SUSCRIBIRME

Botticelli: un audaz pintor que mezcló lo pagano y lo religioso

Una exposición en el museo Victoria and Albert de Londres, en 1996, resaltó la genialidad de Botticelli, este maestro del Renacimiento.

Foto: Primavera, Sandro Botticelli, ca. 1482

Una exposición en el museo Victoria and Albert de Londres, en 1996, resaltó la genialidad de Botticelli, este maestro del Renacimiento.

Esta nota titulada Botticelli: un audaz pintor que mezcló lo pagano y lo religioso, fue publicada originalmente en Revista Diners No. 316, julio de 1996

Alessandro di Mariano Filipepi, llamado Sandro Botticelli por culpa de su hermano apodado Botticello (Barrilito), nació hace cuatrocientos cincuenta años en la Florencia de los Medicis. Formado desde temprana edad en los talleres de Filippo Lippi, Antonio del Pollaiollo y Andrea Verrocchio, Botticelli entró desde muy joven al servicio de los Medicis- poderosa familia gobernante de Florencia- a quienes debió su fructífera producción.

Quizás debido a que representaba las ideas antiguas y las nuevas en pintura, Botticelli alcanzó un valor único en su tiempo, por cuanto expresó la conjunción del mito clásico pagano aunado a la mística cristiana renacentista. Merced a esa posición singular se hizo pronto famoso al recibir el encargo oficial de pintar el retrato de los hombres que mataron a Giuliano de Medici e hirieron a su hermano Lorenzo en la catedral de Florencia en 1478. Culminó ese primer período de pintura religiosa de sus arrebatadas Madonnas con el encargo de pintar en la Capilla Sixtina tres grandes frescos alusivos a escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento.

El renacimiento de Venus, por Walter Crane (1987).

Su segundo período se inició con su regreso a Florencia, donde estrechó lazos con sus mecenas Medicis y con filósofos como Marsilio Ficino y Pico de la Mirandola, inspiradores de su obra mitológica primera: La primavera, composición alegórica en la que Venus ensimismada contempla el bullicioso despertar de la primavera. Evidentemente, esta obra es el preludio de la revolución pictórica renacentista, no sólo en la forma sino en el contenido mitológico. Botticelli fue el primero en pintar temas mitológicos tan monumentales que en tamaño y factura competían en el arte religioso de la época. Introdujo de este modo no solo los temas paganos en el arte sino que creó una obra sugestivamente erótica, aunque de forma tal que no hiriese los sentimientos religiosos de la época.

Vea también: Juanes lanza libro biográfico para celebrar sus 50 años

Botticelli

Su audacia no paró ahí, pues Botticelli fue además el primero que pintó una Venus desnuda y al mismo tiempo se hizo el portavoz del resurgimiento de esa visión pagana del amor de cuño neoplatónico. La aparición de este nuevo tipo de pintura representado en La primavera tendría su complemento en El nacimiento de Venus, su obra más famosa, procedente igualmente del encargo de la Villa del Castello, de la que era propietario Lorenzo de Pierfrancesco, primo de Lorenzo de Medicis. El nacimiento de Venus plasmó esa feliz coincidencia de los motivos erótico-sensoriales del amor profano con los místico-espirituales del ágape cristiano. Obedeció a esa visión platónica de la interacción de lo sensible y lo suprasensible en la unión amorosa.

The Birth of Venus with baci, esselunga, barilla, PSP and easyjet, Por tomoko Nagao (2012-2014)

Los neoplatónicos interpretaron El nacimiento de Venus como la génesis de la humanitas, virtud que conjuga la templanza espiritual con la efervescencia sensitiva de la pasión amorosa. Esta estremecedora expresión de su Venus, la cual sin otra envoltura que su durada cabellera se ve trasplantada a la playa por los céfiros, se complementa con su otra Venus, la que domestica a Marte y adormece su pasión. Este aparente contraste entre una Venus celestial y otra profana no debe hacer olvidar que su propósito no era otro que “franquear el arte profano esferas emotivas que hasta entonces habían sido patrimonio de culto religioso”.

Vea también: ‘Una vida, muchas vidas’, reseña del libro autobiográfico de Gustavo Petro

Prueba de ello es que el retorno místico tardío de Botticelli al arrebatado fanatismo de Savonarola. Su final apocalíptico en La crucifixión mística es el remate sublime de esta atormentada personalidad que terminó pintándose a sí mismo.

 

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
16 / 2020

Send this to a friend