“El papel es la ventana a la sinceridad de los artistas”

Por tercer año consecutivo, la Galería El Museo presenta Lenguajes de papel 2012, con obras de artistas consagrados como Luis Caballero y David Manzur, junto a nuevos nombres del arte colombiano.
 
Foto: /
POR: 
Juliana Rojas H.

ice Carlos Salazar, artista y comisario (quien realiza la selección de obras) de la exposición Lenguajes de Papel 2012, que el origen del papel se vio marcado por el secreto y la persecución. Desde su invención por los chinos en el año 105 d.C., fue ocultado de manera celosa durante cerca de 500 años. Luego, la Iglesia Católica prohibió su uso por considerarlo un invento pagano. “El papel tuvo un lugar muy importante en nuestra sociedad, después de ser escondido y perseguido. Ahora volvemos a ponerlo en tela de juicio con la llegada de la era digital que anuncia su desaparición. Pero no debe haber una suplantación, sino que con todos los nuevos medios pueden convivir de manera simultánea”, opina Salazar.
Esa es una de las razones por las que la Galería El Museo de Bogotá ha realizado durante tres años la exposición Lenguajes de Papel, para darle su lugar a este material dentro del arte.Además, explica Salazar, a muchos coleccionistas las obras en papel les produce cierto recelo, porque no tiene la misma durabilidad que aquellas hechas en madera o en tela. Sin embargo, explica que si se conservan adecuadamente, alejando la humedad y en un buen marco, podría durar cientos de años. Además, por ser el primer material del artista, donde se trazan los bocetos y los dibujos de la obra, tiene una particularidad especial: “En el papel se ve la sinceridad de los artistas, uno ve el verdadero Botero en el papel”.

17 artistas en dos espacios
En los dos espacios de El Museo se mezclan obras de 17 artistas, desde nombres consagrados como Enrique Grau, Fernando Botero, Luis Caballero, David Manzur, Débora Arango, hasta jóvenes artistas como el mismo Carlos Salazar, Catalina Ortiz, Andrés Bonilla, Starsky Brines o Manuel Calderón. Del primer grupo, se rastrearon sus obras por todo el país, en museos y colecciones privadas; a los segundos se les invitó a través de una convocatoria y muchos trabajaron estas obras en papel, exclusivamente para la exposición.
Así es como comparten espacio dibujos de Luis Caballero y óleo sobre papel de Beatriz González, con obras tridimensionales como las de Catalina Ortiz y dibujos que evocan la cultura del grafitti, como los de Starsky Brines.

Carlos Salazar: al mejor estilo del matrimonio artístico de Christo y Jeanne Claude, que realizan instalaciones artísticas ambientales en las que han ocultado bajo telas enormes monumentos del mundo, Carlos Salazar, en su paso diario por el centro de Bogotá, se ha encontrado con esculturas a lo largo de la cuestionada obra de la calle 26, también ocultas en ese trasegar sin rumbo de los cambios urbanísticos. Por eso, a manera de ironía en una especie de maqueta bidimensional, con acuarela aguada, tomó las imágenes de esculturas públicas como El mono de la pila o La rebeca y las ocultó al estilo de Christo y Jeanne Claude. “Es una ironía, una burla a todo este cuestionamiento de las obras de cambios de la ciudad, como si nunca se fueran a acabar. Además, la gente pasa por el lado de las esculturas todos los días, pero no sabe su historia y si se les pregunta el lugar en dónde están, no lo conocen”.

Catalina Ortiz: su trabajo es una secuencia de cuatro instalaciones en las que usó papel de pastelería para hacer alusión a sus productos, como galletas o los afamados cupcakes recargados en decoración. Otro punto en común de su trabajo son los corazones, porque ella dice guiarse siempre por el suyo, especialmente cuando algo parece no salir, solo deja que hable y encuentra la respuesta. “La cabeza miente”, le decía un profesor y ella tiene la seguridad de que así es. Por eso cree que la caja torácica es una zona siempre protegida por todos. “Si nos sentimos nerviosos, vulnerables o incómodos, nos cruzamos de brazos. Cuando empecé a hacer yoga y a abrir el pecho, sentí cambios y mucha energía”, dice la artista. Esta idea la plasmó en su obra Doble empaque, en la que un corazón de hojaldre está protegido dentro del pecho. O en Río rojo, una serie de galletas en forma de peces que nadan en aguas rojas, unos anzuelos intentan pescarlos: “Es la representación de lo que queremos ocultar adentro y no dejamos salir”.
La exposición está abierta desde el 19 de enero hasta el 3 de marzo.

Carrera 11 # 93A-43 – Bogotá D.C. Colombia

Imágenes de las obras

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
enero
25 / 2012