidad personal, era preciso que descubriera el erotismo como camino y meta”. En 1963 ingresó a la academia de pintura La Grande Chaumière, de París. En los años setenta Caballero se inspiró en el arte religioso español del siglo XVI, y encontró la fascinación por el erotismo y el manierismo como si fuera un artista de esa época.

Violencia y religión

A finales de los años setenta y comienzos de los ochenta la pintura del bogotano se convierte en la creación de una imagen sagrada, donde la violencia y la religión son dos ejes fundamentales, así como el dolor y el placer: fascinaciones que lo perseguían desde niño y que ahora se reflejaban en cada trazo.

Luis Caballero

Durante esta década los retratos y autorretratos cobraron vida. Su observación se concentró en las miradas y rostros de diferentes hombres que posaban ante él, sentados o acostados. Dibujar un modelo le parecía lo más difícil y apasionante: “No solo se tiene la angustia ante el cuadro que, se hace y se deshace, sino que además está la presencia de un tercero: el modelo que participa no solo como forma sino como fuente de sensaciones”, afirmó en su libro Me tocó ser así (1986).

Luis Caballero

Las fotografías de los periódicos que circulaban con las imágenes de personas asesinadas y cadáveres expuestos fueron un referente clave para sus últimas obras. Estos cuerpos desnudos, sin rostro, ratificaron lo que ya se sabía: Caballero no solo trabaja el desnudo incitado por el deseo, sino basado en las más brutales referencias gráficas de la violencia de la época.

Luego de padecer una larga enfermedad, Luis Caballero fallece el 19 de junio de 1995. Sin embargo, su legado artístico se mantiene más vivo que nunca.

Le puede interesar: 8 cursos de arte gratuitos para hacer en línea desde casa

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
julio
22 / 2020