Carlos Motta: el arte de incomodar

Visceral y directo. Cada pieza producida por el artista multimedial Carlos Motta genera cuestionamientos y deja una zozobra interna en el espectador. En el especial de aniversario, Diners lo reconoce como un visionario del arte.
 
Carlos Motta: el arte de incomodar
Foto: cortesía Cory Rice /
POR: 
Adrián David Osorio Ramírez

Autorretrato con la muerte (1996). En la fotografía se ve la cara de un joven que mira directo a la cámara y cuyo pelo le cubre el ojo izquierdo. Tiene los labios pintados de un tono oscuro, al igual que el contorno de los ojos. Junto a él, hay una calavera situada sobre un espejo. El bogotano Carlos Motta captó el retrato cuando tenía dieciséis años, con la primera cámara que le regaló su hermana, pero lo dejó en el olvido hasta 2016, cuando lo incluyó en una exposición en Nueva York.

“Mi relación con el arte empezó con la fotografía, pero no desde el sentido artístico sino como un medio de expresión personal. Esa foto era una manera de lidiar con la enfermedad que mató a mi mamá, con la ansiedad de explorar mi sexualidad en Colombia y la tristeza y el miedo de la adolescencia”, cuenta Motta.

En “Stigmata”, la exposición que presentó este año en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO) y en la que se planteaba una mirada a la historia del VIH/sida en Colombia, Motta incluyó una nueva versión del autorretrato. Esta vez el pelo está a ras, la barba cubre la mitad del rostro y la calavera que lo acompaña es varios tonos más clara.

Carlos Motta artista
El artista bogotano Carlos Motta durante un recorrido guiado en su exposición Stigmata. Foto Gregorio Díaz, cortesía MAMBO.

En la muestra se evidenciaba, además, el trabajo multimedial del colombiano, con instalaciones, dibujos, videos, fotografías, esculturas, performances y proyectos colaborativos. Igualmente, da cuenta de sus preocupaciones como artista por convertirse en un historiador de narrativas silenciadas y documentar historias reprimidas.

Mucho de esto tiene que ver con su experiencia personal como migrante colombiano en Nueva York, donde vive desde 1997, y sus reflexiones sobre el ser latinoamericano, la política en la región, la democracia y la relación entre los países del sur del continente con Estados Unidos. Sin embargo, durante el proceso de investigación para La buena vida, un proyecto conformado por más de 400 entrevistas con personas de 12 ciudades de América Latina que presentó en el Museo de Arte Moderno de Medellín en 2017, una conversación cambió el curso de su obra.

“Recuerdo que estaba entrevistando a un señor en un mercado de Honduras, y me dijo que no podía haber democracia sin amor. Esa frase se me quedó grabada porque no entendía qué tenía que ver el amor con la política. Pero, sin quererlo, ese señor cambió el curso de mi obra, porque los grandes temas de la política dejaron de interesarme y entendí que venían de un lugar muy intelectual y no tanto de una experiencia personal”, asegura Carlos Motta.

Requiem Carlos Motta
Réquiem, (2016) 11th Berlin Biennale, 2020. Foto cortesía galería Mor Charpentier

Desde su trabajo temprano, hasta obras más recientes como Réquiem (2016), un performance que presentó en la Bienal de Arte Contemporáneo de Venecia en 2020 en el que el artista cuelga de una soga bocabajo, como una reinterpretación queer de la muerte y resurrección de Cristo, el trabajo del colombiano se ha caracterizado por resultar incómodo y traer a la mesa preguntas que muchas veces la sociedad intenta ignorar.

Eugenio Viola, curador del MAMBO, explica que el de Motta “es un arte concebido no para complacer, sino para reflexionar y generar sentimientos no necesariamente positivos”. “Para mí, el arte más interesante es el que produce sentimientos complicados, el que te hace lidiar con ciertas cosas que no son tan cómodas, en cualquier soporte que se presente. Para complacer o reafirmar valores existen otras cosas, como la decoración”, remata Carlos Motta, que también se desempeña como profesor asociado de arte en Pratt Institute, en Nueva York.

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
7 / 2023