SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Archivo Diners//Francés vs inglés: el día que Francia le declaró la guerra a los vocablos extranjeros

Francés vs inglés: el día que Francia le declaró la guerra a los vocablos extranjeros

En 1994 el ex ministro de cultura francés Jacques Toubon, propuso una ley para eliminar el inglés de la publicidad y papeles del gobierno francés.

Foto: Inglourious Basterds, 2009

En 1994 el ex ministro de cultura francés Jacques Toubon, propuso una ley para eliminar el inglés de la publicidad y papeles del gobierno francés.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 286 de enero 1994

El texto de un proyecto de ley de «defensa del francés» estará listo muy pronto. El ministro de Cultura de Francia, Jacques Toubon, defiende en el mismo la pureza de su idioma en medio de una enorme expectación europea.

 

Los anuncios públicos, los afiches y la propaganda comercial empiezan a vislumbrarse nítidamente. La caída del Gobierno socialista y con él la de Jack Lang, el mejor ministro de Educación de Europa, se dejan sentir. Los tres títulos de películas extranjeras traducidos por una comisión ministerial, claman al cielo.

Comentar la Ley Toubon en la frontera hispano-francesa es más fácil que en Madrid, a 400 kilómetros de distancia. La primera reacción de los curiosos sobre la Ley y su autor es la de afirmar que no se trata de un chauvinista sino de un hombre que juega a hacer lo que su antecesor no haría. Pero no es broma.

Hay que tener en cuenta que el movimiento perpetuo de los idiomas, la acción de descifrar el etrusco o el maya, de comprender la parapsicología, los regímenes alimentarios que nos vienen de fuera, los acontecimientos históricos, y otros hechos, requieren para cada lengua un esfuerzo de absorción en el que hay que tener flexibilidad.

Se trabaja para un público «semicompetente» al que muchas veces hay que guiar de la mano para que pueda expresar en su idioma situaciones que cuentan o relatan ideas foráneas. Y se hace: es un milagro de la ciencia humana y también de la sabiduría de nuestros mayores, igualmente semicompetentes, a quienes bastaba su deseo para construir vocablos nuevos e introducirlos en el idioma propio, sin violencias.

 

Vea tambien: Vea las pirámides más importantes de Centroamérica

Pero Jacques Toubon no piensa en los «semicompetentes», y ha decidido declarar la guerra a los vocablos extranjeros, tal como los puristas alemanes de la segunda mitad del siglo XVIII, como ciertos académicos de Mussolini y, por supuesto, como el ministro de Propaganda del III Reich alemán, Joseph Goebbels.

Desde que el Duce italiano, cuando iba a entrar en guerra con Grecia (1941), dijo a los periodistas europeos que había que «machacar» el griego antiguo y escribir en italiano-italiano, dejó ver un patriotismo exacerbado con objetivos concretos. Sugería la supresión de ciertas palabras griegas como filosofía, técnica, lógica, historia, idea y matemática.

Jacques Toubon no llega a tanto. Por ejemplo no quiere meterse con el griego clásico ni con el latín. Las relaciones con la península italiana del otro lado de los Alpes se harían difíciles si se le quitan palabras francesas como estado, flota o cambio.

Sin embargo, el ministro pierde la calma cuando se trata del inglés. Está furioso porque según las últimas estadísticas de París, el francés aparece muy por debajo del inglés, con 300 millones de anglófonos que utilizan el idioma de Shakespeare y de John Locke como lengua materna, sin contar los 1.300 millones de personas siguiendo las estadísticas que han aceptado como segunda lengua cotidiana el inglés en los cinco continentes, y los científicos o comerciantes que lo utilizan en sus intercambios.

El caso es que el ministro Toubon ha prohibido el inglés como lengua de los tránsglotas (los que lo emplean aunque no sea su idioma materno) en los países francófonos de África y Asia, y en Francia.

Una nueva inquietud le puede venir al ver los progresos del español en todo el mundo y sobre todo en los Estados Unidos. Pero ese es otro tema. Así pues, en cuanto salga la Ley estará prohibido en el hexágono decir por ejemplo Chinatown o blue-jeans, y no sabemos lo que pasará con los términos del argot deportivo: basket-ball o footing.

A TÍTULO OFICIAL

 

Los periódicos británicos no han tomado todavía en serio al ministro francés. Por otro lado, no es difícil adivinar que, según lo prueba la experiencia, esas decisiones de emplear o no emplear tal o cual palabra, lo son a título individual. El luchar contra «lo indecible o impronunciable» depende de uno, según Kierkegaard.

Vea tambien: Comedia, ficción y drama en el Festival de Cine por los Derechos Humanos

Fue además un gran francés, el ensayista Montaigne (1533-1592) quien sostenía que cuando un idioma carece de una palabra tiene que tomarla de otro. De hecho sus ensayos, traducidos al inglés, influyeron en Shakespeare (1564-1616) y en el filósofo Francis Bacon.

El intercambio entre lenguas pertenece a la fisiología de las mismas y más que al grado cultural e intelectual de las personas, a los factores económicos y sociales. Cuanto más grande sea un pueblo significa que más se ha enriquecido con vocablos de otros idiomas para designar cosas, ideas o hechos.

Es el caso del latín, lleno de raíces originales que van del etrusco al griego; del inglés, que es franco-normando-latino en un sesenta por ciento; y del francés, que ha tomado tantas y tantas raíces extrañas. Lo mismo ocurre con el italiano, según teoría de Leopardi.

En Italia, contra la voluntad de la antigua jerarquía fascista, se sigue diciendo bar en lugar de “qui si beve” (aquí se bebe) que intentó suplantarla. También se dice overture (obertura), non c’e (no solamente), storia (historia), etc.: todas ellas en lugar de las rebuscadas palabras que los lingüistas de Mussolini inventaron.

 

A cambio de luchar junto a ingleses y españoles por un idioma intermedio ya que el idioma internacional esperanto ha fracasado o un idioma oficial para todos los europeos, Jacques Toubon emprende a estas alturas el camino inverso, con lo que, en breve se demostrará, es solo un snob o, mejor, esnob.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
27 / 2019

LO MÁS COMPARTIDO

septiembre 7, 2019 VER MÁS

Send this to a friend