La buena vida: 70 años de arte contemporáneo en Colombia

En la exposición La buena vida, que se puede visitar hasta el 31 de marzo, el Museo de Arte Moderno de Medellín presenta una selección de 104 obras de arte colombiano, pertenecientes a la colección del Banco de la República.
 
La buena vida: 70 años de arte contemporáneo en Colombia
Foto: El Salto (2020–2021), de Juan Covelli. Foto cortesía MAMM. /
POR: 
Revista Diners

Desde tiempos inmemoriales, la buena vida es un concepto que ha fascinado a filósofos, directores de cine, escritores y artistas. Decenas de canciones, libros y películas han intentado escudriñar su significado.  

Y ese concepto también logró inquietar al arquitecto español Iñaki Ábalos, quien publicó hace más de dos décadas La buena vida (Gustavo Gili, 2000), un ensayo que se ha convertido ya en un clásico de la arquitectura. En el libro, el autor empareja formas de pensar con siete casas, como el existencialismo con la cabaña del poeta alemán Martin Heidegger y el freudomarxismo con The Factory, el estudio y apartamento del artista estadounidense Andy Warhol.

La buena vida exposición mamm
6. Al frente, Cortinas de baño (1985- 1989), de Óscar Muñoz. Al fondo, La cama del obispo 2009 (1970), de Feliza Bursztyn. Foto cortesía MAMM.

Lejos de ser una ilustración del libro, la muestra “La buena vida. Obras de la colección del Banco de la República” toma prestada la metodología del recorrido —esta vez no en una casa, sino en una exposición—, así como su búsqueda por la esencia de este concepto.

“La buena vida” nos invita a pensar en cómo existimos no solo en nuestras casas, ciudades y territorios, sino también en nuestros cuerpos e incluso en nuestra imaginación, para preguntarnos por ese deseo natural, humano, casi esperable, de buscar un mayor bienestar. Pero una búsqueda que no es a costa del bienestar y de la buena vida de otros”, explica Emiliano Valdés, curador jefe del Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM).

Lo mejor del arte nacional

El recorrido que presenta esta vez el Museo de Arte Moderno de Medellín, que recientemente celebró 45 años de gestión cultural, reúne 104 obras de la colección del Banco de la República —una de las más completas del país—, que se pueden ver por primera vez en Medellín y dan cuenta de las propuestas artísticas más significativas en el arte colombiano de los últimos setenta años.

Entre las obras de los 72 artistas participantes se encuentran videos, instalaciones, fotografías y pinturas de Nohemí Pérez, Nicolás París, Óscar Muñoz, Delcy Morelos, Mateo López, Beatriz González y Carolina Caycedo. Desde sus disciplinas y miradas específicas, cada uno presenta una visión sobre cómo cada acción, por pequeña que parezca, es consecuente con los demás y con el planeta.

Bamba, martillo y
refilón (instalación,
2010), de Fabio
Melecio Palacios.
Bamba, martillo y refilón (instalación, 2010), de Fabio Melecio Palacios. Foto cortesía MAMM.

Ana Ruiz, curadora de la exposición, le cuenta a Diners que el enfoque estuvo en “Colombia, por supuesto, y en algunas obras de Latinoamérica que aportaron a la discusión. Sin embargo, hay obras paradigmáticas del arte colombiano que eran pertinentes y que nunca se habían mostrado en Medellín, como Musa paradisiaca, de José Alejandro Restrepo; Bosque para espacio interior, de Angélica Teuta, que en su momento fue la artista más joven en esta colección; Grano, de Miguel Ángel Rojas; SET, de Juan David Laserna, y La cama del obispo, de Feliza Bursztyn”.

Esta selección permite reflexionar sobre el concepto de la buena vida, esa que “se construye actuando en los escenarios personales y en los colectivos, pues las decisiones que tomamos con respecto a la forma en que habitamos el mundo tienen implicaciones y profundas consecuencias en nuestra vida y en la de quienes nos rodean”, explica Valdés.

Musa paradisíaca
(instalación, 2010),
de José Alejandro
Restrepo.
Musa paradisíaca (instalación, 2010), de José Alejandro Restrepo. Foto cortesía MAMM.

A su vez, Ruiz agrega que en la muestra “se destacan el gozo, el placer, el ocio y la imaginación como formas de resistencia y de reivindicación de esos otros mundos que existen”. 

“La buena vida. Obras de la colección del Banco de la República” no es una exposición unidireccional, pues invita a recorrerla de diversas maneras. Al llegar, el visitante tiene la opción de ingresar por cualquiera de las tres puertas existentes, cada una de las cuales permite encadenar los recursos y las ideas en forma distinta.

“Es una exposición grande, con muchas obras de distintos tipos. Esta libertad permite llevar un ritmo agradable y que cada persona decida hasta dónde se involucra con la muestra. Esto también está vinculado con la noción de que hay unas líneas de pensamiento que se van desarrollando en ciertos espacios. Es una muestra acogedora y amable con el visitante, sin dejar de ser retadora en términos conceptuales”, finaliza Ruiz.

Lea también: “Romanticismo Apocalíptico”, la serie de dibujos creados por el actor ecuatoriano Roberto Manrique

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
2 / 2024