SUSCRIBIRME

Odeón y Sincronía: astucia del arte sin límites

Odeón y Sincronía son dos ferias de arte que harán parte de la toma artística que ha llegado a Bogotá. La creatividad, el ingenio y la capacidad de gestionar recursos hacen parte de la propuesta de ambas muestras.

<div>Odeón: Tatiana Rais</div>
<div>Sincronía: Eduardo Serrano</div>
<div>Odeón: Juliana Steiner</div>
<div>Sincronía: Laura Jaramillo</div>
<div>Las organizadoras de Odeón: Vanessa Adatto, Juliana Steiner, María Fernanda Currea, Tatiana Rais</div>
<div>Odeón: Vanessa Adatto</div>
<div>Odeón: María Fernanda Currea</div>
<div>Sincronía: Danilo Rojas</div>
<div>Sincronía: Walbert Pérez</div>
<div>Los organizadores de Sincronía: Laura Jaramillo, Danilo Rojas, Walbert Pérez, Eduardo Serrano</div>

Odeón y Sincronía son dos ferias de arte que harán parte de la toma artística que ha llegado a Bogotá. La creatividad, el ingenio y la capacidad de gestionar recursos hacen parte de la propuesta de ambas muestras.

Es apenas natural que la ciudad se active durante los días del arte de octubre gracias a la plataforma de artBO. De hecho, por cuenta de Miami Art Basel, se detonaron unas 20 ferias paralelas. Todas las galerías y espacios culturales de la ciudad inauguran importantes exposiciones, se abren los talleres de los artistas para que podamos saber cómo es que trabajan y, todos tienen una programación de eventos imperdible. Además, habrá dos ferias de arte más en dos puntos opuestos de la ciudad: La Candelaria y Usaquén. Se trata de Odeón y Sincronía.

Y, como si fuera poco, queda la cereza sobre el ponqué: un grupo enorme de artistas independientes que quieren que conozcamos sus propuestas abrirán las puertas de sus estudios. Lo interesante de este año es que todo este esfuerzo que hacen las instituciones culturales de la capital estará contenido dentro de un mapa que pondrá a circular la gerencia de artes plásticas del Instituto Distrital de las Artes, Idartes, para que nadie se quede sin saber qué pasa en dónde. La idea es que se vea detrás de todas estas propuestas un entramado de ciudad decorada de arte.

Por supuesto que hay que seguirles la pista a las chicas de Odeón, que cuentan con uno de los espacios más atractivos de la ciudad, el Teatro Odéon (más recordado como el antiguo TPB), al que convirtieron en una suerte de ruina renovada en pleno centro de la ciudad. Como ellas mismas lo definen, es un edificio que tiene la estética del abandono pero con las adecuaciones de un centro de convenciones. Aunque brillaron el año pasado tras armar una feria impecable en tres meses –un milagro, dirían muchos-, no se encandilaron ni se apagaron. Por el contrario. Estas cuatro jóvenes emprendedoras, Tatiana Rais, María Fernanda Currea, Juliana Steiner y Vanessa Adatto, ya hacen parte del circuito de las artes en la capital y tienen muy claro que lo suyo no es un proyecto efímero ni un capricho. Son creativas y saben gestionar recursos.

Con Odeón tienen un objetivo claro: ir más allá de la noción abstracta de ‘arte joven’, por lo cual no categorizan lo que exponen por la fecha de nacimiento de quien lo hizo. En su lugar, les interesa extender la mirada, y el coleccionismo, de lo que se concibe como arte contemporáneo y poner en escena el trabajo colaborativo que cientos de artistas están haciendo por medio de las redes (no solo sociales) y que muestran inquietudes comunes sobre el mundo en que vivimos y al mercado al que le rendimos pleitesía. Y lo harán con esa virtud enorme de no tomarse tan en serio (habrá un performance del colectivo de NY/ Medellín La Tienda en donde la gente podrá darle de comer a los curadores…), así como preguntándose si existen otras vías para vivir del arte. Para ello, este año podremos ver los trabajos de los cubanos Elizabeth Cerviño, Rafael Villares y Marianela Orozco; los españoles Mariano Vargas y Robert Ferrer; los argentinos Guillermo Marconi y Natalia Revilla y el japonés Xu Guofeng. Y veremos con qué nos sorprende este año la galería colombiana Mü, especializada en fotografía, que el año pasado mostró trabajos de una sofisticación impresionante.

Vea también: Gala MAMBO 2022: La fantasía del arte

Y si nos vamos al otro lado de la ciudad, al norte de la capital (bastante desprovista de escenarios culturales), nace una nueva feria, Sincronía. Justo al lado de la iglesia en la plaza de Usaquén, en el centro de estudios pastorales (Claustro de Santa Bárbara), una de esas preciosas edificaciones con patio que aún conservan el estilo republicano, veremos decenas de talleres de artistas que venderán su obra de forma directa, algo bastante inusual en un marco ferial. Fue creada por Laura Jaramillo, directora de la galería La Localidad y es asesorada por Eduardo Serrano y Andrea Walker, exdirectora de ArtBo. De esta manera, cerca de 40 artistas –entre ellos, algunos reconocidos como Walbert Pérez, Danilo Rojas o Rossina Bossio- tendrán su stand en el marco de la Plaza de Usaquén y, así, podrán contarle al público cómo trabajan. Es una apuesta audaz que veremos qué resultados trae.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
12 / 2012

Send this to a friend