Leer ayuda a aliviar la depresión, según la ciencia

En el Día Mundial de Lucha contra la Depresión le mostramos el poder que tienen los libros para aliviar enfermedad.
 
Leer ayuda a aliviar la depresión, según la ciencia
Foto: Ben White en Unsplash
POR: 
Revista Diners

Hubo un tiempo en que leer era un lujo. Solo los ricos podían hacerlo. Ahora vivimos en tiempos en los que leer es casi cualquier cosa como lo es tomar un vaso de agua en la mañana. Esa generalidad nos ha forjado una relación menos trascendental con las letras. La publicidad de las paredes, el celular, la ruta para tomar el bus, cada cosa a nuestro paso está decorada con un letrero y esa aquí donde encontramos una interesante relación entre los libros y la depresión.

Sin embargo, esto es poco conocido a nivel mundial porque irónicamente cada vez se leen menos revistas, libros e historias, bien sea en digital o en papel. Ser potenciales lectores, paradójicamente, nos ha alejado de la certeza de serlo.

¿Por qué no leemos si es bueno para aliviar la depresión?

En 1978, solo el 8 % de los estadounidenses afirmó no haber leído siquiera un libro durante el año anterior, según una encuesta de Gallup. Sin embargo, desde entonces -casi 46 años- esa cifra ha crecido solamente un 24 %, incluyendo audiolibros y cuentos cortos, así como lo confirma la encuesta del Centro de Investigación Pew.

La idea de que no leemos libros está generalizada y no es mal vista: a nadie lo van a rechazar en su trabajo, en su grupo de amigos, por no haber leído la Odisea o la historia sobre Don Quijote de la Mancha.

Es tal vez por esa razón que las personas han dejado de leer, sin mencionar la posición privilegiada que tienen las redes sociales y las tecnología por captar nuestra atención. Sin embargo, si usted tiene depresión, esto le puede interesar: cada vez más aparecen estudios e historias de vida que enfatizan en la importancia de leer libros y de los beneficios que esto trae a la salud y el bienestar mental.

Una lectura que cura la cabeza y el corazón

Un artículo del diario británico The Telegraph había anunciado que los médicos del país podrían prescribir una selección de 30 libros como parte del tratamiento médico para aliviar la depresión y ansiedad en algunos pacientes. La lista incluyó títulos como:

Overcoming Relationship Problems de Michael Crowe.

The Feeling Good Handbook de David Burns .

How to Stop Worrying de Frank Tallis.

Feel the Fear and Do it Anyway de Susan Jeffers

Bridget Jones: The Edge of Reason.

Además, incluyó también otros libros que trataban sobre la preocupación y la ira. Pero también otros que, se creía, podían ayudar subir el ánimo como novelas, poemas y cuentos.

Esto funciona para aliviar la depresión

Quienes llevaran a casa una prescripción como esta tenían la posibilidad de ir a cualquier biblioteca pública a buscar el ejemplar ordenado por el médico.

Dos años después se publicó un informe oficial en el que se informó que el programa Reading Well Books on Prescription, dirigido por The Reading Agency, la Sociedad de Bibliotecarios Principales y los socios de salud, había sido un éxito asombroso, con una participación de medio millón de personas.

El noventa por ciento de los que participaron dijeron que los libros les habían ayudado a comprender su enfermedad (ansiedad, depresión o demencia) y el 55 por ciento dijo que su título prescrito en realidad ayudaba a aliviar sus síntomas.

Un ejemplo a seguir

Michelle Kuo, maestra, abogada, escritora y profesora, ha utilizado la lectura como una herramienta para tratar con los enredos familiares e internos de hombres que, por distintos motivos, han terminado en prisión. Reading with Patrick fue el libro que Kuo publicó para contar una memoria muy específica: la historia de amor por la lectura que compartió con Patrick, un hombre que fue condenado por asesinar a alguien.

Kuo se acercó a él porque años atrás había sido su maestra en el colegio y conocía de su potencial. Al volver a verlo empezó a trabajar en sus emociones, sus problemas y su historia de vida a través de la lectura. Los libros fueron la forma de acercarse. Walt Whitman y C.S Lewis hicieron parte de su repertorio de lecturas, también guías sobre árboles y pájaros, y los favoritos de Patrick: el diccionario y haikus.

Luego pasaron a leer las memorias de Frederick Douglass, un abolicionista estadounidense negro que sufrió la esclavitud y quien hizo énfasis en la importancia de la lectura para lograr la emancipación. Patrick se vio representado más que nunca en este relato.

La idea de ser una especie de esclavo (de sus miedos, sus temores y sus acciones) estaba presente en esas líneas. De a poco los libros transformaron la vida de Patrick y la forma en que veía la vida.

Cambiar vidas a través de la lectura

Michelle Kuo ha impartido talleres en San Quentin a través del Proyecto de Prison University, el único programa que entrega títulos universitarios en una prisión estatal en California.

Allí conoció a algunos de los estudiantes más motivados de su vida.

Leer salva vidas, pero no hay que esperar a estar enfermo, triste o cansado para buscar los libros.

Hay miles de razones para llevar siempre un libro en el bolso.

Las horas que puede invertir en un cuento de Gabriel García Márquez mientras hace fila en un banco, lo sacarán de esa realidad, le ampliarán su vocabulario y le desatará la imaginación.

También le puede interesar: Los 24 libros de menos de 200 páginas recomendados por TED

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
enero
13 / 2024